Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Miles de partidarios de la oficialidad del asturiano salen a la calle: “El año que viene será de celebración”

El centro de Oviedo se llena de gente pidiendo la reforma inmediata del Estatuto: “Una sociedad no es democrática cuando niega derechos”

178

Los partidarios de la cooficialidad del asturiano se manifiestan en Oviedo Miki López

Había gaitas, tambores, panderetas, monteras piconas, banderas de Asturias y, por todas partes, se encontraba el corazón multicolor que este año dominaba la pancarta de la Xunta pola Defensa de la Llingua Asturiana en la manifestación por la oficialidad del asturiano y del gallego-asturiano. Que es un año especial porque la modificación del estatuto de autonomía para que los dos idiomas asturianos sean oficiales parece estar más cerca que nunca se notó en muchas cosas pero, sobre todo, en la cantidad de gente que acudió al encuentro y en el ambiente que reinó. “Los que estamos aquí todos los años estamos muy contentos, ha venido mucha más gente que otros veces”, decía un veterano asturianista cuando ya estaba todo el mundo en la plaza de la Catedral de Oviedo. Los organizadores hablan de más de 30.000 personas y la Policía Local de Oviedo reduce la cifra a 5.000 asistentes. En cualquier caso, fueron muchos los que ayer gritaron en la capital del Principado: “¡Ya, ya, ya; oficialidá!”.

De las primeras en llegar al punto de inicio de la marcha fueron las “pandereteiras pola oficialidá”, un grupo de mujeres que pusieron el ritmo a una manifestación en la que hubo una amplia representación política y cultural. “La oficialidad defiende un derecho que es humano, hablar en lengua asturiana o en gallego-asturiano”, rezaba uno de los versos que repitieron sin descanso estas mujeres venidas de varios puntos de la región. Porque de todas partes de Asturias, con presencia también de leoneses y gallegos, llegaron a la estación del Norte de Oviedo para tratar de dar un empujón más a lo que consideran un derecho que se les ha negado desde hace tiempo.

Los alcaldes de Peñamellera Alta y de Felechosa posan con otros participantes durante la manifestación. R. D.

La presencia de los partidos de izquierda fue masiva, con una amplia representación de PSOE, IU, Podemos, además de los sindicatos, pero también hubo un sector que trató de dejar claro que la oficialidad del asturiano no es una cuestión ideológica sino “un derecho constitucional”. Bajo la pancarta de “Lliberales pola oficialidá”, un grupo de políticos y expolíticos cercanos a Foro Asturias se unieron a la reivindicación y quisieron aprovechar el momento para apoyar a Adrián Pumares, diputado de Foro Asturias señalado por Vox en una valla contra la cooficialidad. Su voto es decisivo para que la reforma del estatuto incluya la cuestión y la presión sobre él se ha redoblado

Los alcaldes foristas de Amieva y Peñamellera Alta, José Félix Fernández Fernández y José Antonio Roque Llamazares, estuvieron tras la pancarta de los liberales, en la que también se encontraba José Suárez-Arias Cachero, exconcejal del PP en Oviedo y actualmente miembro de Foro, así como el exconsejero de Cultura Emilio Marcos Vallaure, del mismo partido. Suárez Arias-Cachero explicaba que representan “a un grupo de liberales” que tratan de desmentir que “solo la izquierda se posiciona a favor de la oficialidad”. En su opinión, “el centro derecha asturiano se está equivocando” al situarse de manera tan clara contra la cooficialidad de las lenguas asturianas, que son “de todos”. En cuanto a la actuación de Vox con el diputado Adrián Pumares, Suárez Arias-Cachero directamente señaló que se trataba de “fascismo”: “Van en contra de los derechos civiles y por eso los liberales estamos hoy (por ayer) aquí”. Para el exconcejal de Oviedo, la oficialidad es una cuestión de “dignidad e igualdad. Un derecho constitucional de todos los españoles”.

La consejera de Cultura, Berta Piñán, durante la marcha. MIKI LÓPEZ

Tampoco quiso perderse esta manifestación Berta Piñán, consejera de Cultura, Política Llingüística y Turismo del Principado. Para la responsable política del PSOE la manifestación de ayer fue “alegre” y “un éxito”. “Hay miles de personas de diferentes lugares de Asturias que han venido a celebrar un día de reivindicación de un derecho, no de una obligación”, proclamó. Una oficialidad que para la consejera debe ser “consensuada entre diferentes grupos políticos”. También se refirió Piñán a la valla en la que se señala a Adrián Pumares, que calificó de “impresentable” y “fuera de lo que representamos las fuerzas políticas”.

La presencia cultural también fue amplia. Allí estuvo el primer presidente de la Academia de la Lengua Asturiana, Xosé Lluis García Arias, autor del “Diccionario Etimológico de la Llingua Asturiana”, y junto a él se encontraba Ana Cano, segunda presidenta de la academia; Carlos Rubiera, académico y cantautor; Roberto González-Quevedo, académico y profesor de asturiano; Xosé Antón González Riaño, actual presidente de la academia; y el exprofesor de la Universidad de Oviedo Álvaro Ruiz de la Peña.

Pero, sobre todo, lo que hubo ayer en Oviedo fue un buen puñado de jóvenes intentando mostrar que el asturiano es una lengua en uso y con plena vigencia. Una vez congregada la gente en la plaza de la Catedral, un disc-jockey fusionaba gaitas con música electrónica para amenizar el encuentro mientras los organizadores se iban preparando para la lectura del manifiesto y el artista Rodrigo Cuevas, uno de los protagonistas de la jornada, iba aclarando su voz para el fin de fiesta. Los encargados de leer el manifiesto fueron la actriz María Cotiello y el meteorólogo David Arango, que presumió de haber prometido “un día sin lluvia”.

El manifiesto se preguntaba si hacían falta más razones para lo que es “de justicia” y aseguraba que “una sociedad no puede llamarse democrática cuando niega derechos a una parte de su ciudadanía”. Unos derechos que la Xunta pola Defensa de la Llingua Asturiana presume de haber defendido “cuando apenas había apoyos en la Junta General” y que, añadía, siguen reclamando “ahora, cuando el contexto político es favorable”. Hubo tiempo también para lanzar un mensaje de apoyo a Adrián Pumares, que el diputado de Foro agradeció después en redes sociales: “La campaña de mentiras, de alarmismo y hasta de señalamientos personales que estamos viendo estas semanas demuestra que hay quien le tiene miedo a una sociedad abierta y plural. El último ejemplo está en el ataque mediático al diputado de Foro Adrián Pumares; queremos decirle a él y a cualquier otra persona que pueda sufrir esos ataques que no están solos”, añadieron, para concluir diciendo que “por fin, llegó la hora”. Momento en el que la plaza estalló con un “ya, ya, ya; oficialidá”.

Pero aún quedaba el turno de Rodrigo Cuevas, acompañado a la guitarra por Rubén Bada. “Cuando me dicen que no es momento para la oficialidad respondo que es verdad, que el momento fue hace 40 años”, comenzó diciendo el popular músico. Después procedió a despedir la fiesta cantando unas “vaqueiradas”, la canción “Cesteiros”, en gallego-asturiano; la premiada “Rambal” y “Baiuca-Veleno”. Así se clausuró una reivindicación que los organizadores esperan que “el año que viene pase a ser la celebración” de una recién estrenada oficialidad. 

Los partidarios de la cooficialidad del asturiano se manifiestan en Oviedo MIKI LÓPEZ / R. D.

EL DISCURSO ÍNTEGRO

Llevamos 34 años, un añu y otru añu, manifestándonos pa pidir que se reconozan los nuestros derechos llingüísticos. 34 años repitiéndolo. ¿Qué podemos dicir agora que nun se dixere yá? ¿Paga la pena volver facer un llamáu a la xente demócrata pa que se conmueva pola desigualdá que sufrimos n’Asturies les persones que falamos n’asturianu o en gallegoasturianu? ¿Val de daqué mentar la Declaración de Derechos Humanos o la Carta Europea de les Llingües Minoritaries? ¿Quiciás tenemos que recordar lo que falaben los nuestros güelos y güeles pa que-yos dea’l sol na cara a esos que renieguen de la llingua de casa? ¿Faen falta más razones pa lo que ye de xusticia? 

El casu ye qu’equí tamos. Otra vez. Xente de tolos puntos d’Asturies y xente de fuera. Xente que ye la primer vez que vien y xente que tuvo en toles manifestaciones. Equí volvemos tar pa que vean claro qu’hai una demanda que sigue pendiente depués de toos estos años de movilización ciudadana. Con más o menos enfotu dependiendo del contestu políticu, pero siempre col convencimientu de que los derechos hai que reclamalos. 

La Xunta pola Defensa de la Llingua Asturiana caltuvo en pie la bandera d’esa reivindicación porque nunca foi esclava de cálculos partidistes. Namás foi coherente col so convencimientu de qu’una sociedá nun pue llamase democrática cuando niega derechos a una parte de la so ciudadanía. Esos derechos reclamémoslos cuando malapenes había apoyos parllamentarios na Xunta Xeneral y siguimos reclamándolos agora, cuando’l contestu políticu ye favorable. 

Tamos nun Estáu que se diz respetuosu cola pluralidá llingüística, pero n’Asturies llevamos demasiáu tiempu sufriendo un tratu desigual intolerable: les persones falantes d’unes llingües tienen reconocíu oficialmente’l derechu a usales mentes qu’equí quien quiera usar l’asturianu o’l gallego-asturianu siempre se va atopar con qu’esi usu nun tien validez llegal. 

N’otres comunidaes, el reconocimientu de la oficialidá supunxo avances pa les sos llingües, que taben condenaes a la minorización y a la desapaición: garantizó-yos una presencia normal en tolos ámbitos sociales, nos medios de comunicación y nel sistema educativu. Y tamién supunxo la creación d’una industria cultural potente basada na so especificidá llingüística. Mentanto, n’Asturies, perdimos trés décades de derechos y trés décades d’oportunidaes. Eso tien qu’acabar yá y la mayoría de los partíos políticos representaos na Xunta Xeneral son sabedores de la necesidá de poner fin a esa discriminación. 

L’ocho de setiembre anunciábemos la convocatoria d’esta manifestación. Diximos entós que yera la primer vez que nos movilizábemos pa sofitar una iniciativa del Gobiernu asturianu: la de reformar l’Estatutu d’Autonomía pa incluyir una redacción nueva del artículu cuartu que recueya la oficialidá. Pero tamién convocábemos esta movilización pa que’l procesu nun s’allargue más, pa qu’entaínen. Pa esixir al Gobiernu y a los grupos parllamentarios na Xunta Xeneral que completen la reforma ensin más demorances. 

Güei salimos a la cai pa recordá-yoslo, pa dici-yos que nin ún día más con un derechu menos. Con una mayoría parllamentaria tan amplia y sabedora d’esta falta democrática, ye inaceptable que nun se pongan los medios pa resolvela de manera inmediata. Y yá gastemos más de dos años y mediu d’esta llexislatura. 

La Xunta pola Defensa de la Llingua Asturiana va tiempu que dio a conocer la so propuesta d’artículu cuartu. Nun nos da más la redacción final exacta a la que lleguen los grupos parllamentarios siempre que recueya cuatro aspectos irrenunciables pa homologanos colos derechos que yá tienen otres comunidaes: primero, la oficialidá de les dos llingües propies d’Asturies, l’asturianu y el gallego-asturianu, al llau del castellanu; segundo, la garantía del derechu a conoceles y usales; tercero, el compromisu de qu’una llei de la Xunta Xeneral va desenvolver los términos y ámbitos d’usu oficial d’eses llingües; y cuarto, que nenguna persona va poder ser discriminada n’Asturies pola llingua que llibremente escueya pa comunicase. 

Nese proceso de negociación prá redacción del artículo cuarto, hai que recordaryes a os diputaos y diputadas qu’a oficialidá del asturiano nun pode volver reproducir en Asturias as situacióis de marxinación cuas que precisamente queremos acabar. El galego-asturiano ten que ter el mesmo reconocemento qu’a lingua asturiana. Y eso incluye qu’a lingua del estremo occidental se chame oficialmente col nome que ye dá toda a lexislación, el que leva nas súas normas ortográficas, el que defende el sou movemento de reivindicación y el qu’hasta hai dous días vía usando el Goberno asturiano. É el hora da seriedá, non das ocurrencias.

Esta lingua na que tamos falando agora é tamén parte del noso patrimonio lingüístico y os asturianos y asturianas que viven entre el Navia y el Eo tein que ter el mesmo trato de respeto qu’os demáis. Iba ser inaceptable qu’esta reforma que quer acabar cuas discriminacióis poda fer qu’os falantes de galego-asturiano se sintan discriminaos nel marco novo da oficialidá. A oficialidá é pr’ampliar as oportunidades d’uso social, non pra limitalas. 

Ta bien recordar que la reforma del Estatutu tien que s’aprobar na Xunta Xeneral, depués tien que votase nes Cortes y más tarde habrá aprobase n’Asturies una llei de normalización cola que desenvolver la política llingüística. Hasta que tou esi procesu nun se complete, vamos siguir ensin garantizar avances reales nos nuestros derechos llingüísticos. Así que nun hai tiempu que perder. 

Un corazón de colores ye la imaxe de la nuestra campaña. Quier ser un símbolu del ciñu que-y tenemos al nuestru patrimoniu llingüísticu, pero tamién un símbolu de pluralidá, de bayura cultural. El mundu ta enllenu de comunidaes multillingües y eso nun tien que ser nengún problema. Al revés, ye una riqueza. Namás ye un problema pa los intolerantes, pa los de mentalidá escluyente, pa esos que s’espreceten y avisen de catástrofes apocalíptiques si s’aprueba la oficialidá.

Nun ye nada nuevo. Cuando se quier reconocer un derechu democráticu, siempre apaecen resistencies dende los sectores más reaccionarios. Pero esos pocos, por munchos apoyos que tengan nos medios de comunicación, nun van aparar los avances democráticos. Tampoco nun pue frenar el procesu de reforma una minoría parllamentaria que confunde los sos propios prexuicios cola realidá. Lo que nun son quién a esplicar ye por qué lo que val n’otres comunidades vecines nun val equí. ¿Les nuestres llingües valen menos? ¿Los nuestros derechos valen menos?

La campaña de mentires, d’alarmismu y hasta de señalamientos personales que tamos viendo nestes selmanes demuestra qu’hai quien-y tien mieu a esa sociedá abierta y plural pola que naguamos. L’últimu exemplu ta nel ataque mediáticu al diputáu de Foro Adrián Pumares. Queremos dici-y a él y a cualquier otra persona que pueda ser oxetivu d’estos ataques que nun tán solos. Garrando les palabres del cantar, naday debemos al silenciu, al mieu, a la inorancia, al odiu o a la vergoña.

Falamos la llingua de los nuestros güelos y güeles, sí, pero queremos que seya la llingua de los nuestros nietos y nietes. Queremos que la decisión d’usar una llingua o otra respuenda a la opción individual de cada persona, ensin nengún estorbu llegal. Agora eso nun pue ser y tien que se solucionar. Los poderes públicos tán obligaos a poner los medios reconociendo la oficialidá d’asturianu y de gallego-asturianu. Na Xunta Xeneral hai mayoría abondo. Por fin, llegó la hora. 

Compartir el artículo

stats