Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los médicos aprecian un aumento de catarros comunes y gripes tras finalizar la pandemia

“Es como si el año pasado no hubiese existido, volvemos a la casilla de salida”, aseguran, mientras crece el temor a que falten antibióticos

Un hombre recibe la vacuna de la gripe. Rafa Arjones

El uso de mascarillas, el lavado de manos y la reducción drástica de la interacción social que se impuso durante la pandemia hizo que cayesen a niveles mínimos las enfermedades infecciosas respiratorias. Ha sido volver a la normalidad, y especialmente a las clases presenciales de los más pequeños, y se han disparado los catarros y, en menor medida –aún no es la época–, las gripes, unos dicen que a niveles propios de 2019. “Es como si el año pasado no hubiese existido, volvemos a la casilla de salida”, aseguró el médico pediatra Venancio Martínez. Hay tantos casos que empieza a temerse que falten medicamentos como la Amoxicilina, uno de los que más se receta, aunque desde Cofas se descarta que vaya a haber desabastecimiento.

Leonardo Mata, médico de familia del centro de salud de Teatinos en Oviedo, aseguró que “está habiendo un incremento de catarros de vías altas, gripes y todo lo que tiene que ver con cuadros virales”. No obstante, este incremento era “lo esperado” para esta época, tras la vuelta de una cierta normalidad. Mata resaltó también que “viene más la gente al médico, hay una mayor demanda de presencia física en los centros de salud”.

Quien está notando un aumento notable de casos es el médico pediatra Venancio Martínez, del centro de salud de El Llano, de Gijón. “Gripe no tenemos aún, pero sí estamos viendo lo mismo que otros años por estas fechas desde que el pasado mes de septiembre empezaron las clases en los colegios”, aseguró.

“Estamos viendo infecciones víricas de repetición y también alguna complicación. El lunes atendí a un niño con asma y a otros dos con neumonía. También alguna otitis, bronquiolitis, procesos digestivos relacionados con infecciones respiratorias... Hemos vuelto a la situación prepandemia, como si este último año no hubiese existido. Volvemos a lo común, aunque no estamos ante cuadros muy graves”, resumió el pediatra de Gijón.

Relajación de medidas

La médica de familia Belén García Busto, adscrita al centro de salud de Cudillero, también ha constatado el incremento de estas infecciones “en carne propia”. Según esta médica, los casos se están disparando “desde hace dos semanas, antes no había”. García Busto no supo decir si este incremento se debe a que se han relajado las medidas de seguridad contra el covid-19, como el uso de mascarilla, y se han incrementado los contactos sociales, o si es una consecuencia de que el coronavirus está decayendo, dejando espacio a otros virus. En cualquier caso, lo que es evidente es que “se vuelve a niveles de 2019”.

Algunas farmacias han detectado que empiezan a faltar medicamentos como la Amoxicilina, aunque otras consideran que hay suficiente stock en sus establecimientos. “Yo tengo ocho cajas”, indicó el farmacéutico Fernando Luengo, con botica en el barrio ovetense de Pumarín. Luengo sí está notando en su establecimiento un aumento de las infecciones respiratorias con respecto al año pasado, en plena expansión del covid, “pero es la sombra de lo que era antes de la pandemia”, resaltó este farmacéutico.

El repunte era esperado, debido a la relajación en el uso de la mascarilla y el aumento de los contactos sociales, sin olvidar el inicio de las clases, pero, ya en las diferentes desescaladas que ha habido a lo largo de la pandemia, se advirtió del regreso de los procesos catarrales y gripales, incluso de forma más virulenta que antes de la llegada del covid.

Compartir el artículo

stats