Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sin plástico en la frutería en dos años

Fruta y verdura deberán exponerse y venderse en envases reciclables o en papel y los supermercados tendrán que informar al cliente del impacto ecológico

Ana Fernández, en su frutería La Negra Flor, de Oviedo, con envases de papel, plástico (a la izquierda, con las fresas) y reciclables (al lado de las fresas y a la derecha). | Luisma Murias

Ana Fernández, en su frutería La Negra Flor, de Oviedo, con envases de papel, plástico (a la izquierda, con las fresas) y reciclables (al lado de las fresas y a la derecha). | Luisma Murias

En cuestión de dos años, las frutas y las verduras entrarán en los hogares españoles sin el habitual envase de plástico. Es este un material “maldito” para la Unión Europea (UE) y los ecologistas de unos años para acá, pero que, hoy por hoy, es el más utilizado para el transporte de alimentos en España. “Cada vez menos, pero todavía se utiliza bastante el plástico”, matiza Ana Fernández, frutera del mercado de El Fontán de Oviedo. “Depende de qué vayas a envasar”.

En 2023 no habrá opción de elegir debido al real decreto de envases y residuos que prepara el Gobierno y que el Ministerio para la Transición Ecológica sacó a información pública a finales de septiembre en base a una directiva comunitaria que guarda relación en última instancia con el proyecto de ley de Residuos y Suelos Contaminados que se está tramitando en el Congreso de los Diputados desde hace un par de años.

Así las cosas, los comercios minoristas deberán vender y exponer las frutas y verduras frescas sin envases de plástico para pesos inferiores a 1,5 kg y fomentarán la venta de productos frescos a granel. Además, si la tienda es de más de 300 metros cuadrados, el comerciante deberá informar a los clientes sobre las repercusiones ecológicas de los envases y su forma de gestión. La norma también incluye fomentar el consumo de agua potable con fuentes o en dependencias públicas para evitar la proliferación de botellines de plástico. La hostelería deberá fomentar el consumo gratuito de agua del grifo y retirar las pajitas.

De momento, en el comercio minorista poco o nada se sabe de este real decreto, aún en trámites. No obstante, en la retirada de las bolsas de plástico se ha avanzado bastante tras dos años cobrándolas a los clientes. Además, los propios comerciantes incluyen envases alternativos que cada vez desplazan más al plástico. Entre estos está la bolsa de papel, las que son objeto de reciclaje en un 70% y las hechas de patata (son biodegradables), reciclables 100%. Hay envases reutilizables y de cartón.

“Todo depende qué vas a envasar, el plástico a veces es necesario y en la fruta sobre todo”, señala la ovetense Ana Fernández, en cuya frutería asegura que el papel es mayoritario y que la gente, aunque lentamente, se conciencia cada vez más.

Objetivo

El real decreto de envases y residuos que prepara el Ministerio de Transición Ecológica debe entrar en vigor en 2023 y su objetivo es que en 2025 se puedan reciclar el 65% de los envases.

Afecta a...

La hostelería y la administración pública, además del comercio minorista de frutas y verduras. Este último debe eliminar las bolsas de plástico, además de los envases.

Compartir el artículo

stats