Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El abogado de uno de los supuestos sicarios de Ardines: "No hay pruebas para condenar a mi cliente"

Cinco hombres y cuatro mujeres formarán el jurado popular que juzgará el asesinato del concejal de IU de Llanes a partir del martes | Un hombre y una mujer serán los suplentes

El abogado Fernando Barutell entra esta mañana en la Audiencia Provincial, en Oviedo, para seleccionar al jurado en el caso Ardines

El juicio por el asesinato del concejal de IU en Llanes Javier Ardines comienza el próximo martes y esta mañana se ha seleccionado a los nueve miembros del jurado popular que decidirán la si los acusados son culpables o no y a sus dos suplentes. El jurado estará compuesto por cinco hombres y cuatro mujeres. Los suplentes, por su parte, son un hombre y una mujer. Los representantes de la defensa y de la acusación han sido los encargados de decidir entre los 24 candidatos que han acudido a la Audiencia Provincial de Oviedo. Una vez elegidos, abogados de la defensa han explicado que la selección se ha hecho "sin motivo aparente", es decir, que ninguno de ellos tenían ningún impedimento de los que la ley recoge para dejarlos fuera o, al menos, las alegaciones que se presentaron contra ellos no fueron atendidas y por lo tanto acusación y defensa recusaron a los que consideraron oportunos. Estos mismos abogados han insistido en que es la acusación la que tiene que demostrar la culpabilidad de sus defendidos.

Este jurado popular tendrá que decidir la culpabilidad de los cuatro acusados por el asesinato del concejal, que tuvo lugar el 16 de agosto de 2018 y por el que se enfrentan a una pena individual de 25 años de prisión. Los acusados son Pedro Nieva, supuesto inductor del crimen; Maamar Kelii y Djilali Benatia, acusados de ejecutar el crimen por dinero, y Jesus Muguruza, al que se le atribuye un papel de intermediación. El encargo de asesinar a Ardines habría salido supuestamente de Nieva y la razón es la relación que éste mantenía desde hacía 30 años con su esposa. Muguruza, por su parte, fue el que supuestamente intermedió con Kelii y Benatia para encargarles el crimen.

Fernando Barutell, abogado de Maamar Kelii, aseguró antes y después de proceder a la selección del jurado que su defendido es inocente: "Estamos ansiosos por que empiece, sobre todo mi cliente, que tiene ganas de dar las contestaciones oportunas y ver las pruebas que hay frente a él. Desde el principio y hasta el final, y seguramente el jurado así lo acordará que no queda más que dictar una sentencia absolutoria, no hay ni el más mínimo indicio probatorio con cierto peso que justifique la pena solicitada por el Ministerio Fiscal y por la acusación particular", sostenía el letrado.

Para Barutell, que se posicionara el teléfono de su defendido en el lugar de los hechos no tiene porque significar que sea culpable: "De haber hay un dispositivo móvil que se ubica en un lugar y, de momento, salvo que alguien me diga lo contrario, los dispositivos móviles no van inherentes a un cuerpo humano, es decir, yo el teléfono móvil que llevo en el bolsillo está a nombre de mi mujer y, de hecho, he cogido por error el de mi mujer, es decir, lo de los móviles se dará la justificación oportuna de por qué está ese móvil ahí, móvil que por cierto no volvió a funcionar desde ese día".

Tampoco le da la más mínima importancia a la declaración que le inculpa de Djilali Benatia, puesto que, asegura Barutel, "ha dicho una cosa y su contraria": "En su libertad ha dicho una cosa y su contraria. La posición hoy de Djilali, a la vista de su escrito de conclusiones provisionales de su defensa, niega categóricamente los hechos y dice que ha sido coaccionado por la Guardia Civil. Dice una cosa y la contraria. Veremos a ver qué dice el lunes", añadía.

Tan seguro está de la inocencia de su defendido que Barutell no teme en absoluto que sea un jurado popular el que juzgue los hechos a pesar de la repercusión mediática que va a tener este juicio: “No, al contrario, soy un gran defensor de la libertad de expresión y creo que los jurados, aparte de lo que puedan ver en sala, que es muy interesante y es su obligación estar atentos, cualquier cosa que se les pueda escapar siempre ayuda”.

Por su parte, el abogado Javier Beramendi, que defiende a Pedro Nieva, supuesto inductor del asesinato al encargar presuntamente la muerte de Ardines ante sus sospechas de que el edil mantenía una relación extraconyugal con su esposa, ha explicado que también acudirán a la vista "tranquilos".

Compartir el artículo

stats