Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El calor extiende el fuego por el Oriente: el viento complica un incendio en Ribadesella

Los bomberos y la Brif de Tineo luchan contra las llamas en la parroquia riosellana de Linares | Más focos en Parres, Piloña y Peñamellera Alta

11

Inquietud ante el incendio en Linares (Ribadesella), que se aviva por el viento

Las altas e inusuales temperaturas del lunes, con continuidad en la madrugada y mañana de ayer, acabaron convertidas en incendios forestales en el oriente de la región. A última hora de la tarde ya solo preocupaba uno de ellos, situado en la parroquia riosellana de Linares, contra el que permanecían peleando numerosos efectivos de las brigadas forestales (BRIF) de Tineo, Bomberos de Asturias y una cooperativa forestal. El viento había complicado la situación, aunque merced a las descargas de los tres helicópteros (los dos de la BRIF y uno del Servicio de Emergencias del Principado) los medios de extinción luchaban por estabilizar el incendio a última hora.

Antes, durante la madrugada, se dio por extinguido otro fuego ubicado en la Peña de Villar (Parres) y la BRIF de Tineo tuvo que intervenir en sendos incendios en Sardea (Piloña) y en Ruenes (Peñamellera Alta). El fuego de Sardea ya se daba ayer por extinguido mientras que el de Peñamellera, ubicado en la ladera del Cuera en un lugar conocido como Cuetu Jorá, permanecía activo a la espera de recibir descargas por parte de medios aéreos, dado que se encuentra en una zona escarpada de matorral y peñas, de muy difícil acceso. Su posible evolución no preocupaba en principio a los servicios de extinción, aunque el temor en el concejo era que, si la lluvia no llegaba, la quema pudiese llegar hasta Asiegu (Cabrales) al estar toda la zona muy seca.

Vista de las llamas y el humo entre los eucaliptos de Linares. | ATBRIF

Los esfuerzos de extinción se centraban así en Linares (Ribadesella), donde, además de los tres helicópteros, 18 bomberos forestales de la BRIF de Tineo se batían cuerpo a cuerpo con las llamas. No resulta un terreno fácil, plagado de eucaliptos y, sobre todo, sin limpiar, al quedar restos de las cortas y zonas machadas por la maquinaria que saca la madera. En definitiva, el eterno problema de la falta de limpieza de los montes, agravado en este caso por el vigor en la quema que tiene el eucalipto.

A las características del terreno hubo que sumar el viento vespertino. Mientras en la zona central y occidental de la región llovía, las precipitaciones no llegaban al Oriente y, en cambio, las rachas de viento cambiaron el panorama para los bomberos que se encontraban trabajando en la zona. Hasta tal punto que tuvieron que cambiar su flanco de actuación e intensificar las descargas de agua desde los helicópteros. Pasadas las 19 horas se produjo el relevo en la brigada forestal de Tineo. Para entonces, el flanco derecho del incendio había quedado frío y mojado. Y la zona más conflictiva persistía en el flanco izquierdo, que consiguieron descabezar con descargas aéreas. Permanecían zonas ardiendo en el perímetro, donde les tocaba actuar a los bomberos del nuevo turno para tratar de estabilizar el incendio.

Paseantes y bañistas, ayer, en San Lorenzo. Marcos León

Lluvias y más de 30 grados

Asturias vivió ayer su tercera jornada seguida de calor elevado en septiembre, superando los 30 grados en varios concejos y alcanzando la máxima –33,3 grados– en Amieva. En Oviedo se rozaron los 30 grados y en Gijón se superaron los 27. De hecho, en la villa de Jovellanos, pese a ser un día laborable, no pocas personas se animaron a acercarse a la playa de San Lorenzo por la mañana. Sin embargo, la jornada playera se chafó por la tarde al irrumpir la lluvia, como ya había hecho previamente en Oviedo y otras localidades de la zona central y la zona occidental. Por desgracia, las precipitaciones se hicieron de rogar en el Oriente, azotado por los incendios.

Agosto, un mes cálido y el tercero con menos lluvia desde 1961

A. P.

El mes de agosto en Asturias fue cálido, en su conjunto, y a nivel de precipitaciones resultó extremamente seco; de hecho, el tercero más seco desde 1961 en el mismo mes, según señaló ayer en su informe la Agencia Estatal de Meteorología. “La precipitación de agosto ha sido muy escasa, solo el episodio de lluvias del día 3 dejó cantidades significativas que en muchas estaciones acumularon el 90 por ciento del total de lo caído en agosto. El resto del mes solo se registraron algunos días con lloviznas o lluvias débiles”, explican. El registro de Oviedo, en particular, con 11,6 mm de precipitación, es el más bajo de un mes de agosto desde 1972. 


En cuanto a las temperaturas las máximas se mantuvieron, en general, por debajo de lo esperado en agosto, mientras que las mínimas marcaron valores más cálidos de lo normal, al menos desde el día 10 en adelante. La más alta se registró en Linares (Ibias), el día 14, con 32.6º . El día 13 fue el segundo más caluroso con los 31.9º registrados en Pola de Somiedo.

Compartir el artículo

stats