Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Cómo quedan los 54.000 asturianos con las pensiones más bajas con los presupuestos socialistas?

La revalorización para el resto de jubilados superará el 2%, según el IPC | El sistema consume casi cuatro de cada diez euros de Presupuesto

Pensionistas

Pensionistas Fernando Rodríguez

Los pensionistas con prestaciones más modestas tendrán desde enero una subida del 3%, revalorización que en el caso de Asturias llegará a más de 54.000 personas: 45.700 beneficiarios del llamado complemento a mínimos y los 8.600 que perciben pensiones no contributivas.

El incremento exacto de las demás pensiones (250.000 en Asturias) no se conocerá hasta noviembre, cuando se haga público índice de precios al consumo (IPC) de ese mes. Conforme al sistema pactado por el Gobierno con los agentes sociales, la revalorización será igual al promedio de la variación anual de la inflación en el período diciembre de 2020-noviembre de 2021. La tendencia del IPC indica que el incremento, así calculado, será superior al 2%.

La Seguridad Social prevé aumentar su recaudación en cotizaciones sociales el 9,6% durante el 2022 debido a la expectativa de que el actual crecimiento del empleo se prolongue durante el siguiente ejercicio. Las cuentas públicas estiman un ingreso por esta vía de 168.142 millones de euros, sobre los 153.484 millones recaudados durante este año; tal como recoge el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE). Las pensiones, dependientes de la Seguridad Social, son las protagonistas de las cuentas públicas de este año y el presupuesto prevé un incremento del gasto del 4,8% para el 2022. El pago de jubilaciones, incapacidades o pensiones de viudedad consumirá casi cuatro de cada 10 euros presupuestados.

El mercado laboral español ya supera actualmente los niveles de empleo previos a la pandemia y el Gobierno confía en que esta tendencia se nutra del despliegue de los fondos europeos y del crecimiento del PIB pronosticado para seguir empujando al alza la ocupación. Y contribuyendo a las arcas públicas mediante cotizaciones sociales. Esas expectativas de mayores ingresos por cohabita con la prudencia respecto al gasto en desempleo. El Gobierno prevé recaudar más vía cotizaciones, pero también presupuesta más fondos para prestaciones y subsidios por desempleo que antes de la crisis. Si para pagar el paro en 2019 se reservaron 18.402 millones de euros; para el 2022 hay previsión de 22.457 millones. Si bien esta partida se reduce en el 10,2% respecto al pandémico 2020.

El gasto en pensiones (más de 171.000 millones) repite un año más como la partida que más parte del pastel “se come” del monto total de los Presupuestos. Además, dentro de las cuentas de la Seguridad Social, el incremento del 3% del importe de los subsidios del Ingreso Mínimo Vital (IMV) también empujará al alza el gasto. Esta renta beneficia actualmente a unas 800.000 personas, tras algo más de un año vigente.

Compartir el artículo

stats