Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los docentes interinos, hartos de saber su destino tarde: “Parece que nos castigan”

“Todos los años nos generan ansiedad”, se quejan los profesores a los que les adjudican plazas a solo uno o dos días de empezar a trabajar

Firma presencial, a partir de hoy. Al igual que en años anteriores, los interinos tendrán que hacer cola para firmar en la sede de la Consejería sus contratos. | LNE

Es la pesadilla de todos los veranos: más de 3.000 profesores asturianos conocen su destino para el nuevo curso a pocas horas de tener que incorporarse. La Consejera de Educación, Lydia Espina, que lleva tan solo un mes en el cargo, prometió este lunes que “intentará acortar plazos” el año que viene. Pero los docentes interinos ya están hartos. “Parece que el personal temporal está castigado. Es una cuestión de consideración hacia nosotros. No somos números; tenemos vida, hijos, personas mayores a nuestro cargo... Y nos generan todos los años una situación de ansiedad innecesaria”, claman. Innecesaria porque dicen no haber encontrado “ningún razonamiento lógico” a las adjudicaciones tardías que hace curso tras curso Asturias. “Si en otras comunidades es posible adelantarlas, ¿por qué aquí no?”, se preguntan.

Hoy arranca para los profesores de la región el curso escolar 2021/2022. Y una parte de ellos son interinos, que supieron dónde tendrán que dar clases con 48 horas de antelación. Esto supone un pequeño avance con respecto a veranos anteriores, cuando la tónica habitual era saberlo con un margen de 24 horas. Únicamente el año pasado se rompió esta mala tendencia y se adelantó la adjudicación a julio como consecuencia del retraso hasta 2021 de las oposiciones de Secundaria y FP por la pandemia. La Consejera de Educación ya ha reconocido públicamente que hay margen de mejora y que es una prioridad de la dirección general de Personal Docente. No obstante, fuentes de su departamento explican que los plazos se podrán acortar, pero tampoco demasiado. Por dos razones.

"No somos números; tenemos vida, hijos, personas mayores a nuestro cargo... Y nos generan todos los años una situación de ansiedad innecesaria”

decoration

La primera, porque las oposiciones se están celebrando todos los años –con la única excepción de 2020 por la pandemia– y las fechas se coordinan con el resto de comunidades al final del curso. Esto lleva aparejado, detallan, “un ingente trabajo, con la gestión de los procesos selectivos, la rebaremación de las listas, la adjudicación del personal de prácticas y las comisiones de servicio”. Y aun así, destacan, “el proceso se resuelve en menos de dos meses”. La segunda razón es que “hay que analizar las plantillas de los centros, las demandas de las direcciones y el proceso de matriculación del alumnado”. Y todo eso “requiere de un tiempo”.

Natalia Arias, ovetense y profesora de Primaria, es una de las muchas afectadas. “Llevo 11 años de interina y siempre sé a dónde tengo que ir el día antes”, lamenta. Su caso, según ella misma confiesa, “no es el más penoso” porque tiene un hijo mayor. Pero, añade, “hay interinos con niños pequeños que no saben hasta el día antes si les tocará en Candás o en Cangas del Narcea. Creo que nos merecemos un mínimo de consideración; no somos números”. Arias es partidaria de que Educación saque una única convocatoria en lugar de las dos actuales. La segunda, con al menos 392 vacantes para hacer frente al covid, llegará el 14 de septiembre y la incorporación de personal se producirá el día 20, es decir, una vez iniciadas las clases. “Los colegios empezarán sin las plantillas al completo. Están hablando de grupos burbuja y resulta que eso no se cumple al inicio del curso, porque tenemos que ir profesores a sustituir a los que no están”, se queja Arias, que añade un problema más. “La segunda convocatoria suele ser numerosa y un docente con menos puntos puede conseguir un puesto en Gijón, mientras que otro, con más puntuación y que entró en la primera, se tiene que ir a Cangas del Narcea”. La ovetense repetirá por tercer año consecutivo puesto en Tineo.

Lucía Álvarez, profesora de Infantil de Lugo de Llanera, estuvo ayer buscando guardería para su pequeño de casi 2 años, tras conocer este lunes su destino: Pola de Siero. “Este año tuvieron la deferencia de decirlo el día 30 de agosto en lugar del 31. En cualquier caso, es tarde y afecta a todo el mundo, no solo a los que tenemos niños”, comenta. A juicio de Álvarez, la Administración autonómica genera al colectivo una “situación de ansiedad innecesaria”: “Llevo diez años de interina y nunca encontré un razonamiento lógico a esa adjudicación tardía. El cuerpo de maestros, por ejemplo, no tuvo este año oposiciones; podrían haber sacado las plazas en julio. Es una cuestión de consideración. Parece que estamos castigados”. La llanerense trabajó en Cantabria y asegura que este retraso no se vive en la comunidad vecina. En Asturias, además, la segunda convocatoria llegará ya con el curso empezado. “Hace dos años tuve que hacerme cargo de dos clases a la vez. Eso es tremendo”, protesta.

La misma situación la sufre María José García. Es profesora de Infantil y mañana se incorporará por tercer curso al colegio de Sevares, en Piloña. “Todos los años es lo mismo. Y si en otras comunidades no pasa, ¿por qué en Asturias sí? Yo estuve trabajando en Madrid y no sufría estos retrasos, pese a todos los que éramos”, señala. García reivindica que los maestros también “tienen vida, hijos y personas mayores” a su cargo. “¿Qué piensan? ¿Que vivimos solo para el colegio? Yo soy de Pola de Siero, imagínate si me mandan para Cangas del Narcea el día antes...”, manifiesta. La profesora de Infantil asegura que conocer el destino con cierta antelación daría a las plantillas “tranquilidad y seguridad”. Sobre la segunda convocatoria pendiente, María José García advierte de que en su centro empezarán el curso “sin apoyo de PT y AL”. “Lo lógico sería que sacasen una sola convocatoria grande”, remata.

Compartir el artículo

stats