La Junta General del Principado ha acogido hoy la segunda sesión del debate de orientación política de Asturias. Tras la intervención exclusiva de ayer del Presidente, Adrián Barbón, hoy le ha tocado el turno de hablar a los portavoces de los grupos políticos de la oposición.

A continuación se reflejan los aspectos más reseñables de las intervenciones de hoy.

Foro plantea que la ley de la oficialidad deba contar con una mayoría reforzada de tres quintos de la Cámara y no incluya la vehicularidad del asturiano

El diputado que tiene el voto decisivo sobre la oficialidad del asturiano puso su cascabel a la cooficialidad amable. Adrián Pumares, portavoz de Foro, acaba de anunciar su disposición a apoyar la reforma del Estatuto de Autonomía. Su primera condición consistirá en que la ley que debe regular la oficialidad deba ser aprobada por una mayoría reforzada, de tres quintas partes de la Cámara autonómica y no por una mayoría simple. El diputado forista insistió en que el objetivo de su partido es la consecución de una oficialidad basada “en la voluntariedad y la no imposición”. El portavoz de Foro también ha pedido una ley de impulso demográfico con ayudas directas a la natalidad y la eliminación del Impuesto de Sucesiones, con una bonificación hasta el millón de euros.

“Se trata de una cuestión de derechos (…) Garanticemos a todo aquel que desee utilizarle ese derecho y respetemos a todo aquel que no quiera hacerlo”, ha planteado Pumares, quien cree que esa mayoría reforzada de la futura ley de uso será garantía de respeto “al principio irrenunciable de la voluntariedad y la no imposición en ninguna de esfera de la vida de los asturianos y asturianas, incluyendo, claro, la vehicularidad de la lengua”. Barbón ha admitido que esta propuesta de Pumares “acaba de cambiar este debate, todo lo hablado hasta ahora queda obsoleto”.

El portavoz de Foro ha defendido la reforma del Estatuto de Autonomía para actualizar las competencias autonómicas “para que no volvamos a quedar en el vagón de cola” y ha planteado la creación de ayudas directas a la natalidad de 150 euros mensuales por hijo “y sostenida en el tiempo”, así como la eliminación del Impuesto de Sucesiones, “bonificándolo hasta el millón de euros”, como condiciones a la reforma estatutaria. El presidente del Principado ha agradecido la iniciativa de Pumares. "Lo podía haber hecho cualquier grupo de esta Cámara", destacó Barbón que recogió el guante. "Ha hecho más un diputado que otro grupo, con diez", contestó Barbón con pulla incluida al PP, unas palabras que provocaron la reacción y queja inmediata de Teresa Mallada desde la bancada popular.

IU acusa a Barbón de "romper amarras con la izquierda para gobernar sin aliados"

"No sé en qué momento se nos rompió el amor". El presidente del Principado venía de escuchar, puede que sorprendido, los términos en los que sus socios de investidura constataban, decepcionados, que con el correr de la legislatura Adrián Barbón "ha decidido romper amarras con el proyecto de izquierdas para gobernar sin aliados". Según la interpretación de la representante de IU, Ángela Vallina, el jefe del Ejecutivo autonómico puede haber llegado a la conclusión de que ha acumulado "un caudal de fuerza política que le permite avanzar haciendo que la geometría variable actúe a su antojo". Era la primera fase de un alegato que pone al presidente de espaldas a los compromisos adquiridos en 2019 y le acusa de tener "abandonada" y "minusvalorada" la alianza por la industria o de gestionar los fondos europeos con "secretismo" y sin contar con las fuerzas políticas ni con los agentes sociales. Lamentó Vallina que la información "superficial" recibida ayer, en el discurso con el que Barbón abrió el debate de orientación política en la Junta, es "la mayor que ha recibido esta cámara de su Gobierno" sobre la estrategia para aprovechar una financiación europea que está siendo gestionada "desde el alejamiento de los sectores políticos", con una "opacidad y desprecio a los acuerdos" que de mantenerse "tendrán su coste a la hora de situar a Asturias" en la vanguardia de la transformación, ha advertido.

Vallina resumió sus decepciones poniendo ante el Presidente el "calvario" de la gestión de la pandemia desde la Consejería de Educación, la necesidad de una intervención del Estado para revertir el "monumental fraude" de la vieja Alcoa -al que Barbón opuso la imposibilidad de hacerlo mientras la empresa esté judicializada- o la consabida visión de IU sobre el inmovilismo de la estrategia demográfica. La despoblación, dijo la portavoz, "no se soluciona de un día para otro, pero hay gestos que contribuirían a poner pie en pared. Y no se trata de comisionados que formulen planteamientos teóricos, sino de buscar soluciones prácticas". También en esto, reprochó, "el Gobierno ha decidido caminar en solitario". Llegó pronto la esperada reprobación de la parálisis del Ejecutivo socialista respecto a la reforma del Estatuto de Autonomía y la oficialidad del asturiano, la falta de respuestas a la propuesta de calendario de tramitación planteada por Podemos e IU". Con cierta desesperación, Ángela Vallina le ha dicho al Presidente que "pongan sobre la mesa los asuntos que deseen, les vamos a decir que sí si obtiene el acuerdo con el resto de los grupos. Hablen con nosotros o no lo hagan, pero hablen con alguien".

La réplica del Presidente, prologada por la reafirmación de su compromiso con "la izquierda transformadora que gobierna", asumió en parte el alegato de su interlocutora, al menos en la parte que la invitaba a reconocer que, habida cuenta de que la suma de PSOE e IU no llega a la mayoría absoluta y de que a veces con Podemos no puede contar, le hacen falta otros apoyos. Echó Barbón la culpa a la pandemia -"es cierto que se ha reiniciado la legislatura"- de su necesidad de "ampliar el círculo de apoyos, porque hay cuestiones que se han convertido en transversales". "En modo alguno", quiso aclarar también, "damos por rota esa alianza" con IU, y propuso una reunión de la comisión de seguimiento del pacto para tratar de recuperar lo que quede de su "amor". El Presidente dejó al pasar su esperanza en que el proceso de "redefinición" en que está inmerso "el espacio político a la izquierda del PSOE" no devenga en el "inmovilismo" y expuso una preocupación, interpretable en clave nacional, sobre "los gobiernos de coalición que con sus crisis permanentes no hacen más que desgastarse y perder elecciones".

En el terreno de las propuestas concretas, Barbón recogió el guante aceptando que el presupuesto de 2022 se edifique sobre los acuerdos de concertación social, que dijo espera tener cerrados para cuando el 2 de noviembre arranquen los contactos de la negociación presupuestaria, y aludió a dificultades de "encaje legal" para no comprometerse a integrar en el Principado las escuelas infantiles para menores de tres años, una promesa de legislatura sobre la que IU le pidió cuentas. "Hay problemas de encaje legal", precisó, "en torno al personal que forma parte de esas escuelas", que ha sido contratado por los ayuntamientos y podría quedar sin trabajo si sus plazas son subrogadas por el Principado. A la mención de los problemas del transporte escolar en la Asturias rural respondió Barbón un proyecto inminente para "doblar muchas de las frecuencias" de las líneas que los escolares comparten con el resto de la clientela "para garantizar una red básica de transporte público en el medio rural que resuelva las demandas de acceso a los centros de bachillerato planteadas en el Noroccidente, pero también a centros sanitarios o culturales..." Se trata, precisó, de "aprovechar las más de mil líneas de transporte escolar que está diseñando el Consorcio de Transportes" y cuyo diseño se comprometió a negociar con IU.

De la parte reprobatoria pasó de inmediato Ángela Vallina a la propositiva, concretada en seis propuestas de acuerdo acogidas mayoritariamente con interés por el presidente del Principado. Además del pacto para los presupuestos basados en la concertación, reclamó otros sobre la atención primaria, la política medioambiental, la revitalización de la alianza por la industria, la política social y educativa y el compromiso inmediato de contar con los ayuntamientos para darles voz en la reforma de la Administración.

Mallada a Barbón: "Asturias solo tiene un problema, su Gobierno"

La presidenta del PP asturiano, Teresa Mallada, ha calificado con un suspenso inapelable y sin matices el último año de gestión de Adrián Barbón. “Asturias solo tiene un problema, su gobierno”, ha reprochado la portavoz del primer grupo de la oposición al presidente del Principado, al que ha querido aclarar que “yo no hablo mal de Asturias, denuncio la absoluta inoperancia de su gobierno. Su gobierno no es Asturias, Asturias no es usted”. El presidente en su turno de respuesta sacó “cifras oficiales” e indicadores para desmentir que la región “esté a a la cola, como usted denuncia”, exigió a la dirigente popular “rigor en el análisis” y retó a Mallada, por dos veces, a que condenase públicamente la ampliación del peaje del Huerna “por una decisión que tomó un gobierno de su partido”.

La presidenta del PP asturiano, Teresa Mallada, ha hecho un repaso a las principales áreas de gestión del Gobierno de Adrián Barbón. En sanidad, denunció “el colapso de la Atención Primaria y las listas de espera para las que anuncia planes de choque que nunca se hacen realidad; en servicios sociales, tiró de las conclusiones del informe Arope para traer al hemiciclo a los 282.000 asturianos que están en riesgo de pobreza en Asturias y preguntó cuál es el modelo en las residencias de anciano y la respuesta “a la soledad de nuestros güelitos, que en Galicia ya tienen resuelta hace años”. Mallada lanzó un dardo al principal anuncio del presidente del Principado: “Estoy perpleja ante su actuación estelar. No ha informado nunca a este parlamento de estos proyectos que se ha sacado la chistera (…) Le puede el teatro”, para arremeter contra indicadores que no dudó en valorar de muy negativos para Asturias como los relativos a parados de mayores de 55 años, la brecha salarial entre hombres y mujeres o el desempleo juvenil. 

55

Los grupos responden a Barbón en la segunda sesión del debate de orientación política Irma Collín

El presidente del Principado tiró de datos y estadísticas oficiales para acusar a la líder popular de falsear las cifras. “En paro juvenil tenemos a cinco autonomías por detrás, en paro femenino hay ocho comunidades autónomas con más tasa de desempleo que Asturias y en mayores de 55 años, asturias es la séptima tasa más baja”. Adrián Barbón contra las acusaciones de sucursalismo de Mallada. “No le compra nadie ese discurso. Este gobierno levanta la voz y tiene narices que venga a hablar del peaje del Huerna cuando fue un gobierno de su signo el que amplió esa concesión. Le reto a que se desmarque de esa decisión y la condene”. No hubo respuesta.

La oficialidad del asturiano llegó en las réplicas y contrarréplicas. “Una lengua oficial es obligatoria. Debe aclarar cuál es su modelo ante la reforma del Estatuto de Autonomía”, afirmó Mallada, que hizo suyas palabras del anterior presidente autonómico, el socialista Javier Fernández, al respecto. En el fuego cruzado de quien tiene más capacidad de diálogo, Barbón presumió de su relación con el alcalde de Oviedo, Alfredo Canteli, y Mallada hizo lo propio con la disposición negociadora con la alcaldesa de Gijón, Ana González, sobre el plan de vías.

Ciudadanos demanda una rebaja fiscal 

La portavoz de Ciudadanos en la Junta ha puesto mucho empeño esta mañana en tratar de sacar del presidente del Principado algún detalle concreto, algo que delimite el contenido de la cooficialidad "amable" que su partido patrocina para el asturiano. Sacó a relucir el "altísimo coste" que ella asocia a la medida y la "crispación" que está generando. Quiso saber de qué habla exactamente Adrián Barbón cuando habla de la oficialidad. En vano. Hablando desde la oposición "amable" a la tentativa de oficializar la llingua, Susana Fernández utilizó parte de su intervención en el debate de orientación política para espolear al jefe del Ejecutivo hacia los matices. "Debe explicar a los asturianos lo que implica el modelo que pretende vendernos", dijo la diputada desde la conciencia de que "si el asturiano es oficial, cualquiera puede usarlo para impartir una clase o exigir que todos los instrumentos de comunicación con la Administración estén en asturiano. Y eso conlleva unos costes incalculables. Se lo digo porque lo sé, porque me dediqué muchos años a eso. No puede obligar a que estos diputados voten algo que no saben lo que va a suponer para los ciudadanos".

Su intento, en una sesión en la que los partidarios de la oficialidad exigen calendario y sus antagonistas explicaciones, volvió a tropezar con la repetición de un discurso en el que Adrián Barbón despejó las responsabilidades desde la tribuna en todas las direcciones. La portavoz mentó a los expresidentes y exconsejeros socialistas que reniegan de la oficialidad -Juan Luis Rodríguez-Vigil, Jesús Arango- y Barbón se agarró a los postulados aprobados "por amplia mayoría" en el último congreso regional de su partido. El modelo será, mantuvo el Presidente, "el que decida esta cámara en el futuro", y la posición del PSOE apunta hacia la versión "más amable, voluntariosa y tendente al diálogo con los sectores implicados. Nunca vamos a ser el refugio de los radicales, seremos la garantía de la moderación". Hasta ahí. Repitió su intento de búsqueda de una oficialidad "que tienda a los elementos más voluntarios", que delimite el lugar de la llingua en la escuela y se niegue a exigirla a los médicos o las enfermeras... También dejó al pasar su duda sobre la posibilidad de que se alcancen los 27 votos que se requieren para la reforma del Estatuto de Autonomía, eso que el bloque partidario de la oficialidad da por hecho. "No lo tengo nada claro".

Los grupos responden a Barbón en la segunda sesión del debate de orientación política IRMA COLLÍN

"Tenemos la región más débil, desfavorecida e irrelevante de la historia", proclamó Susana Fernández, convencida de que "en estos momentos de recuperación resulta difícil afianzar la actividad económica sin una rebaja impositiva", o de que "la captación de empresas se consigue con estímulo, mayor seguridad jurídica, menos burocracia y, sobre todo, una presión fiscal en la media del país y las regiones con las que competimos". 

El presidente, sin embargo, esquivó igualmente esa demanda de rebaja impositiva que la portavoz naranja argumentó con la necesidad de "revertir una política fiscal que está ahuyentando a empresarios y ahorradores". Requirió Susana Fernández, ya para el presupuesto de 2022, una bajada de impuestos "que frene fuga de patrimonios, aliente el consumo y la actividad empresarial y nos acerque a la equidad impositiva en España". Para decir que no sin decirlo expresamente, Barbón se limitó a rebatir los hechos . "Una cosa es que puedan marcharse personas físicas y otra que se vayan empresas por cuestiones impositivas. No tienen nada que ver. No hay diferencias entre nuestros impuestos relacionados con las empresas y los de otras comunidades autónomas". Y si es verdad que en 2019 se fueron más empresas de las que llegaron a Asturias -vinieron 80 y se fueron 90-, la relación fue inversa y favorable en 2020. "Llegaron 129 y se marcharon 106".

En un intercambio que renunció a hacer sangre del conflicto que ha partido por dentro al grupo parlamentario de Ciudadanos, Barbón dejó su descreimiento respecto a la solución inminente del "complejo" cambio de modelo de financiación autonómica -"no se va a reformar este momento", dijo señalando la evolución económica que dificulta la inyección de fondos adicionales al sistema- y un anuncio respecto a lo que queda del fondo autonómico para las ayudas del covid. Los 43 millones que quedan de los cien de la dotación total se desbloquearán "en el próximo Consejo de Gobierno", avanzó Barbón, con la única excepción de las de cultura y de acuerdo con un sistema de reparto acordado con los grupos parlamentarios "para hacerlo más sencillo y que llegue de forma mas rápida" a los sectores más afectados por la pandemia.

Podemos exige "más avances sociales"

Podemos reclama a Adrián Barbón un discurso “menos triunfalista y complaciente” sobre la situación de Asturias y exige “más avances sociales” para lo que queda de legislatura, como la oficialidad, la gratuidad de las escuelas para menores de tres años y más recursos para poner freno a las listas de espera en la sanidad. El presidente del Principado ha sido claro en su respuesta. “Le escucho sus propuestas y me salen miles de funcionarios más. Tan importante como que el Estado de Bienestar sea robusto, es que sea sostenible”. Tanto Adrián Barbón como Daniel Ripa se emplazaron a la negociación sobre el Presupuesto del próximo año, sobre el que el presidente avanzó que “habrá que cuadrar porque contaremos con cientos de millones menos”. El Presidente también anunció que la negociación de las próximas cuentas arrancará la próxima semana, el 2 de noviembre. Ambos discreparon sobre la urgencia de los plazos en la oficialidad. “Hacen falta 27 votos y a día de hoy no los veo garantizados”, precisó Barbón.

Ripa anunció que Podemos planteará en la próxima negociación presupuestaria la gratuidad de las escuelas para niños de 0-3 años, tras el precedente del acuerdo en el ayuntamiento de San Martín del Rey Aurelio, como un mensaje “en la comunidad donde menos niñas y niños nacen”. El portavoz de Podemos en la Junta General advirtió del “problema estructural” en la atención primaria y en las listas de espera, que ya existía antes de la pandemia del covid, y reparó en el aumento de las tasas de pobreza y de la desigualdad en Asturias. “Asistimos a un empobrecimiento estructural (…) Hablamos de hambre”, planteó el diputado del grupo parlamentario morado, que llamó a acelerar los trabajos para la reforma del Estatuto y la aprobación de la oficialidad del asturiano. “Triunfalismo ninguno”, replicó Barbón, quien señaló datos positivos, como la menor tasa de paro en septiembre pasado “desde 2008” o el aumento de la producción industrial y de las exportaciones. “Esos datos no tapan algunos de los que usted cito”, admitió Barbón.

El presidente del Principado concedió que “la socialdemocracia está de moda” pero se desmarcó de las exigencias sociales de Podemos. “Echo números con sus propuestas y me salen muchos miles de funcionarios. ¿Cómo los pagamos?”, rebatió Barbón, quien aseguró que “no estoy dispuesto a endeudarnos más”. El presidente del Principado también aclaró que “no es sostenible” elevar el salario social básico a los 1.000 euros. “No tenemos esa capacidad”, aseguró el presidente del Principado, que puso distancia de por medio con las urgencias de Podemos para la aprobación de la oficialidad. “No tengo nada claro que la reforma del Estatuto cuente con 27 votos. Habrá que ver qué requisitos pide el disputado voto del portavoz de Foro”, esgrimió Barbón quien, no obstante, sostuvo que “el no a la oficialidad es absolutamente minoritario y lo digo con certezas”. 

Vox Asturias califica de "vergüenza" el "abrazo del oso" entre Pumares (Foro) y Barbón sobre la cooficialidad

Vox califica de "vergüenza" el "abrazo del oso" entre Pumares y Barbón por el astuirano

El portavoz de Vox en la Junta General del Principado, Ignacio Blanco, ha calificado de "vergüenza" el arranque de la sesión de tarde de la segunda jornada del Debate de Orientación Política en el que el portavoz de Foro, Adrián Pumares, ha anunciado su apoyo a la reforma del Estatuto de Atonomía incluyendo la oficialidad del asturiano si se aceptan una serie de condiciones.

Para Blanco, el agradecimiento del presidente, el socialista Adrián Barbón, a su anuncio y la invitación a reflexionar también a Izquierda Unida y Podemos sobre las condiciones, incluidas reformas de carácter fiscal, evidencian un "abrazo del oso" entre Pumares y Barbón, con el objetivo, cree, de retrasar el proceso para que no se lleve a cabo.

"No sabían cómo salir del lío en el que se han metido entre los dos", ha dicho, ironizando con que el propio presidente hubiese ayudado a redactar la intervención del portavoz de Foro, e incluso apuntando la posibilidad de que hayan negociado la Alcaldía de Gijón para la presidenta de Foro y exalcaldesa, Carmen Moriyón.

Asimismo, Blanco ha agradecido intervenir en último lugar en el debate --turno que le corresponde como representante de la formación con menor representatividad del parlamento autonómico--, para poder dar su opinión sobre el anuncio de Pumares que, aseguró, le hizo cambiar la intervención que tenía prevista.

El diputado de Vox, asimismo, ha reiterado su posición contraria a la oficialidad y ha aseverado que "no hay alternativa a la obligatoriedad". "Me encantan los bables, no quiero una sola lengua para toda Asturias", ha apuntillado, añadiendo que la lengua natal de los asturianos "es el español".

Según Blanco, "el señor Pumares descubre que el voto de un diputado puede determinar la reforma del Estatuto después de 40 años", al tiempo que ha acusado al presidente del Principado de "mentir" a los asturiano o no conocer "las consecuencias jurídicas de las promesas electorales que hace" relativas a la cooficialidad.

Por otra parte, el diputado de Vox reprochó a Barbón la "autocomplacencia" de su intervención de este lunes sobre la gestión y los planes de su Ejecutivo. "No faltó medalla que se colgara ayer", le dijo, criticando que se refiriese como méritos de su gestión a actuaciones que son ajenas a sus competencias.

Además de agradecer que Barbón no le incluya en sus negociaciones, "eso sí, de forma afable", Ignacio Blanco ha sostenido que quienes no votan a Barbón son los 105.000 asturianos que se fueron a buscar trabajo fuera de Asturias, en muchos casos a ese Madrid "que tanto critica".

El diputado de Vox, que en varios momentos recriminó al presidente que mirase el móvil durante su intervención, hizo también referencia a las tasas de paro, a las consecuencias de la descarbonización express para la industria asturiana, o a lo que considera déficit en políticas públicas en el ámbito educativo, sanitario o de servicios sociales.

Asimismo, ha instado a Barbón a explicar "cuál es el 'plan b' si no llegan los 2.900 millones de fondos europeos". "El futuro de Asturias no pasa por las políticas del PSOE, que solo siguen implantándose porque aquellos que no le votan marcharon de Asturias", ha remarcado.