Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Decepción" en la oposición: echan en falta concreción en las medidas de Barbón y urgen un calendario para la reforma estatutaria

IU, Podemos y Foro exigen "más seriedad" al Presidente y lamentan su desinterés por reunirse con ellos para clarificar el modelo de oficialidad

40

Debate de orientación política en la Junta General del Principado

Los grupos de la oposición han acogido con abierta "decepción" el repaso del presidente a su gestión y con extrema frialdad una oferta de mano tendida que no ven respaldada por propuestas ciertas de acciones concretas. Especialmente recelosos se mostraron los partidos de la izquierda parlamentaria con la inconcreción de Adrián Barbón respecto al modelo de reforma del Estatuto de Autonomía y reconocimiento de la oficialidad que defiende. A la salida del hemiciclo, tras el discurso con el que el jefe del Ejecutivo ha dado inicio esta mañana al debate sobre el estado de la región, no hubo excepciones en el bloque presuntamente favorable a la cooficialidad del asturiano: todos, de la izquierda a Foro, lamentan que la ausencia de un calendario y de reuniones clarificadoras desde principios de septiembre ponga en duda la voluntad real del Presidente de llevar todo esto hasta el final.

La portavoz parlamentaria y presidenta del PP, Teresa Mallada, abrió el inventario de reproches posterior a la intervención de Barbón atribuyendo al presidente un tono como de "líder de la oposición" equivocado de escenario: "Parecía que no sabía que estábamos celebrando debate sobre el estado de la región, no ha dado ninguna explicación de por qué Asturias presenta los peores indicadores socioeconómicos del país... Recordaba al debate de investidura" en una "huida hacia delante utilizando temas que no son los que demanda la sociedad asturiana". La falta de explicaciones lleva a la líder popular de regreso a 2019: "No nos puede hacer creer que estamos al inicio de la legislatura". Mientras mantiene su propia mano tendida, Mallada se cree poco la oferta de diálogo de Barbón, porque "pese a que trata de hacer gala de buen talante, siempre acaba encontrando impedimentos que evitan el acuerdo con el principal partido de la oposición".

La portavoz de Ciudadanos, se encontró con "una visión de Asturias que no es la que nosotros compartimos" y no despejó ninguna de sus dudas sobre la inminente negociación del presupuesto para 2022. "Lo primero es que nos presenten el borrador", ha dicho, "para que podamos ver si las propuestas se ven reflejadas de forma disruptiva y novedosa".

Tampoco el portavoz de Podemos, Daniel Ripa, encontró el rastro de "políticas concretas" para el abordaje de los grandes desafíos económicos, sociales o demográficos que Asturias tiene sobre la mesa ni respuestas a su reiterada convicción de que "hay que ampliar la protección social". Lamenta también no haber oído nada diferente a lo que ya sabe sobre la oficialidad y, sobre todo, que "no tenemos un calendario y eso es un problema grave". Tanto, que ya vaticina que con la dejadez de Barbón "probablemente no tengamos esta reforma aprobada en el Congreso de los Diputados al final de la legislatura".

Ni siquiera el socio de investidura del PSOE salió satisfecho del hemiciclo. La portavoz de IU, Ángela Vallina, apreció más complacencia en lo hecho en el pasado que anuncios reseñables de cara al futuro. "Asturias tiene muchos retos por delante y de eso tendríamos que haber hablado hoy, no del pasado", aseguró. Respecto a la oficialidad, lamentó la parte en la que el Presidente pareció despejar la responsabilidad hacia el resto de la cámara: "No se puede dejar la responsabilidad a los demás cuando uno es el Presidente y el Gobierno. Exigimos más seriedad".

También en opinión del portavoz de Foro, Adrián Pumares, no hubo esta mañana "ningún anuncio relevante". Suya es la palabra "decepción" para retratar lo escuchado en la Junta y la comprobación de que desde el primer contacto con el PSOE para tratar de clarificar el modelo de oficialidad, en el que pidió concreciones, no ha recibido ningún detalle más. "No es serio", ha asegurado. El diputado al que se atribuye el voto decisivo para alcanzar los 27 necesarios para aprobar la reforma del Estatuto en la Junta quiso dejar claro que "no soy un verso suelo", que representa a un partido político y que más allá de consideraciones personales será la comisión directiva de Foro la que determine el sentido de su voto en esta cuestión. Pumares censuró también la "tardanza preocupante" del Gobierno en presentar a los grupos el proyecto de presupuestos para el que se pide su respaldo.

El portavoz de Vox, Ignacio Blanco, censuró la "autocomplacencia" de un Presidente demasiado ocupado en "ponerse medallas", cuando de los tres éxitos que mencionó para empezar -el acuerdo con Arcelor, el viaje de pruebas del AVE y la eliminación de las restricciones por la pandemia- "sólo uno depende directamente del Principado". A la carga de nuevo con el asturiano, lejos de retractarse de la campaña antioficialidad en la que su partido señala a Adrián Pumares, invitó al secretario general de Foro a tomar nota de lo dicho ayer por el Presidente: "No cumplir las promesas electorales desprestigia a la política. Si eso se sigue a pies juntillas, no se aprobará la oficialidad, porque Foro dijo en campaña que la medida era innecesaria".

Al final, al presidente del Principado le queda el apoyo de su grupo. La portavoz socialista, Dolores Carcedo, destacó que el discurso del presidente estuvo acertadamente "centrado en el futuro, en lo que hay que hacer" para "aprovechar al máximo las oportunidades que ofrecen los fondos europeos y afrontar la reactivación de Asturias".

Compartir el artículo

stats