Agentes del Medio Natural y personal del Centro de Experimentación Pesquera y del Acuario de Gijón liberaron ayer una tortuga boba –en la foto– a unas 20 millas frente a la costa occidental. El ejemplar fue recogido el 26 de junio en estado grave en el Puerto de El Musel. La evolución de la tortuga en estos meses ha sido favorable y ha llegado a pesar 54 kilos. Por ello, se decidió liberarla lo antes posible para que pudiese continuar su ruta migratoria.