Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El debate político sobre la reforma del Estatuto

El expresidente socialista Rodríguez-Vigil pide un referéndum sobre la oficialidad

El jurista considera débil que la decisión sobre el asturiano se tome por la mínima en el Parlamento asturiano y advierte de que no cabe una fórmula “amable” pues implicará obligaciones

Rodríguez Vigil sobre el asturiano: “Yo nunca he hablado eso ni he oído hablar de eso”

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Rodríguez Vigil sobre el asturiano: “Yo nunca he hablado eso ni he oído hablar de eso” Vicente Montes

Juan Luis Rodríguez-Vigil, expresidente socialista del Principado de Asturias, reclama un referéndum sobre la oficialidad del asturiano dado que la aprobación que el Gobierno regional del también socialista Adrián Barbón plantea de la reforma del Estatuto saldría adelante con 27 votos de los 45 del parlamento, lo que representa por la mínima los necesarios tres quintos de la cámara. El jurista y exvocal del Consejo Consultivo del Principado sostiene que necesariamente la oficialidad del asturiano implicará obligaciones para los ciudadanos y cuestiona la expresión de “oficialidad amable” empleada por el Presidente Barbón.

“Las leyes no son ni amables ni hoscas; son leyes, y si establecen derechos y obligaciones, los jueces que tendrán que aplicarlas se verán forzados a exigir que se cumplan en todos sus términos, les guste la ley o no”, señala Rodríguez-Vigil. Y recalca que incluso quienes no son partidarios de la oficialidad del asturiano “tendrán que saberlo, utilizarlo y hasta estudiarlo para infinidad de situaciones”, máxime para concurrir a algún puesto público “en igualdad de condiciones y sin someterse ni ser víctima de discriminación alguna”.

Rodríguez-Vigil defiende un referéndum como única salida para legitimizar la posible oficialidad y evitar que futuros cambios de mayorías en el parlamento diesen lugar a nuevas reformas del Estatuto para derogarla. “En vez de una aprobación precaria de la oficialidad por un voto en la Junta General del Principado existen mecanismos más idóneos para conocer con claridad y contundencia el criterio de la población asturiana al respecto”. Rodríguez-Vigil defiende una consulta directa sobre la oficialidad: “Ese referéndum se puede y se debe convocar, y rehuirlo por razones oportunistas sería contrario al más elemental espíritu democrático”, asegura en el artículo que publica LA NUEVA ESPAÑA.

La posición de Rodríguez-Vigil es la primera manifestación de las discrepancias internas que esta cuestión ha generado en el propio PSOE, aunque hasta ahora ningún dirigente ha cuestionado el objetivo del Gobierno. La oficialidad fue incluida en el programa electoral del PSOE y fijada en su ideario tras el congreso autonómico del partido de 2017. Se incorporó gracias a una enmienda que inicialmente fue apoyada por 38 votos frente a 27 en contra y 11 abstenciones, aunque posteriormente ese asunto no fue cuestionado en el proceso de elaboración de las conclusiones definitivas de aquel cónclave. La opción de un referéndum ante la controversia de la oficialidad también ha sido planteada por IU, aunque la coalición lo ciñe a la redacción final del Estatuto.

Compartir el artículo

stats