Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La mayor oposición de la región ofertará más de mil plazas de enfermería en 2022

El Principado impulsa para el año próximo procesos selectivos en las disciplinas médicas con más déficit de efectivos: familia, rayos, anestesia y urología

Las enfermeras Alicia Fernández (a la izquierda) y Aurora Muñiz preparan vacunas contra el covid antes de aplicarlas en el área de Docencia del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). | Irma Collín

Más de un millar de plazas de enfermeras a concurso-oposición en 2022. Este es el plan que maneja la Consejería de Salud del Principado con un objetivo prioritario: estabilizar y fijar la plantilla de enfermería, caracterizada en toda España y en toda Europa por la escasez de efectivos.

Si los plazos de la Administración se cumplen, antes de finales de este año tomarán posesión de sus plazas las 499 enfermeras que superaron el anterior proceso selectivo, que tuvo lugar en 2019. A continuación, a lo largo del año que viene, se convocará la citada oferta pública de empleo (OPE) y se ejecutarán las pruebas correspondientes. La toma de posesión de estos mil y pico puestos tendría lugar en 2023. Con estas cifras, estaríamos hablando del procedimiento selectivo con más oferta de plazas de la historia de la sanidad regional e incluso de toda la Administración autonómica.

Tras el parón propiciado por la crisus pandémica, el Servicio de Salud (Sespa) quiere fijar la plantilla de las categorías y especialidades médicas con mayores déficit de profesionales en el mercado. No hay que olvidar que las OPE que ahora están en marcha fueron impulsadas en la pasada legislatura.

Según han explicado a este periódico fuentes sanitarias, las enfermeras son las que más preocupan, máxime después de lo sucedido durante la pandemia de covid-19, en la que las necesidades de personal de enfermería aumentaron de manera drástica y fue necesario incorporar a varios cientos de profesionales, incluso acelerando la graduación de las que estaban estudiando la carrera. En el momento actual, de los aproximadamente 20.000 empleados del Sespa, unas 4.000 son enfermeras.

Pero siendo las enfermeras el perfil que más urge atar, no es el único. También a lo largo de 2022, el Principado planea convocar concursos-oposición de las disciplinas médicas con mayores carencias de especialistas. Entre ellas, medicina de familia es la que atraviesa una situación más precaria. Es seguro que esta será la especialidad de la que más plazas se saquen a concurso, pero aún no está concretada la cifra. Otras disciplinas médicas en las que se prevé desarrollar procedimientos selectivos en 2022 son anestesiología, radiodiagnóstico y urología, todas ellas aquejadas también de déficit de profesionales.

Si el año que viene promete ser movido en materia de empleo público sanitario, lo que resta de 2021 también tendrá varios hitos relevantes. Se refieren, principalmente, a elección y tomas de posesión de las plazas que se disputaron en 2019, en diversos procesos selectivos, algunos de ellos muy numerosos. La previsión del Sespa es que antes de fin de año queden adjudicadas y ocupadas, además de las ya citadas 499 plazas de enfermería, 399 de celador, 799 de auxiliar de enfermería, 232 de auxiliar administrativo y algunas otras categorías con cifras mucho más modestas, como técnicos de radiodiagnóstico (58 plazas), técnicos de laboratorio (58), técnicos de anatomía patológica (10) y ayudantes de servicio (40 plazas).

Compartir el artículo

stats