Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Inquietud en la Facultad de Educación por el aluvión de alumnos: “Nadie falta a clase”

“Tenían tantas ganas de volver que la asistencia es del 100%; eso es difícil de gestionar, es imposible guardar distancias”, asegura el decano

Facultad de Formación del Profesorado y Educación de la Universidad de Oviedo. Irma Collín

En la Facultad de Formación del Profesorado y Educación de Oviedo han pasado en un curso de no ver ni a un solo alumno a cruzarse con 2.400. Ese es el número aproximado de matriculados que tiene el centro del campus de Llamaquique, uno de los más saturados de la Universidad de Oviedo. El decanato reconoce que, con este volumen, ha sido “imposible mantener las distancias” en la primera semana de retorno a las clases presenciales. De ahí que su responsable, Celestino Rodríguez, haya pedido, vía email y en varias ocasiones, “prudencia y paciencia” al estudiantado. “No hemos tenido ningún caso positivo, pero es tremenda la cantidad de alumnos que tenemos por las mañanas: más de 1.200. Eso es complicado de gestionar”, reconoce.

Por eso, el decanato dice afrontar el nuevo curso con “ilusión, ganas y emoción”, pero, sobre todo, con “preocupación”. “Antes venía el 60 o el 70% del alumnado. Sin embargo, ahora los universitarios tenían tantas ganas de volver a las aulas que la asistencia es del cien por cien”, asegura Celestino Rodríguez. Eso hace imposible cumplir la recomendación del Rectorado de mantener un asiento libre entre estudiantes en las aulas. “Tenemos clases con capacidad para 80 personas y hay dentro 78. Y toda esa gente está continuamente moviéndose por unos pasillos que son estrechos y sin apenas ventilación”, advierte. De ahí que hayan decidido precintar sillas y prohibir a los universitarios que permanezcan tiempo en estos espacios. “Veremos a ver cómo vamos flexibilizando las medidas, pido a los jóvenes paciencia”, insiste.

El centro universitario estrena el viernes nueva “cafetería”: un espacio con máquinas expendedoras de comida saludable

decoration

Precisamente, en una parte del alumnado cunde el malestar. Se quejan de que en días de lluvia no tienen dónde cobijarse entre una clase y otra, ya que no se les permite estar dentro de la Facultad. “Tampoco tenemos comedor ni una zona para calentar el tupper. ¿Dónde comemos los que venimos de fuera de Oviedo?”, protestan. La Facultad dará solución inmediata a este problema, abriendo el próximo viernes la nueva cafetería del edificio sur. En realidad, no será una cafetería tradicional, sino un “espacio saludable”, como el que ya funciona desde 2019 en la Escuela Politécnica de Ingeniería de Gijón. Se trata de una sala en donde habrá varias máquinas expendedoras, todas ellas con comida saludable, así como otros servicios, como microondas y tostadoras. En total, tendrá capacidad para unas cincuenta personas. “Intenté que las obras finalizasen en agosto, pero finalmente se retrasaron”, lamenta el decano, Celestino Rodríguez.

Siete materias, sin docente

Otro problema que indigna a los estudiantes es la falta de algunos profesores. Un grupo de Maestro de Educación Infantil afirma no haber tenido todavía clases de tres asignaturas por problemas en la contratación docente. “Estamos muy quemados; hay días que tenemos que venir solo para una hora. Además, de los tres profesores que faltan, solo nos avisaron en un caso. Luego meterán el turbo para dar todo lo que llevamos perdido y los perjudicados seremos nosotros”, denuncian. Celestino Rodríguez argumenta que la problemática no es nueva, sino que se produce todos los años, y en estos momentos afecta a una asignatura de Infantil y a seis de Primaria. La dirección del centro espera que estén cubiertas la próxima semana e indica como principal causa “el retraso en la elaboración del plan docente”.

“Se empieza a hacer en febrero y con toda la burocracia que implica, las contrataciones no salen hasta julio. Si a eso sumamos que agosto es un mes prácticamente inhábil, los profesores no se incorporan hasta las primeras semanas de septiembre y este año empezamos el curso muy pronto”, razona. El decano de Educación ya ha pedido en reiteradas ocasiones adelantar la elaboración de este plan y asegura que ha recibido el compromiso del Rectorado de Ignacio Villaverde para comenzar este año “antes de diciembre”; lo más probable, en noviembre.

Llegan a los campus las seis primeras salas de lactancia

Las primeras salas de lactancia de la Universidad de Oviedo ya están en camino. El Rectorado prevé abrir seis en las próxima semanas –“antes de que termine el mes o a principios de octubre”– en los campus de Gijón, Mieres, Cristo A, Cristo B, Milán y Llamaquique. De esta forma, Ignacio Villaverde cumple una de las promesas incluidas en su programa electoral y que recogió en el II Plan de Igualdad de la institución académica. Una de esas salas funcionará en la Facultad de Formación del Profesorado y Educación, que abrirá este viernes junto al “espacio saludable”. “Es una iniciativa del área de Igualdad del Rectorado y nosotros lo aceptamos con gran agrado”, señala el decano, Celestino Rodríguez.

La creación de salas de lactancia es una de las 95 medidas que incluye el nuevo Plan de Igualdad, aprobado el pasado mes de junio. Otra de las acciones estrella es la firma de convenios de colaboración con las ludotecas, con el fin de favorecer la conciliación laboral y familiar. El equipo de Villaverde también trabajará, según anunció, para acortar la brecha retributiva, elaborará guías de lenguaje inclusivo para documentos oficiales y páginas web, y fomentará que las mujeres lideren más grupos de investigación y que accedan a puestos de responsabilidad.

Compartir el artículo

stats