Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Usuarios, médicos y gestores, sobre las medidas en primaria: “No son la panacea”

Los pacientes y los responsables sanitarios piden a los facultativos más esfuerzo para atender toda la demanda l Los galenos estiman inviable ver a todos por la escasa dotación de la plantilla

Zona de entrada del centro de salud de La Calzada II (Gijón). | Marcos León

Pueden paliar algunos de los problemas que la red de atención primaria registra en la actualidad, pero “no van a ser la panacea”. Este es el diagnóstico unánime sobre las dos medidas que en los próximos días va a poner en marcha el Principado para descongestionar los centros de salud.

¿Por qué las pretendidas soluciones no van a resolver las dificultades de un plumazo? En la respuesta ya no hay unanimidad: los usuarios y los gestores sanitarios subrayan que influirán los recursos disponibles, pero también, y de manera muy notable, el esfuerzo que pongan todos los médicos para atender toda la demanda, de manera especial la de consultas presenciales. Los facultativos, en cambio, sostienen que la única fórmula eficaz sería incrementar las plantillas cubriendo las “muchas” vacantes que existen en la actualidad.

El consejero de Salud, Pablo Fernández Muñiz, expondrá hoy en la Junta los detalles del plan de contrataciones de personal administrativo con el que su departamento quiere poner fin a los cuellos de botella en las líneas telefónicas. Estos atascos obligan a a los usuarios a realizar decenas de llamadas para establecer una cita con su médico o enfermera. Se sabe que una porción sustantiva de estos refuerzos se destinarán a centros de salud de Oviedo y Gijón. Por otra parte, este próximo jueves se restablecerá la aplicación para fijar cita con el médico y la enfermera a través de internet, opción cancelada desde el inicio de la pandemia.

Manuel Cañete, presidente de la Federación de Asociaciones Vecinales de Gijón, señala que desde el Servicio de Salud del Principado (Sespa) aún no se les ha facilitado información alguna. “El tema no se resuelve solamente con más administrativos. Lo que necesitamos los ciudadanos, los enfermos, es que nos atienda un médico en un breve espacio de tiempo, uno o dos días; lo demás es una deriva a la sanidad privada, que es lo que está ocurriendo”.

Desde los despachos de los gestores y mandos intermedios, división de visiones. “Lo que se ha anunciado tiene poco recorrido en cuanto a cambiar las cosas. No creo que vaya a ser la panacea”, indica un observador veterano. Y añade: “Solucionar los problemas requiere de agendas estables, y eso es difícil de mantener en este momento. Hay muchas plazas vacantes”. Sobre las citas a través de la web “Astursalud”, este mismo mando intermedio especifica: “La aplicación te da cita sobre la agenda de tu médico o tu enfermera, pero si están de vacaciones o de baja o de permiso, o esa plaza está vacante, ese hueco no aparece y el paciente no puede reservarlo”. Por otra parte, además de incorporar administrativos, “habrá que instalar nuevas líneas telefónicas, porque las que hay no dan abasto”.

Otro gestor con años de experiencia sitúa el foco directamente en los médicos de atención primaria: “Las medidas anunciadas van a resolver los colapsos de forma parcial. Van a necesitarse más requisitos, como que los médicos quieran de forma proactiva ver a los pacientes presencialmente, sin poner impedimentos”. A juicio de este gestor, las quejas de los facultativos de que están “exhaustos” y desbordados por la demanda no se sostiene: “Antes de la pandemia, ¿cómo lo hacíamos?”, apostilla.

Salvador Tranche, médico de familia en el centro de salud del Cristo (Oviedo) y presidente de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SEMFYC), considera que el acceso a los centros de salud (conseguir cita) “puede verse mejorado con la citación telemática y el incremento de recursos de personal administrativo”.

Sin embargo, se muestra mucho menos optimista con la atención a los pacientes: “Es un problema que viene derivado de la excesiva e intolerable sobrecarga asistencial, especialmente en zonas urbanas, y esto no lo resuelven más administrativos y la web”.

A juicio del doctor Tranche, resulta necesario sumar recursos, “especialmente médicos de familia y, en algún caso, pediatras, y también cambios de organización, básicamente gestión de la consulta por los profesionales y según motivos de consulta”. ¿Gestión de la consulta significa establecer filtros al paciente que pide ser visto? “Más que filtros, ordenar la demanda según lo que necesite el paciente”.

Una médica de atención primaria consultada por este periódico recuerda que meses atrás estuvo en marcha un centro de llamadas (“call center”) bien nutrido de administrativos: “No es la solución, porque simplemente demora la atención: abre el embudo por la parte de arriba, manteniendo la misma boca de salida”.

Solo 20 hospitalizados por covid: más en UCI (11) que en planta (9)

Los nueve infectados por coronavirus que permanecen en el área de cuidados intensivos del HUCA ya dan negativo

P. Á. / S. F. L.

La unidad de cuidados intensivos (UCI) del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) no alberga en el momento actual a ningún paciente con infección activa por coronavirus. Aún permanecen en el área de críticos del complejo ovetense nueve enfermos cuyo ingreso obedeció a un contagio de covid-19. Pero todos ellos ya han superado la infección y han dado negativo en las pruebas PCR a las que han sido sometidos, según indicó ayer a este periódico Dolores Escudero, jefa del citado departamento.

En consecuencia, el personal de la UCI ya no necesita colocarse equipos de protección individual (EPI) para acercarse a atender a los pacientes. Esto no sucedía en el departamento de enfermos críticos del HUCA desde el verano de 2020.

En el momento actual, el panorama hospitalario derivado de la pandemia de coronavirus es muy halagüeño. En el HUCA, en la tarde de ayer había ocho enfermos en planta (seis con covid confirmado y dos con sospecha de virus) y nueve en la UCI. Obsérvese la singularidad de que haya más enfermos en el área de críticos que en hospitalización convencional, circunstancia que hay que atribuir a la escasez de ingresos y a la larga duración del paso por cuidados intensivos.

En el Hospital de Cabueñes, de Gijón, la presencia del covid se limita a dos pacientes que están en la UCI. Uno sigue con la infección activa y el otro ya ha negativizado.

Y en el Hospital San Agustín, de Avilés, solo queda un infectado por coronavirus, ingresado en planta.

En el conjunto de Asturias, por lo tanto, están hospitalizados veinte enfermos de covid: nueve en planta y once en UCI. Es la cifra más baja desde el 23 de agosto de 2020.

Compartir el artículo

stats