Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ana Labad Cruz, “Mujer Rural 2021”: “Se puede pensar en grande y crear empleo”

La galardonada con el premio regional rompió una lanza por el emprendimiento más allá de los sectores tradicionales del campo asturiano

Ana Labad Cruz, ayer, con la escultura diseñada por Kiko Urrusti entre sus manos. | Juan Plaza

Entre lágrimas, quizá recordando todo lo que le había costado su aventura empresarial, la madrileña Ana Labad Cruz recibió ayer en Pola de Lena el premio Mujer Rural 2021 que otorga la Red Asturiana de Desarrollo Rural (Reader) con motivo de la celebración del Día de la Mujer Rural en Asturias. Un acto celebrado en el teatro Vital Aza donde los participantes también tuvieron la oportunidad de conocer el punto de vista de otras cinco emprendedoras del Principado de Asturias.

Labad Cruz impulsó hace tres años la compañía Anchoas Hazas, ubicada en Colunga, consiguiendo recuperar la tradición conservera y empleando a una decena de mujeres. Ayer, tras recibir la escultura diseñada expresamente para esta ocasión por el artista Kiko Urrusti, rompió una lanza por el emprendimiento en el mundo rural, pero no centrándose únicamente en los sectores tradicionales. “Hay mucho más allá, desarrollo tecnológico, arquitectura, moda... se puede hacer cualquier cosa”, destacó. Para la premiada, “en el mundo rural se puede pensar en grande y crear empleo, porque eso también va a favorecer que vengan a vivir otras personas a los pueblos”. Otro aspecto que destacó fueron las “muchas organizaciones que hay en Asturias y que te ayudan a la hora de emprender”. Y citó a algunas, como la Ciudad Tecnológica de Valnalón, el clúster agroalimentario Asincar o la sociedad Asturgar, sin dejar de lado también a la Caja Rural de Asturias, “que nos ayudó un montón porque creyeron en nosotros desde el primer momento”.

La galardonada llegó a Asturias hace ahora trece años y aseguró que, al principio, “pensé que no me iba a adaptar porque el cambio era muy grande llegando de una ciudad como Madrid, pero no solo me adapté sino que ganaba horas al día y ni siquiera sabía qué hacer con ellas”. Finalmente, y tras mucho esfuerzo, puso en marcha Anchoas Hazas, una empresa que no solo ha creado empleo en la localidad, sino que ha supuesto la recuperación de una elaboración artesanal, como es la conservera, y que, además, apuesta por la economía circular. Valores que destacó el jurado del premio durante la lectura del fallo, en el que también se puso de manifiesto “el importante nivel de las candidaturas presentadas, que dificultaron la elección de una sola ganadora”.

Un momento de la actuación del grupo “La Flor de Xanzaina”. | Juan Plaza

Pero la celebración del Día de la Mujer Rural en Asturias también dejó ayer otras voces, las de cinco emprendedoras asturianas: Manuela Rodríguez Suárez, de embutido artesanal Pico de Fiel (Boal); Llucía Miravalles Sánchez, de RingoRango (Villaviciosa); Mabel Peláez Ruentes, del bar-tienda La Venta los Probes (Llanes); Carolina Castro Fernández, taxista de Turitaxi Cuideiru (Cudillero); y Laura Ibarra Telenti, productora ecológica de Lena. Todas ellas ofrecieron su visión de la mujer rural en un coloquio moderado por la periodista Marta Pérez y lleno de optimismo. “Lo importante es tener un proyecto para llevarlo a cabo con constancia y trabajo”, aseguró Rodríguez Suárez, mientras que Miravalles afirmó que “es un lujo poder trabajar y conciliar”. Peláez señaló que “no cambiaría mi trabajo por nada del mundo”, mientras que Castro destacó que “volvería a emprender”. Por último, Ibarra dijo que el mundo rural “tiene mucho futuro, hay que ser optimista”.

El consejero de Medio Rural y Cohesión Territorial, Alejandro Calvo, aprovechó la oportunidad para destacar a la mujer rural y “su capacidad para no tirar la toalla, creer en las posibilidades y, además, sacar adelante una familia”. También dio cuenta de los treinta años de la Red Asturiana de Desarrollo Rural, “con la puesta en marcha ahora de sectores que antes no existían y donde la mujer ha tenido un papel importante”. Por su parte, se comprometió a “trabajar para reforzar el apoyo a la red, que haya más recursos para el medio rural y estorbar lo menos posible”. Tras las intervenciones, llegaron las actuaciones del grupo de baile “La Flor de Xanzaina” y de la cantante Mapi Quintana junto al pianista César Latorre.

Compartir el artículo

stats