Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las claves de la tercera dosis de la vacuna contra el covid: más de 200.000 asturianos, llamados para el nuevo pinchazo

El Sespa inoculó ayer 1.732 vacunas de refuerzo, el récord en el Principado desde que se inició la campaña

La tercera dosis para todos los vacunados contra el covid empieza a convertirse en una realidad. Tras varios meses de idas y venidas, la aprobación en septiembre de la la dosis de refuerzo para las personas gravemente inmunodeprimidas solo fue el el primer paso. Después llegó la vacunación para los residentes de los geriátricos y las personas con la inmunidad baja y ahora, tras el acuerdo ayer entre el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas, llegará a todos los ciudadanos mayores de 65 años desde finales de este mes. La decisión se ha tomado después de que la evidencia científica haya mostrado que la edad es el principal factor de riesgo.

La campaña para inocular la tercera dosis ya lleva casi un mes en funcionamiento en Asturias. Desde que el pasado 13 de septiembre, cuando se pusieron las primeras vacunas de refuerzo, el Principado ya ha inoculado 7.022 dosis. La mayoría de ellas, eso sí, fueron puestas después de que el Consejo Interterritorial de Salud aprobase extender la vacuna de refuerzo a los mayores que viven en residencias, unos 13.000 en Asturias, y a personas con la inmunidad baja.

Como puede verse en los datos ofrecidos por la Consejería de Salud, la campaña de la tercera dosis está empezando a coger ritmo en el Principado. Ayer mismo, el Sespa inoculó la dosis de refuerzo a 1.732 personas, la cifra más alta en un solo día desde que empezó esta campaña. En Asturias, está previsto que más de 200.000 personas sean llamadas para recibir el tercer pinchazo contra el coronavirus.

Fuentes de Sanidad han señalado que más allá de imponer una fecha concreta para el comienzo de la administración de esta dosis de recuerdo el Ministerio ha preferido dejarlo sin concretar (será a finales de octubre) para que cada comunidad pueda organizar su logística. Lo que sí han dejado claro es que la vacunación de las personas de 65 a 69 años se hará una vez que hayan pasado seis meses desde su última dosis.

La resolución de la EMA

El acuerdo llegó un día después de que la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) avalara el uso de una dosis de refuerzo de Pfizer en la población general mayor de 18 años, seis meses después de completar la pauta, y una inyección adicional de este fármaco o de Moderna a personas con un sistema inmunitario debilitado, mínimo 28 días tras la segunda dosis. Este martes la EMA ha precisado que una dosis de refuerzo a la población general al menos seis meses tras la segunda es "segura y eficaz", al tiempo que advertía de que no puede hacer en este momento "una recomendación firme sobre cuándo y para quién implementarla".

Pfizer, la vacuna elegida

Poco antes de que se conociera la decisión de la Comisión de Salud Pública, Sanidad revelaba que el Gobierno ha adelantado nuevas compras de vacunas, concretamente 3,8 millones de dosis de Pfizer, que se destinarán a cubrir las necesidades de "posteriores fases de la campaña de vacunación", de forma que ya se preveían las dosis adicionales o de recuerdo a determinados grupos de población.

Sanidad ha aclarado que los viales de Pfizer para población que requiera una dosis adicional o de recuerdo se destinarán también a los vacunados con antídotos en plataforma de adenovirus (AstraZeneca o Janssen) de forma que contarían en su proceso de inmunización con "pautas heterólogas", es decir, finalmente con ambas vacunas inoculadas.

Compartir el artículo

stats