Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un vino de un asturiano en El Bierzo, candidato a revelación del año

El gijonés Germán Blanco cautiva con La Galapana, de viñas viejas de su bisabuela Aurora Fernández, a la exigente Guía Peñín: “Es especial para mi”

Germán Blanco, revisando sus viñas en el Bierzo alto. G. R. B.

Anda Germán R. Blanco estos días dedicado a rematar la vendimia, que para él no se circunscribe solo al momento de recoger la uva, sino que el proceso se prolonga hasta que se prensa y el vino acaba en la barrica. Pese al gran trabajo que conlleva, las labores de estos días se le hacen más amenas gracias a la buena noticia que ha recibido el que hoy por hoy es el único asturiano con bodega –Casa Aurora– en el vecino Bierzo (León), una región vinícola en pleno auge y expansión, con cada vez más fama y buena crítica en los mercados y entre los especialistas.

Germán Blanco, en la poda, con su hija Pilar Robles, en sus fincas del Bierzo. | G. R. B.

Germán Blanco, en la poda, con su hija Pilar Robles, en sus fincas del Bierzo. | G. R. B. Mariola RIERA

Germán Blanco ha colado uno de sus vinos bercianos –tiene también bodegas en Ribera del Duero y Rioja– entre los 6 seleccionados entre 10.000 referencias para la final del que será la revelación del año de la Guía Peñín, que puede ser considerada la “biblia” en España del sector. “Estoy contento no, lo siguiente”, explica este a LA NUEVA ESPAÑA.

El vino en cuestión es La Galapana 2019, un vino tinto de mesa que el gijonés produce en el Bierzo Alto, en Albares, a casi mil metros de altitud en una única parcela. Está hecho con mencía, además de garnacha tintorera y garnacha, uvas que crecen en suelo de granito, arcilla, arena y rocas. Son viñas algunas heredadas de su bisabuela Aurora Fernández –de ahí el nombre de la bodega–, una berciana que fue la primera mujer de España en ser picadora en la mina, tal y como recuerda orgulloso su bisnieto.

Tradición familiar

“Por eso me presta más, es muy especial para mí este reconocimiento a La Galapana”, explica el viticultor gijonés. “Ella tenía viñas de consumo, para casa, como muchos de la zona, no era profesional”, aclara. Blanco quiso hace unos cuantos años recuperar la producción de esas viñas familiares del Bierzo, a las que ha sumado otras más en la zona con el objetivo de revitalizarlas y sacarlas del abandono. “El objetivo es que no queden en abandono, en ‘poula’, como se dice en el habla de la zona, que tiene algo de portugués, de gallego...”, explica. El término, poula, le ha servido para bautizar uno de los vinos que produce bajo la marca Casa Aurora.

De estos, La Galapana se ha colado entre los candidatos a vino revelación de la Guía Peñín –el fallo se conocerá previsiblemente en diciembre–, pero también entre los que suman 90 o más puntos para la publicación (2.000 referencias de 350 bodegas españolas). En concreto, ha logrado la puntuación de 95, la misma que otro hecho por Germán Blanco, pero en Ribera del Duero, el Valdevicente (Quinta Milú). Son diez en total los vinos del viticultor asturiano que figurarán en la próxima Peñín (con más de 90 puntos), que se presenta el 22 y 23 de noviembre en el Salón de los mejores vinos de España (Madrid).

Así las cosas, Germán Blanco no puede otra cosa que disfrutar del buen momento y los reconocimientos, que llegan tras más de una década de trabajo y esfuerzo. “La verdad que se agradecen las buenas noticias porque ha sido un año muy duro, la pandemia nos puso al límite, pero poco a poco vamos recuperando pedidos, primero en el extranjero, pues en España va más lento. Pero no hay queja y podemos celebrar que no hemos perdido ni un cliente”.

Compartir el artículo

stats