Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La demanda de consultas telefónicas con el médico no decae y sigue con esperas de varios días

La petición de citas presenciales en los centros de salud se resuelve con más rapidez que la modalidad surgida a lo largo de la pandemia

Protesta de vecinos en favor de más consultas presenciales en los centros de salud. | LNE

Protesta de vecinos en favor de más consultas presenciales en los centros de salud. | LNE

La consulta telefónica con el médico se consolida en los centros de salud de Asturias. La desescalada avanza y, en paralelo, disminuye el miedo al virus. Sin embargo, y en contra de lo pronosticado por las autoridades sanitarias, los usuarios no están reduciendo el recurso a un tipo de atención que durante una parte de la pandemia se convirtió en la opción casi obligatoria.

En los últimos meses, la cita telefónica ha ido tomando cuerpo como el sistema preferido por algunos sectores de pacientes, de manera singular los más jóvenes y los que tienen obligaciones laborales más difíciles de eludir. ¿Consecuencia? Que, en el momento actual, lo más habitual es que las peticiones de consultas presenciales puedan recibir respuesta en un plazo de 24 horas, y que las telefónicas lleguen a registrar en algunos centros de salud, fundamentalmente urbanos, demoras de dos o tres días.

El pasado mes de mayo, el Servicio de Salud del Principado (Sespa) estableció unas agendas para los médicos de Atención Primaria con la siguiente estructura: 18 consultas presenciales diarias –con una duración media de ocho minutos–, 9 consultas telefónicas y 5 consultas para urgencias o pacientes de otros cupos de enfermos cuyos médicos no trabajan ese día. En total, un máximo de 43 pacientes diarios “incluida la actividad domiciliaria”.

La previsión del Sespa era que, con el progresivo descenso de la incidencia del virus, aumentarían las peticiones de citas presenciales, sería necesario aumentar la oferta de las mismas y, en cambio, decrecería la demanda de consultas por teléfono. Frente a esta predicción, la evolución de la demanda está haciendo innecesario modificar el esquema de actividad. Es más, “el mayor problema que hay en estos momentos son las demora en las citas telefónicas, que no son generalizadas pero sí oscilan entre dos y tres días”.

En estas semanas, el Sespa está ejecutando su compromiso de contratar personal administrativo para desatascar las líneas telefónicas de la red de Primaria. Al mismo tiempo, las autoridades sanitarias están chequeando las dotaciones tecnológicas de los centros de salud. “Sería totalmente absurdo centrarse en incorporar personal si después resulta que lo que realmente faltan son líneas telefónicas”, indicaron fuentes sanitarias.

Por otra parte, el pasado día 30 el Sespa restableció la posibilidad de reservar cita presencial con los médicos, enfermeras y los pediatras de los centros de salud a través de “Astursalud”, la web de la Consejería de Salud. Por el momento, esta herramienta no permite establecer cita teñefónica. En la primera semana de funcionamiento de la aplicación, los usuarios reservaron unas 2.000 consultas, en su mayoría para el médico.

UGT pide a Barbón que retire sus advertencias a los administrativos de los centros de salud

“La situación de los centros de salud no es culpa ni responsabilidad de nuestros compañeros administrativos, ya que ellos se limitan a seguir las directrices marcadas por el Sespa”. Así se expresó ayer el sindicato UGT en relación con las advertencias formuladas por el presidente del Principado, Adrián Barbón, al personal administrativo de los centros de salud que obstaculice el acceso de los usuarios a consultas presenciales de Atención Primaria. Al igual que había hecho Sicepa/Usipa, UGT emplazó a Barbón “aclarar sus palabras poco afortunadas, y poner en valor la labor de los auxiliares administrativos”. “Cuando uno llama a un centro de salud para solicitar una cita y se le hace un cuestionario, tiene que quedar claro que el ciudadano tiene derecho a una cita presencial”, declaró el viernes el presidente regional, quien añadió que, “si en algún sitio se detecta que no se cumple el protocolo establecido, como Gobierno intervendremos”. UGT considera que el diagnóstico de Barbón es erróneo, critica “los recortes sufridos en contrataciones, que llevamos meses denunciando”, y enfatiza que el trabajo del personal sanitario durante la pandemia “ha sido un ejemplo de adaptación a las circunstancias, asumiendo incluso tareas que no eran de su competencia, y esto ha hecho que en la actualidad tengan aún más carga de trabajo”. Fuentes del Principado se remitieron, por su parte, a lo dicho por el Presidente, que no supone –adujeron– ataque alguno a ningún colectivo, sino sólo la defensa del derecho de la ciudadanía a recibir atención presencial.

Compartir el artículo

stats