Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

“Son palabras y nosotros creemos en los hechos”, dice la delegada asturiana de la AVT

Ana Isabel Díaz, hermana de un asesinado, exige a Otegi pedir “perdón por ser el altavoz” de ETA, y la viuda de Beiro zanja: “No es sincero”

Arnaldo Otegui. EFE

“Son solo palabras y nosotros creemos en los hechos”. Ana Isabel Díaz, delegada de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) en Asturias, considera que el lamento de la izquierda abertzale por los crímenes de ETA “llega un poco tarde: diez años”. Hermana de Francisco Javier Delgado, asesinado por la banda terrorista en Barcelona en 1991, la representante de la AVT en el Principado cree que las palabras de Arnaldo Otegi no traen consigo una verdadera petición de perdón.

“Dicen sentir el dolor de las víctimas”, pero lo que la asociación de víctimas quiere oír es que “ninguno de los atentados de ETA tuvo ninguna justificación”. Además, añade, “las cosas hay que demostrarlas: deben hacer que los etarras colaboren con la justicia en el esclarecimiento de los trescientos y pico crímenes de la banda que siguen sin resolver”.

Díaz piensa que “es pronto” para saber si las palabras de Otegi son “un paso adelante”, porque a los “altavoces de ETA”, como ella llama a la izquierda abertzale, “les queda mucho trabajo”.

María José Rama –viuda de Juan Carlos Beiro, el guardia civil de Langreo asesinado por ETA en Navarra en 2002– insiste en las mismas ideas. Cree que “el arrepentimiento no se muestra con palabras vacías, sino con hechos. La única forma de que se cierre el círculo –agrega– es que los asesinos colaboren con la justicia, reconozcan sus crímenes y paguen la pena que se les imponga. Todavía quedan muchos asesinatos de ETA sin resolver y es la única manera de que se haga justicia”.

Rama considera que las palabras de Otegi “no son sinceras”. “Él sale a decir eso porque está en las instituciones, pero no hay una petición real de perdón. Hay una parte de la sociedad vasca que siguen tratando a los asesinos como héroes, haciéndoles incluso homenajes e inculcando el mismo odio que existía hace años. Con cosas como esas te das cuenta de que el arrepentimiento es cero. Por eso digo que la única forma de pedir perdón es con hechos, no con palabras. Es la única manera de resarcir realmente a las víctimas del terrorismo”.

Carmen Ladrón de Guevara, abogada de la AVT, lee en lo dicho por Otegi “más de lo mismo” y pide “menos lamentos y más condenar atentados”. “Hoy [por ayer] se han limitado a lamentar el daño causado y decir que los atentados no debían haber ocurrido. Pero fueron actos voluntarios”, reprocha.

Compartir el artículo

stats