Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Trece jóvenes científicos en el extranjero piden entrar en los laboratorios asturianos

Universidad, FINBA y Oceanográfico se quedarán con los diez mejores talentos de fuera captados

Un laboratorio de la Universidad de Oviedo. | Irma Collín

Trece jóvenes investigadores que trabajan a día de hoy en el extranjero quieren hacer ciencia de alto nivel desde Asturias. El programa “Margarita Salas Joven”, que lanzó el mes pasado el Gobierno del Principado para atraer y contratar a diez profesionales con una experiencia posdoctorado de al menos dos años fuera de España, cubrirá las plazas ofertadas al haber recibido un total de trece solicitudes, que ahora se encuentran en proceso de evaluación.

El Consejero de Ciencia, Innovación y Universidad, Borja Sánchez, se muestra satisfecho con la resolución de la convocatoria, que forma parte de un ambicioso plan de captación de talento, con dieciséis contratos previstos para este año: diez para jóvenes, cuatro para seniors y dos para retener científicos.

“Hacemos una buena valoración de la aceptación que ha tenido esta convocatoria en cuanto a número de solicitudes; sobre todo, teniendo en cuenta que uno de los requisitos que se pide es tener dos años de experiencia investigadora posdoctorado en el extranjero. Y con la pandemia hay muchos investigadores que no han podido realizar estancias internacionales”, resaltó el titular de Ciencia, Borja Sánchez. “Hay que pensar que diez contratos de retorno –abundó– son muchos y confiamos en que este personal investigador pueda continuar posteriormente con otro tipo de contratos como los Ramón y Cajal”.

Gráfico

Los trece solicitantes, entre los que serán elegidos diez, han pedido incorporarse a los laboratorios de la Universidad de Oviedo, la Fundación para la Investigación y la Innovación Biosanitaria de Asturias (FINBA) y el Instituto Oceanográfico de Gijón, perteneciente al CSIC. Según detallan fuentes de la Consejería de Borja Sánchez, los investigadores aspirantes a las ayudas cubren prácticamente todas las áreas del conocimiento: desde ciencias de la salud y ciencias puras hasta ingenierías y artes y humanidades. El propósito del Principado es que los diez nuevos investigadores se incorporen a las instituciones asturianas antes de que finalice el año, una vez sus trayectorias y proyectos de investigación sean evaluados por un comité de expertos externo. La cuantía máxima de las ayudas convocadas asciende a 1,14 millones de euros de aquí a 2023. Los científicos deben contar, además, con el aval de la institución investigadora que les acogerá.

Tres líneas de ayudas

“Margarita Salas Joven” es una de las tres patas de las que consta el nuevo plan asturiano de atracción y retención de talento científico, inspirado en el exitoso modelo catalán Icrea. La línea de ayudas enfocada a retener científicos que desarrollen su actividad en el Principado dentro de los programas de excelencia nacional “Ramón y Cajal” y “Miguel Servet” está también cerrada y ha recibido diez solicitudes para dos plazas. Su resolución se conocerá en los próximos días. Igualmente, la “Margarita Salas Senior”, la más potente de todas, concluyó este viernes el plazo para optar a ellas. Está concebida para atraer a cuatro investigadores de máximo nivel internacional. Entre otros requisitos, los solicitantes deben haber desarrollado su actividad profesional en centros extranjeros durante un periodo de al menos diez años en los últimos 15. Cada beneficiario recibirá una dotación de 75.000 euros anuales y algo más de 168.000 en tres años para contratar personal y poner en marcha su laboratorio.

El Consejero de Ciencia, Borja Sánchez, es consciente de que el plan al completo es “mejorable”, pero asegura que “lo importante era desplegarlo ya”. Sobre todo, por lanzar un mensaje a la sociedad: “Después de la crisis sanitaria, invertimos más en I+D”. Entre los planes de Sánchez para mejorar el programa están ampliar de tres a cuatro años los contratos, como hace el Consejo Europeo de Investigación (ERC), y buscar la forma de incentivar a los centros de investigación que consigan estabilizar al personal científico captado con fondos regionales. Ya que, como puntualiza el Principado, la labor de ofrecerles una carrera a largo plazo en Asturias corresponde a las instituciones receptoras de talento.

Compartir el artículo

stats