Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El debate de orientación: la crónica

Barbón llama a situar a “Asturias en la vanguardia de la revolución industrial”

El Presidente anuncia los cinco proyectos estratégicos con los que el Principado aspira a captar más de 2.900 millones de fondos europeos

Barbón llama al consenso político y social "para que Asturias esté, por primera vez, en la vanguardia de la revolución industrial" Amor Domínguez

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Barbón llama al consenso político y social "para que Asturias esté, por primera vez, en la vanguardia de la revolución industrial" Marcos Palicio

El presidente del Principado hizo ayer una llamada al consenso político y social para que “Asturias esté en la vanguardia de la revolución industrial que ya ha comenzada”, en el arranque del debate sobre el estado de la comunidad autónoma, que continuará hoy en Junta General. Adrián Barbón llamó la atención de que “por primera vez en nuestra historia, estamos en condiciones de liderar una revolución industrial”, en un momento histórico marcado por la necesidad de reactivar la economía tras la mayor crisis sanitaria del último siglo. El discurso, de una hora aproximada, permitió al presidente autonómico avanzar los cinco grandes proyectos estratégicos por las que apuesta el Principado para tratar de captar más de 2.900 millones de los fondos europeos de reconstrucción y, también, defender, en asturiano y en eo-naviego, el compromiso de su Gobierno con la cooficialidad.

Barbón hizo suyas las palabras del reciente premio “Princesa de Asturias” de la Concordia, el cocinero mierense José Andrés, para recalcar, por dos veces, que Asturias “tiene que creérselo” tras, destacó, “arrinconar” la pandemia del coronavirus con una estrategia de vacunación que no vaciló en calificar de “sobresaliente” y que catalogó de “referente en Europa”. El Presidente tuvo palabras de elogio para la única consejera de su Gobierno a la que ha cesado, Carmen Suárez, “que pechó con una situación complejísima” al frente de Educación durante la pandemia. En su repaso por áreas, se refirió al “debate eterno” de las infraestructuras en Asturias y adelantó que “la finalización de la Variante de Pajares no cancela el catálogo de reivindicaciones de mi gobierno al Ejecutivo estatal”. Aseguró que “vamos a seguir dando guerra para rebajar el peaje del Huerna hasta la supresión” y citó entre las asignaturas pendientes el plan de vías de Gijón, la supresión de la barrera ferroviaria de Avilés, la finalización del soterramiento del ferrocarril en Langreo, la ronda norte de Oviedo, la autovía del Suroccidente (A-63) y el eje de La Espina a Ponferrada. “El Gobierno de Asturias las mantiene todas porque no hay una sola que no sea necesaria”, afirmó Barbón.

El principal anuncio presidencial se centró en las prioridades que Asturias trasladará al Gobierno central de cara a los proyectos de reconstrucción y resiliencia, que se financiarán con fondos europeos. De los 204 proyectos registrados por el Principado, que ascienden a más de 5.800 millones, Barbón adelantó que Asturias apuesta por cinco, que suman más de 2.900 millones, después de que la vicepresidenta Nadia Calviño haya pedido una criba a todas las autonomías y una selección sobre sus prioridades. Y lanzó un aviso. Todavía no está ningún proyecto amarrado. “No confundan mis palabras. Aquí nadie canta victoria. Ahora tenemos pendiente la selección definitiva de los proyectos, su puesta en marcha y su gestión”, advirtió Barbón tras lanzar una pregunta al tendido parlamentario, para dar un mayor rango y peso al proyecto anunciado por la familia Mittal y el presidente Pedro Sánchez, en Asturias, el pasado 13 de julio. “Preguntémonos cuántas comunidades pueden citar proyectos similares. ¿Qué hubiera pasado si esta iniciativa no se hubiera anunciado en Asturias y se hubiera realizado en otra autonomía?”, planteó Barbón.

El presidente del Principado citó entre sus objetivos políticos de plazo inmediato la nueva concertación con patronal y sindicatos, de cuya aprobación se manifestó “convencido” y lanzó su primer guiño de cara a la negociación del Presupuesto del Principado de 2022, que comenzará en las próximas semanas, al anunciar que está dispuesto a incorporar ayudas directas a la natalidad, “como llevan pidiendo años” varios partidos del centro derecha, desde el PP a Foro pasando por Ciudadanos. Barbón no vaciló en afirmar que el Presupuesto del próximo ejercicio “es más necesario para Asturias, que para mi gobierno”, que podría legar al término de la legislatura con la prórroga de unas cuentas expansivas como han sido las de 2021, por encima de los 5.300 millones de euros. Pero también admitió que considera estas cuentas clave para que la reactivación económica pospandemia “sea justa, duradera y transformadora”.

Barbón hizo un amplio repaso a la situación sociopolítica de Asturias, en el que citó, por ejemplo, los desencuentros con el Gobierno central, con parada en el conflicto por el lobo. “La protección de la biodiversidad no pueden plantearse a espaldas de quienes conviven con ella”, señaló el presidente autonómico a cuenta de la inclusión del lobo en el Lespre (Listado de Especies Silvestres Protegidas), al tiempo que salió en defensa de “la solvencia científica” del plan asturiano de control del lobo. Calificó de “auténtica piratería” la operación de Alcoa, dejó patente su descontento con Iberdrola y Naturgy, “por su inconcreción a la hora de plantear alternativas a los cierres de Lada y Soto de la Barca” y mostró su preocupación por “el serio problema” del precio de la electricidad. Juzgó “insuficiente” la compensación por los costes indirectos de CO2 y reivindicó “aplicar cuanto antes el mecanismo sustitutorio de las subasta de interrumpibilidad”, así como que se considere el papel de Hunosa como potencial “empresa pública energética”.

Pese a la polvareda que se levantó en el congreso federal del PSOE sobre la cumbre interautonómica promovida por el presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, Barbón confirmó ayer que sí acudirá a la reunión, que tendrá lugar el 23 de noviembre, entre ocho barones autonómicos, tanto del PP como del PSOE, además del regionalista cántabro Miguel Ángel Revilla. “Esto no va de frentes, va de defender Asturias”, zanjó.

40

Debate de orientación política en la Junta General del Principado IRMA COLLÍN

La oficialidad del asturiano también tuvo protagonismo en el discurso de Adrián Barbón, quien, por dos veces, se dirigió al hemiciclo en asturiano y en eo-naviego. Primero para manifestar su “estupor” por quienes “desprecian nuestro patrimonio cultural, diciendo que se trata de lenguas inventadas”, y después, ya al final, de su intervención para confirmar que el Gobierno autonómico “va a mantener su apoyo a la oficialidad” porque es “la mejor manera de evitar la desaparición” de ambas lenguas. Llegado a este punto, Barbón apeló “a nuestra madurez autonómica para dar este paso con serenidad, alejados del tremendismo apocalíptico que extiende la extrema derecha”. El Presidente insistió en que primero toca la reforma del Estatuto, con la cooficialidad incluida, y luego llegará el momento de fijar el modelo, “que va a tener que adaptarse a nuestra realidad, en las escuelas, en la administración y en los medios públicos de comunicación”. Pidió al resto de partidos, que “no tengan miedo” de abrir este debate y llamó a la corresponsabilidad: “Que haya reforma no depende de mí, depende de esta Cámara”, planteó Barbón, quien apeló a la negociación y al acuerdo en Asturias para romper “con la atmósfera tóxica de la política nacional”. Y volvió a expresar su “condena y repugnancia” por la campaña de Vox contra el portavoz de Foro, Adrián Pumares, como ya hiciera en el anterior Pleno.

Los debates de orientación política también suelen servir de plataforma de lanzamiento para las iniciativas que el Gobierno lanzará en los próximos meses. El de ayer no fue una excepción. El Presidente comprometió el plan de choque para aliviar la lista de espera quirúrgica, con 8,2 millones para realizar 8.300 intervenciones; el inicio de las obras en los institutos de La Florida y La Corredoria (Oviedo), el IES Rey Pelayo (Cangas de Onís), la ampliación del colegio de Laviada (Gijón) y la ampliación del plan de rehabilitación energética de edificios, con 47 millones de fondos europeos.

El diseño de un plan autonómico de calidad del aire, las leyes de medidas urgentes administrativas y de empleo público del Principado, el primer borrador de la ley de ordenación integral del territorio (Loita) en este mismo año, la aprobación en el primer trimestre de 2022 de la ley de creación de la Agencia de Ciencia, la reconstrucción de la estación de Pajares con cargo a los fondos mineros y la presentación en el primer semestre de 2022 de la Estrategia de Activación Juvenil fueron algunos de los compromisos anunciados por Barbón para el corto plazo.

Compartir el artículo

stats