El ministerio de Sanidad asegura que Asturias registró en el día de ayer 27 casos de coronavirus. Supone un nuevo ascenso que no es, al menos de momento, alarmante. A pesar de que durante este lunes se produjeron siete ingresos hospitalarios en Asturias la presión hospitalaria no aumenta.

La Consejería de Salud del Principado difundió ayer el balance del covid-19 correspondiente a la semana pasada: 154 casos nuevos, lo que arroja un promedio diario de 22, aproximadamente el doble que en el último tramo de septiembre y la primera semana de octubre. Asturias ha pasado de la situación de “nueva normalidad” a otra de “riesgo bajo”, al rebasar los 25 casos por cada 100.000 habitantes en catorce días. El Principado registraba ayer una incidencia de 26,7 por 100.000, solo mejorada por los 14,6 de Galicia.

El jefe del servicio de Vigilancia Epidemiológica, Ismael Huerta, restó ayer de hecho dramatismo a este incremento de la incidencia: “Este aumento no es inesperado. Esperábamos un goteo continuado de casos. Habrá casos, aparecerán brotes, pero no esperamos nada parecido a las olas anteriores”. La Consejería de Sanidad ha podido cerrar la central de militares rastreadores, pero estos días ha tenido que contratar a nuevos profesionales para este cometido.