Se saltó el confinamiento 9 veces durante el estado de alarma, pero como ha dicho el Tribunal Constitucional, su acción no puede considerarse un delito. Y por ello, hoy ha quedado anulado el juicio que iba a llevarse a cabo en el juzgado de lo Penal número 3 de Oviedo.

La Fiscalía del Principado de Asturias ha optado por retirar la acusación contra un ovetense que se negó a acatar el confinamiento impuesto durante el primer estado de alarma decretado por el Gobierno por la covid-19. La Policía le paró en la calle Fuente de la Plata de Oviedo en una jornada del mes de abril y dado que ya había sido sancionado administrativamente hasta en ocho ocasiones, esa vez se le detuvo por desobediencia. Ahora el Ministerio Fiscal considera que la desobediencia fundada en una norma nula no constituye una infracción, pues esto vulneraría el principio de legalidad penal.

Por eso, el Ministerio Fiscal procedió a la retirada de la acusación antes de que diera comienzo la vista oral, señalada esta mañana en el Juzgado de lo Penal nº 3 de Oviedo. Se trata del primer supuesto en Asturias desde la sentencia del TC, fechada el pasado mes de julio. 

El hombre estaba acusado inicialmente de un delito de desobediencia grave a los agentes de la autoridad. En octubre del pasado año se había formulado la acusación contra él solicitando una pena de multa de 9 meses, a razón de 8 euros al día, por no cumplir la limitación de circulación por la vía o espacios públicos, tal como había declarado el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por la covid-19. Sin embargo, la sentencia del TC declara la inconstitucionalidad y nulidad de este apartado, por lo que las sanciones que se pudieran derivar de su posible infracción se convierten en nulas, atendiendo a los preceptos constitucionales.