Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Habla un asturiano que vivió los disparos en la universidad vasca: "Pasamos miedo, había gente que no quería salir"

El detenido por los hechos, de 21 años, irrumpió en el campus de Leoia a tiros con una escopeta causando daños materiales

Agujeros en la cristalera de la facultad vasca por los disparos efectuados con la escopeta.

Un joven de 21 años fue detenido ayer por protagonizar un tiroteo en la facultad de Ciencias y Tecnología de la Universidad del País Vasco, en el campus de Leioa (Vizcaya). Al parecer, el autor de los hechos, por los que tuvieron que ser desalojadas varias facultades, no es alumno de la institución. No hirió a ninguna persona aunque sí causó daños materiales con los disparos de su escopeta.

Testigos presenciales del suceso señalaron que el detenido llegó a la citada facultad pasadas las 18.30 horas y efectuó al menos tres disparos con la escopeta, impactando en las cristaleras del edificio y en paradas de autobús. Usó cartuchos del calibre 12 y 28 gramos, frecuentes para la práctica de tiro al plato.

Un cartucho del tiroteo.

Testigos presenciales del suceso señalaron que el detenido llegó a la citada facultad pasadas las 18.30 horas y efectuó al menos tres disparos con la escopeta, impactando en las cristaleras del edificio y en paradas de autobús. Usó cartuchos del calibre 12 y 28 gramos, frecuentes para la práctica de tiro al plato.

Al producirse el incidente, sonaron las sirenas del campus y los alumnos de la facultad afectada y de las contiguas fueron desalojados de las clases. En una de ellas, en la facultad de Ciencias Sociales, se encontraba el asturiano Noé Menéndez. “Estábamos en clase cuando nos enteramos de la noticia y todo el mundo se revolucionó porque llegaron a decir que el tipo estaba en nuestra facultad. Hubo gente que no quería ni salir. A los diez minutos salimos a la plaza y vimos todo el dispositivo de la Ertzaintza, que llegó a desplegar un helicóptero. Vimos que había disparado hasta cinco veces a una cristalera”, cuenta Menéndez, de 21 años y quien reconoce que “al principio tuvimos miedo porque no nos esperábamos que pudiese pasar aquí algo así”. Su facultad se encuentra frente a la de Ciencias y Tecnología, donde ocurrieron los hechos.

Compartir el artículo

stats