Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Día Mundial del Farmacéutico

Los farmacéuticos asturianos celebran su día: “Nos hemos reafirmado como esenciales”

Los 1.525 boticarios colegiados en Asturias destacan su creciente diversificación profesional y su integración en los hospitales

Por la izquierda Belén González-Villamil, Leticia Gómez de Segura Iriarte, Inés Mata Monedero  y Daniel Al Kassam Martínez

Por la izquierda Belén González-Villamil, Leticia Gómez de Segura Iriarte, Inés Mata Monedero y Daniel Al Kassam Martínez

Los farmacéuticos asturianos subrayan que durante la pandemia de coronavirus “hemos desempeñado un papel muy importante en la comunidad y se ha garantizado el acceso a los tratamientos y a toda la atención que han necesitado los usuarios”. Así se expresó ayer Belén González-Villamil Llana, presidenta del Colegio Farmacéuticos de Asturias, con motivo del Día Mundial del Farmacéutico, que se celebra hoy sábado. Para dar realce a la conmemoración, esta noche se iluminará de verde la fachada del teatro Campoamor de Oviedo

“Hemos estado accesibles 24 horas al día”, agregó la presidenta de los 1.525 boticarios que están colegiados en Asturias. Siete de cada diez son mujeres. En el momento actual, los farmacéuticos tienen presencia en diversos ámbitos profesionales. La mayoría, el 90 por ciento, desempeñan su trabajo en farmacias comunitarias, pero hay otros espacios en los que desarrollan un protagonismo creciente.

Belén González-Villamil, licenciada por la Universidad de Salamanca, trabaja en una oficina de farmacia desde 1998 y es titular desde marzo de 1999. “La farmacia desempeña la asistencia farmacéutica a la población y permite que el medicamento llegue en condiciones de igualdad efectiva a todos los ciudadanos”, reivindica. Una función que los boticarios quieren enfatizar es el seguimiento de la medicación de los usuarios “para detectar y evitar problemas”.

“La farmacia y los farmacéuticos nos hemos reafirmado como una profesión sanitaria esencial en todas sus facetas”, señala la presidenta del Colegio. En el periodo más duro de la pandemia, “se ha trabajado para que los ciudadanos recibiesen atención farmacéutica domiciliaria, se han ampliado los servicios asistenciales y los servicios de digitalización para asegurar la continuidad de la asistencia sanitaria, además de realizar una importante labor social”.

Leticia Gómez de Segura Iriarte trabaja en la Administración sanitaria, concretamente en la Dirección General de Calidad, Transformación y Gestión del Conocimiento de la Consejería de Salud. Estudió en la Universidad del País Vasco y está especializada en Farmacia Hospitalaria. Ha trabajado en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA, Oviedo) y en el Hospital San Agustín (Avilés). Su labor prioritaria en la Consejería se centra en el proyecto de receta electrónica.

A juicio de Leticia Gómez de Segura, la farmacia hospitalaria está derribando sus propios límites e integrándose de forma paulatina con el resto de los facultativos médicos: en las consultas externas, en los centros sociosanitarios, en servicios centrales... “Uno de los mayores retos que se nos presentan es ser capaces de mantener la formación amplia y continua que requiere el ejercicio de nuestra profesión, que en el ámbito hospitalario es cada vez más especializado”, destaca.

Daniel Al Kassam Martínez estudió en Salamanca y es doctor por la Universidad de Oviedo y especialista en Análisis Clínicos vía FIR. Trabaja en el Laboratorio de Medicina del HUCA, en las áreas de Marcadores Tumorales y, recientemente, en el Laboratorio de Oncología Molecular. “Fundamentalmente colaboramos en el diagnóstico y pronóstico de pacientes oncológicos”, relata.

Al igual que Leticia Gómez de Segura, incide en que la figura del farmacéutico está “cada vez más integrada en los procesos asistenciales, dados los avances terapéuticos y la medicina de precisión”. En su análisis de la pandemia de covid-19, pone de relieve que, en los hospitales, “el papel de los farmacéuticos especialistas en las diferentes áreas del laboratorio clínico ha sido fundamental”.

Inés Mata Monedero es licenciada en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid, en la especialidad de Industria. Es directora técnica de la Cooperativa Farmacéutica Asturiana (Cofas). “Debo garantizar en todo momento, desde que el medicamento se pide a un laboratorio farmacéutico hasta que se sirve a una farmacia, que ha estado custodiado correctamente, garantizando en todo momento la calidad requerida”. A juicio de Inés “Mata, la distribución farmacéutica “debe incrementar su capacidad de negociación con la industria y convertirse en el aliado indispensable de la farmacia desarrollando herramientas necesarias para trasladar sus logros a la farmacia”.

Compartir el artículo

stats