Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una infraestructura de pago para la que se espera una rebaja en 2022

El castigo del peaje: la tasa del Huerna cuadruplica la de las autopistas del Estado

Los asturianos siguen pagando este año para conectar con la capital las vías más caras de la red nacional, con precios de hasta 18 céntimos por kilómetro, por los entre 4 y 8 céntimos de las radiales de Madrid

El viaducto de Campomanes (Lena), en la autopista del Huerna. | Juan Plaza

Los peajes del Huerna (AP-66, León-Campomanes) y Guadarrama (AP-6, Villalba-Adanero), ambos en la ruta de Asturias a Madrid, no solo son los dos más caros por kilómetro de la red estatal, sino que cuadruplican los que se cobran este año en los tramos rescatados por el Estado tras la quiebra de las concesionarias. En esos trayectos, el Gobierno central aplica importantes descuentos y mantiene la gratuidad de uso durante las madrugadas, medidas que han propiciado un notable incremento del número de usuarios.

El precio del peaje en el tramo Villalba-Adanero (69,6 kilómetros de recorrido) se sitúa en la actualidad para los vehículos ligeros (turismos y motocicletas) en 13 euros, lo que supone 0,1868 euros por kilómetro. Es la tasa más cara por kilómetro de los peajes españoles que dependen del Estado. Este trayecto se sitúa en la ruta más directa del centro del Principado a Madrid, lo que lastra a los conductores asturianos. Los profesionales del transporte de la región llevan años denunciando lo que consideran una discriminación, que provoca que no puedan competir en igualdad de condiciones con sus colegas de otras zonas de España.

La autopista del Huerna es la segunda más cara por kilómetro de la red estatal. Recorrer los 77,76 kilómetros que separan Campomanes de León implica en el caso de vehículos ligeros un desembolso de 13,50 euros, lo que supone 0,1736 euros por kilómetro. La alternativa es avanzar por la carretera del puerto de Pajares (N-630), inaugurada en el año 1833 y que, aunque con mayor anchura y mejor firme, sigue recorriendo el mismo trazado, sinuoso y pendiente, de hace 188 años.

Completa el “podium” del ranking de autopistas estatales más caras de España la que une el alto de las Pedrizas con Málaga (AP-46), con peajes de entre 3,45 euros (pago mediante telepeaje) y 5,25 euros (abono en efectivo o con tarjeta de crédito) para los 28 kilómetros de recorrido, lo que implica un precio medio ponderado de 0,1554 euros por kilómetro.

Otros cinco trayectos superan los diez céntimos por kilómetro de media ponderada. Son: Málaga-Estepona, en la AP-7 (0,1261 euros), Estepona-Guadiaro, también en la AP-7 (0,1201 euros), Bilbao-Zaragoza, en la AP-68 (0,1124 euros), Santiago-Alto de Santo Domingo, en la AP-53 (0,1069 euros) y Ferrol-Tui, en la AP-9 (0,1018 euros).

En el otro extremo del ranking están las autopistas rescatadas por el Gobierno al quebrar sus concesionarias, que ahora están siendo gestionadas por la Sociedad Estatal de Infraestructuras del Transporte Terrestre (SEITT), una sociedad mercantil cuya forma jurídica es la de sociedad anónima, con la particularidad de que el Estado es propietario de la totalidad de sus acciones. Su junta general de accionistas está representada por la Dirección General de Patrimonio del Estado y su consejo de administración está formado por personal y altos cargos de la Administración General del Estado, siendo su presidente el secretario general de Infraestructuras, cargo que ocupa en la actualidad el lucense Santiago Vázquez Torrón.

Descuentos

La SEITT viene aplicando grandes descuentos desde que asumió la gestión de estas autopistas, entre las que figuran las cuatro radiales de Madrid. De hecho, las tasas se sitúan en ellas en la actualidad aproximadamente en la mitad de las que tenían en 2018, antes de ser rescatadas. Además, circular por ellas es gratis durante las madrugadas. De ahí que los precios medios ponderados sean hasta más de cuatro veces más bajos que los del Huerna y Guadarrama.

Así, la autopista estatal de peaje más barata es la que une Ocaña y La Roda (R-4) pues recorrer sus 177,3 kilómetros cuesta a los vehículos ligeros 15,70, 13,55 (y nada de madrugada), en función del método de pago. Estas tasas suponen una media ponderada de 0,0373 euros por kilómetro. La siguen en el ranking de vías de pago más económicas Madrid-Ocaña (AP-36), con un precio medio ponderado de 0,0413 euros; Madrid-Guadalajara (R-2), con 0,0465 euros; Madrid-Toledo (AP-41), con 0,0483 euros); Cartagena-Vera (AP-7), con 0,0575 euros y Madrid-Arganda (R-3), con 0,0585 euros).

La circunvalación de Alicante (AP-7), el acceso al aeropuerto de Barajas (M-12) y Madrid-Navalcarnero (R-5), todas ellas con gratuidad de madrugada, se sitúan junto a Ávila-Villacastín (AP-51) por debajo de los ocho céntimos de media ponderada por kilómetro; esto es, menos de la mitad que las tasas del Huerna y Guadarrama.

Completan el listado los tramos Alicante-Cartagena, en la AP-7, con una media ponderada de 0,0829 euros por kilómetro; León-Astorga (AP-71), en la que los usuarios deben desembolsar una media de 0,0955 euros por kilómetro; y Segovia-San Rafael (AP-61), cuya media ponderada por kilómetro se sitúa este año en 0,0969 euros.

Han desaparecido de la lista las nueve autopistas cuyas concesiones caducaron en los tres últimos años y no fueron renovadas por el Gobierno español. Ya no hay peaje desde 2018 en Burgos-Armiñón (AP-1), en el acceso al País Vasco; desde 2019 en Tarragona-Valencia (AP-7) y Sevilla-Cádiz (AP-4); y desde el pasado 1 de septiembre, Zaragoza-Mediterráneo (AP-2) y cinco tramos de la AP-7, Montmeló-Papiol, Barcelona-Tarragona, Mongat-Mataró, Montmeló-La Junquera y Valencia-Alicante.

Todo ello provoca que en la actualidad nadie pague más que los asturianos por ir a Madrid por carretera: los dos peajes que deben abonar para llegar hasta la capital de España pesan como losas, pues suman 26,50 euros en el caso de los turismos, lo que eleva al coste por kilómetro alrededor de un 67 por ciento. Tal y como reveló LA NUEVA ESPAÑA el pasado 5 de septiembre, el “castigo” que suponen los peajes del Huerna y Guadarrama a los asturianos es de tal calibre que el coste por kilómetro de Oviedo-Madrid no solo es el más elevado que España, sino que está por encima de los trayectos a la capital de España desde ciudades europeas como Lisboa o París.

Aún hay otro agravante más: los conductores asturianos sufren no solo los dos peajes más caros por kilómetro de la red estatal, sino dos de los más longevos. La concesión del Huerna se prolongará durante 75 años –el máximo legal permitido–, hasta 2050, tras haberlo prorrogado por 29 años el Gobierno de José María Aznar y Francisco Álvarez-Cascos en el año 2000. Una duración que solo alcanzarán otros dos tramos gallegos: Ferrol-Tui y Santiago-Alto de Santo Domingo. El Villalba-Adanero alcanzará los 61 años de duración cuando caduque la concesión, en 2029.

El simbolismo del día 17

Si el Gobierno del PP no hubiera prorrogado el peaje del Huerna circular por la autopista sería gratis a partir del próximo día 17. Podemos Asturias ha denunciado ente la Comisión Europea (CE) la ampliación de la concesión, al considerar que fue ilegal porque no se sometió al preceptivo trámite de licitación pública. Las autoridades comunitarias ha abierto expediente sancionador a España por una actuación idéntica en la AP-9 gallega. El Gobierno del Principado estudia denunciar también la prórroga del Huerna.

Compartir el artículo

stats