Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El aluvión turístico del puente del Pilar en Asturias, “como pocos se recuerdan”

La comarca oriental y las ciudades se acercaron al lleno hotelero y en Covadonga se repitieron escenas de atascos y gran afluencia

Numerosos visitantes, ayer, en la explanada de la basílica de Covadonga. | J. M. C.

Numerosos visitantes, ayer, en la explanada de la basílica de Covadonga. | J. M. C.

El Oriente de Asturias vivió este puente escenas más propias del mes de agosto que de octubre. Además, no era festivo el lunes –aunque sí el martes del Pilar– en todas las comunidades. El turismo llegó a la comarca en masa, con lleno en las calles y establecimientos de todos los concejos, especialmente en los costeros, donde el buen tiempo animó la afluencia. También hubo una notable presencia de visitantes en los concejos de interior y un gran aluvión turístico en Covadonga. Escenas de muchos visitantes por las calles se repitieron asimismo en las ciudades, como Oviedo, Gijón o Avilés.

La coincidencia del puente con diversos eventos deportivos, culturales y gastronómicos salpicados por distintos puntos animó los cuatro días del puente e, incluso en las playas, pudo verse a muchas personas que optaron por darse un baño. Vecinos y visitantes aprovecharon el sol desde la arena y el gran ambiente fue perceptible en las terrazas de Llanes o Ribadesella.

Ambiente en una terraza, ayer, en Llanes. | M. V.

El aumento en la circulación de vehículos se notó, y mucho, en las zonas más turísticas, registrándose momentos de poca fluidez y retenciones. La subida al santuario de Covadonga fue especialmente complicada el pasado lunes. Los coches tardaban más de media hora en completar el recorrido desde las inmediaciones del santuario, donde, tras una espera, solo podían dar la vuelta y volver a bajar. No había aparcamiento y tampoco regulación una vez terminado el periodo estival en el que Cangas de Onís dota a la zona de Policía Local. El cruce en la curva bajo la basílica fue un punto conflictivo al coincidir autobuses y vehículos.

Los Lagos de Covadonga registraron el domingo y el lunes una gran afluencia de público, que se notaba ya desde la estación de Cangas de Onís, primer punto para tomar el transporte a los Lagos. Hubo pequeñas retenciones en los accesos a las principales capitales de concejos, como en Cangas de Onís, y escasez de aparcamiento para el gran volumen de vehículos presentes en casi todos los concejos de la comarca oriental, que ha vivido un puente del Pilar como “pocos se recuerdan” y con un llenazo de turismo “más propio de la época estival” que empresarios y hosteleros atribuyen, en parte, al levantamiento de las restricciones de la pandemia por parte del Principado.

De hecho, desde la patronal del turismo Otea hacen un balance “satisfactorio”. “La región mantiene su atractivo como lugar de vacación seguro, poco masificado y con actividades culturales, deportivas y gastronómicas”, han destacado desde el colectivo, que estima la ocupación media en la región durante el puente en el 90%. En torno a esa cifra se mantuvo en las ciudades –Oviedo, Gijón y Avilés– y en el Oriente, quedándose en un 75% en el área occidental de la región.

Los “buenos resultados” se repitieron, según Otea, en los campings, con ocupaciones de en torno al 50% en la acampada –cifra alta para ser el mes de octubre– y el 90% en los bungalow. Por último, el turismo rural mantuvo muy buenas cifras, con una media regional del 80%. Eso sí, desde Otea siguen notando ciertas “reticencias” al uso de interiores en los locales de hostelería pese al levantamiento de las restricciones.

Compartir el artículo

stats