Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Doble tragedia en el accidente de Villaviciosa: otro siniestro había dejado incapacitada a la conductora y la familia de su cuidadora busca ayuda para repatriarla

Despiden en Oviedo a Ángeles Álvarez | La familia de Marleny de León, amiga y cuidadora de la conductora, sufre “dificultades” para repatriarla a Guatemala

Familiares y allegados de María de los Ángeles Álvarez, en la capilla ardiente. En el recuadro, Marleny de León y María Ángeles Álvarez. IRMA COLLÍN

“Parece como si estuviese predestinada a morir en la carretera”, aseguró este martes en el tanatorio de Los Arenales de Oviedo un amigo íntimo de María de los Ángeles Álvarez García, la mujer con discapacidad que falleció junto a su cuidadora, Marleny de León, en el brutal accidente registrado en la Autovía del Cantábrico entre Rodiles y Villaviciosa, en la noche del pasado domingo. Lo dice porque la ovetense, de 60 años, había sufrido un gravísimo accidente de tráfico en el Bierzo en los años noventa que le causó la lesión medular que fue limitando su movilidad hasta tener que recurrir a una silla de ruedas. Arquitecta de profesión –obtuvo el título en Valladolid, en los años ochenta–, después de aquel accidente todavía realizó algunos trabajos para la Junta de Castilla y León, indicó su hermano, Javier Álvarez, pero tuvo que dejarlo y se le concedió una gran invalidez. “Tuvo muy mala suerte. En el accidente de tráfico todos quedaron ilesos salvo ella. Soportó todo el sufrimiento con una gran entereza, y le dieron muy poco por aquel accidente”, indicó uno de sus amigos más cercanos.

“Era una mujer muy positiva”, añadió este mismo amigo, el abogado Luis Moreno. No se había resignado con sus dificultades de movilidad y realizaba todo tipo de actividades. Se desplazaba a bordo de una silla de ruedas eléctrica que le permitía una gran autonomía. Seguía conduciendo y encontraba tiempo para cuidar a su madre, ya muy mayor.

Hace tres años, irrumpió en su vida Marleny de León Toj, una joven guatemalteca que, más que una cuidadora, se había convertido en una amiga “muy querida, insustituible” que la acompañaba a todas partes. Ambas mujeres se profesaban un gran cariño, como puede apreciarse en las fotografías que atestiguan que viajaban juntas y sonrientes en numerosas ocasiones. La diferencia de edad y origen cultural no fueron obstáculo para que entablasen una gran amistad. Precisamente el domingo regresaban a Oviedo, donde vivían, tras una de esas salidas.

Marleny de León y María Ángeles Álvarez.

Marleny de León y María Ángeles Álvarez.

Más hipótesis

Numerosas personas se acercaron este martes al tanatorio de Los Arenales para dar el pésame a la familia. El hermano de María de los Ángeles indicó que, aparte de las hipótesis ya apuntadas –a saber, la distracción al volante o un desvanecimiento de la conductora–, la Guardia Civil está sopesando otra posibilidad para explicar el brutal siniestro: que María de los Ángeles Álvarez hubiese tratado de esquivar a algún vehículo que irrumpiese en su carril, saliéndose de la calzada en el intento con las terribles consecuencias ya conocidas. “Determinar las causas del accidente va a ser complejo”, resaltó el hermano de la fallecida.

María de los Ángeles fue incinerada tras la celebración de la palabra en la capilla del tanatorio, que tuvo lugar a las seis menos cuarto de la tarde de este martes y a la que asistieron numerosos familiares y amigos que quisieron dar su adiós a la fallecida y arropar los familiares.

12

Fallecen dos mujeres en un grave accidente múltiple en Villaviciosa Ángel González

Mientras tanto, la familia de Marleny de León buscaba este martes la manera de repatriar el cadáver a Guatemala, donde viven su madre y un hermano, entre otros familiares. En Asturias, un primo de la joven, Eduardo de León, admitió “dificultades” para trasladar el cadáver al otro lado del Atlántico. “Hemos hablado con un abogado y estamos esperando para poder llevarla para allá. Estamos teniendo muchas dificultades, no tenemos apoyo de nadie”, indicó este familiar de la joven fallecida. El hermano de María de los Ángeles Álvarez se ofreció este martes a ayudar a la familia “en lo que pudiese” para la repatriación.

La joven guatemalteca, de 22 años, iba a obtener el permiso de residencia en España el mes que viene, según aseguró Violeta Morán, esposa de un primo de la fallecida, Manuel de León. Y en diciembre tenía pensado regresar a Guatemala para visitar a su madre y su familia por primera vez en mucho tiempo. La joven quería aprovechar su estancia para estudiar y labrarse un futuro. En Guatemala había estudiado para perito contable, según aseguraron sus familiares, quienes destacaron también la estrecha relación que tenían María de los Ángeles Álvarez y Marleny de León.

Compartir el artículo

stats