Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salud mejora la retribución de las horas extra de los cirujanos asturianos para bajar las esperas

Los médicos cobrarán 414 euros brutos por cada módulo de cuatro horas que realicen por las tardes, en el que practican dos o tres operaciones

Un equipo de cirujanos en un quirófano. ARCHIVO

Los médicos asturianos cobrarán 414,45 euros brutos por cada tarde en la que realicen cuatro horas extraordinarias para operar y reducir listas de espera. Esta es la consecuencia de un acuerdo que el Gobierno regional adoptó el pasado día 3 y que el lunes fue publicado en el Boletín Oficial del Principado (BOPA).

Hasta anteayer, martes, fecha de entrada en vigor de esta norma, la retribución de las jornadas vespertinas era de 310,83 euros fijos y otros 103,62 euros variables y sujetos a que no hubiera demoras superiores a 180 días. En el contexto actual, este último requisito se considera de imposible cumplimiento, motivo por el cual ha quedado suprimido para los próximos seis meses, de manera que todos los cirujanos cobrarán ambos tramos.

Con esta mejora retributiva, el Servicio de Salud del Principado (Sespa) confía en que más especialistas se animen a realizar jornadas vespertinas. De manera que, de aquí a final de año, sea posible llevar a cabo 3.260 intervenciones que se sumen a las programadas en el horario ordinario.

Esta actividad suplementaria forma parte del plan de choque que el Sespa ha puesto en marcha para recuperar la actividad perdida en los meses anteriores a causa de la pandemia de covid-19. En cada módulo de cuatro horas se realizan entre dos y tres intervenciones (la media utilizada para los cálculos es de 2,5 operaciones por tarde).

En el transcurso de una rueda de prensa ofrecida el pasado jueves, la gerente del Sespa, Conchita Saavedra, admitió que “la estructura retributiva anterior era más gravosa para los profesionales”. Y agregó: “Ahora hemos llegado a un acuerdo para que no se sientan perjudicados y así podamos aumentar los planes especiales en los hospitales públicos. Vamos a maximizarlos. Hasta ahora no ha habido tantos como hubiéramos esperado”.

En la situación anterior, solo un número relativamente bajo de cirujanos se animó a inscribirse en las jornadas de las tardes porque muchos entendían que la remuneración no compensaba el esfuerzo.

Explicar esta situación requiere ofrecer algunos datos más. Desde que en el año 2012 la Consejería de Salud decidió restringir la oferta de horas extras en la atención especializada, un volumen apreciable de especialistas optó por abrir consulta o incorporarse a un centro de titularidad privada.

Esta tendencia a compatibilizar fue particularmente acentuada en las especialidades con más demanda y más demoras. Es el caso, por ejemplo, de traumatología y oftalmología. En el momento actual, la práctica totalidad de los traumatólogos del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) compaginan la actividad pública con la privada. En esas circunstancias, resulta menos probable que se sientan inclinados a realizar jornada extra, máxime si las condiciones económicas no les satisfacen.

“Las jornadas especiales para operar tienen un tirón limitado, pero las de consultas tienen mucho menos”, explicó ayer a este periódico un especialista del HUCA. En efecto, entre los médicos de disciplinas quirúrgicas, como las citadas, el pasar consulta suscita un entusiasmo muy inferior al que genera operar. Por eso las jornadas de las tardes para recuperar consultas cosechan todavía menos adhesiones. Además, están menos retribuidas y su cuantía no ha sido revisada. Si el módulo de cuatro horas para operar se paga –como se ha dicho– a 414,45 euros brutos, el de consultas se retribuye con 155,41 euros por cuatro horas como cuantía fija más 51,81 euros como concepto variable sujeto a resultados. En total, 207,22 euros brutos por cuatro horas de trabajo. En este caso, el tramo variable es más accesible.

Por completar el panorama retributivo de los programas especiales de quirófano, cabe reseñar que se contempla que en ellos intervengan también un médico interno residente (MIR), una enfermera y un técnico perfusionista. Los tres están retribuidos solo con una cuantía fija (sin variables). Las cantidades son las siguientes: MIR y enfermera, 186,50 euros por el módulo de cuatro horas; perfusionista, 155,41 euros por esa jornada vespertina.

En el caso de las horas extra para consultas externas, además del médico solo se prevé que participen enfermeras, cuya retribución –fija, no hay tramo variable– es de 93,25 euros por módulo.

Compartir el artículo

stats