Adelaida Sacristán García, directora de Estudios de la Fundación COTEC, fue la encargada de abrir ayer las ponencias en la segunda jornada de la Semana de la Circularidad organizada por la cátedra Cogersa de Economía Circular en colaboración con el consorcio y la Universidad de Oviedo. La temática giraba en torno a “Emprendimiento y negocios circulares” y, durante su intervención, Sacristán dejó claros los beneficios económicos y sociales que supondría alcanzar este modelo, y la necesidad de involucrar a la población en este cambio.

Adelaida sacristán | Directora de Estudios de la Fundación COTEC Cedida a LNE

–¿Cuáles son los beneficios de la economía circular y qué cambio supone?

–Supone desacoplar el crecimiento económico del consumo de recursos naturales y materias primas. Esto representa un reto muy superior al de gestionar mejor los recursos o impulsar el reciclaje. Es parte de un gran cambio económico y social que nos conduce a un replanteamiento de nuestra forma de entender el progreso y el crecimiento, y que envuelve a otros grandes desafíos sociales, como la transición de lo analógico a lo digital, o de lo tangible a lo intangible. El uso más eficiente de los recursos naturales y de las materias primas, además de beneficios medioambientales, lleva asociados también beneficios económicos como procesos productivos más eficientes, menor dependencia en materias primas críticas presentes en muchos de los productos que desechamos, nuevas oportunidades de negocio y creación de empleo.

–Cuestiones clave para la transición hacia una economía circular...

–Es una manera radicalmente diferente de entender nuestro actual modelo de producción y consumo. El avance hacia este nuevo modelo debe basarse en tres cuestiones básicas. En primer lugar, garantizar la sostenibilidad económica, ambiental y social en todas las medidas que se pongan en marcha. Un segundo elemento clave es la concienciación, para lo que es imprescindible el compromiso y la implicación del conjunto de las Administraciones Públicas, de las empresas y de todos los agentes sociales hasta llegar al ciudadano y al consumidor final. Y, por último, la coordinación, pues es fundamental involucrar a toda la cadena de valor de los productos y sectores, para potenciar conceptos como la simbiosis industrial, la producción limpia o el ecodiseño; para avanzar en mecanismos que faciliten la colaboración a todos los niveles.

El uso eficiente de los recursos naturales y de las materias primas, lleva asociados beneficios económicos

–¿Cuál es el papel de los ciudadanos en toda esta transición?

–Los ciudadanos no son receptores pasivos del cambio, sino una parte activa del mismo, tanto como la Administración Pública como por las empresas. Sin su colaboración, el modelo no saldría adelante. En esta necesidad de involucrar a toda la sociedad, las estrategias de comunicación y sensibilización son fundamentales. Además, a juzgar por nuestra experiencia, hay mucho interés por el tema. En 2017, produjimos en Cotec un vídeo divulgativo para dar a conocer el concepto que titulamos “Economía Circular: descubre lo que es antes de que reviente el Planeta”, y acumula más de 15 millones de visitas en todo el mundo sumando los visionados en diferentes plataformas y redes sociales.

–¿Las empresas están preparadas para esta transición?

–En nuestro último informe sobre la situación de la economía circular en España, identificamos casos y buenas prácticas a lo largo de toda la geografía nacional, si bien vinculados mayoritariamente a las fases finales del ciclo de producción. La adaptación de estas al modelo circular se está produciendo de forma paulatina. La transformación de los actuales modelos de negocio y de producción hacia Estos otros completamente circulares supone en muchos casos cambios sustanciales en todas las etapas de producción, desde el diseño de los productos y servicios, hasta la relación con los proveedores y clientes. Según datos del Eurobarómetro publicado por la Comisión Europea en 2018 sobre las actividades que desarrollan las pymes para hacer un uso más eficiente de los recursos, en España, un porcentaje superior al 60% de las 500 pymes consultadas realizaban actividades para la reducción de residuos, el ahorro de energía o de materiales. El porcentaje se reduce a menos de la mitad cuando hablamos de ecodiseño, o venta de subproductos.

Emprendimiento y Negocios circulares centran la segunda jornada

El Centro Niemeyer de Avilés fue escenario ayer de la segunda jornada de la Semana de la Circularidad, en la cual se abordó la temática de “Emprendimiento y Negocios Circulares”. Adelaida Sacristán García, directora de Estudios y Gestión del conocimiento de la Fundación COTEC, abrió las intervenciones planteando la evolución y situación de la Economía Circular en España. COTEC elaboró un informe donde se muestra el camino de la transición en España hacia la economía circular, Asimismo, propuso una hoja de ruta en la que se indican las prioridades necesarias y estratégicas para avanzar desde el modelo de economía lineal al modelo de economía circular. Esta también recoge y analiza los indicadores disponibles y necesarios para avanzar en la métrica de la circularidad.

Tras esta intervención tuvo lugar un debate sobre las cuestiones planteadas, en el que participó María Álvarez Gil, jefa del departamento de Tecnología de NeoAlgae, empresa que encaja perfectamente en la circularidad ya que a partir de algas procedentes del mar u otras fuentes, generan productos para el mercado y su ciclo de generación-producción-consumo es completamente circular. Estuvo acompañada por el gerente de desarrollo de negocios de Química del Nalón, Ignacio García-Secades Fernández, quien presentó las actividades de una empresa tradicional que ya aplicaba la economía circular antes de que se hablara de ella, pues transforman el residuo alquitrán de baterías en productos demandados y comercializados en el mercado. Asimismo se contó con la presencia del alumno de la EPI, Nicolás González Álvarez, Battery Systems Engineer de la empresa noruega YEDIK, dedicada principalmente al reciclaje de baterías eléctricas; y con Ana Marcos Suárez y Elena Fernández Suárez, socias de Panducu Repostería Circular, una “startup” donde se pone de manifiesto la circularidad de la repostería y la aplicación del principio de proximidad aprendido durante la pandemia. El debate fue moderado por Ana Suárez Vázquez, directora de área empleabilidad de la Universidad de Oviedo.

El programa de la Semana de la Circularidad, que concluye el viernes 22 de octubre, está disponible en la web de la cátedra COGERSA de la Universidad de Oviedo, donde también pueden formalizarse las inscripciones.

Emprendimiento y Negocios circulares centran la segunda jornada