Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro Nieva, antes del crimen: "Me habéis destrozado la vida, Ardines me ha robado el amor de mi vida"

Un agente de la UCO relata cómo el presunto instigador llegó a encargar el crimen: "Se sentía abandonado como un juguete roto".

Pedro Luis Nieva.

El juicio por el asesinato del concejal Javier Ardines está desnudando todos los aspectos de la vida privada de los cuatro acusados. Este jueves se ha sabido, por ejemplo, que Pedro Luis Nieva, el presunto instigador del crimen, tenía unos gastos fijos mensuales de 4.500 euros, los pagos que tenía domiciliados y que él iba ingresando previamente en su cuenta. Ese dinero era “de una procedencia que no consta, una cantidad excesiva, bastante alta, que se supone que emanaba de su actividad laboral”, indicó un agente de la UCO que estudió las cuentas de los implicados. Entre esos gastos constaba, por ejemplo, el pago de la aplicación Sherlock, para seguir en tiempo real la trayectoria de una baliza, la que supuestamente colocó en el BMW de su mujer Katia, para conocer todos sus movimientos. Las cuentas de los otros acusados reflejan una realidad de lo más duro. En la cuenta de Jesús Muguruza no había movimiento alguno. En la de Djillali Benatia, se reflejaban dos únicos ingresos, por sendas nóminas mensuales. Maamar Kelii no tenía cuenta alguna a su nombre.

Este mismo agente de la UCO analizó el contenido del teléfono de Pedro Luis Nieva, incluidos los WhatsApps, que ilustran sobre su estado de ánimo cada vez más belicoso hacia Javier Ardines. “Pedro es una persona enamorada de su mujer, así se lo transmite a ella y a otras personas, como su hermana y su cuñado, el hermano de su mujer”, indicó el agente. Al conocer la infidelidad, “no sabe qué hacer, porque la quiere a su mujer con toda el alma. Durante mucho tiempo sigue dándole vueltas a cómo solucionar la situación”. Evidentemente, “es celoso y existe un control, como el 27 de julio de 2018, cuando, antes de marcharse de casa a las ocho y media de la mañana echa un vistazo al móvil de su mujer y ésta se lo echa en cara, diciéndole que, si quiere verlo, se lo pida”. La decisión de su mujer de volver a Llanes en el verano de 2018, “le descoloca completamente, y si ya es celoso, se agrava”.

Tras la grabación que hizo a su mujer y a Ardines el 8 de diciembre de 2017, en la Sidrería Muros de Nueva de Llanes (una grabación que no fue casual, dijo taxativamente el agente, en contradicción con lo afirmado por Nieva), entró en una cantidad ingente de páginas web que ofertaban cámaras para vigilar subrepticiamente: espia.2, espiamos.com, el detecitivedelespia.com, lacasadelespia.es, territorioespia.com, cámaras-espia, segurimas.com, lacamaraespia.com; unas búsquedas que se prolongaron durante los meses de enero y febrero de 2018, e incluso en junio de ese año. También se interesó por una clínica vizcaína que realizaba pruebas de paternidad.

La aportación de este agente de la UCO fue su interpretación de los mensajes de WhatsApp entre Nieva y su mujer, que permiten hacer un seguimiento de la evolución de la crisis hasta el asesinato de Ardines. “Los mensajes después de la grabación a su mujer muestran el dolor que siente tras conocer que le han engañado, lo roto que se siente por dentro e intentado encontrar respuestas. En muchos mensajes dice ‘me muero’, que es una prueba de lo desesperado que está”, indicó el agente. Algunos mensajes traídos a colación por la fiscal Belén Rico ilustran sobre ese estado de ánimo: “Puedo sentir cómo me olvidas, me muero por dentro”, “Muerto de pena y de dolor”, “Vivo por ti y para ti, sigo enamorado de ti, sin ti me moriré de pena”, “Te he querido más que a mi vida, recuérdalo siempre, mi amor”, “Te quiero tanto que lo voy a dar todo por volver a enamorarte como cuando éramos novios”, “Siento cómo te me escapas entre los dedos, me muero si te pierdo y sé que te perderé”, “Te escapas de mis brazos, me muero”, “Tú eres mi punto devil (sic), todo lo demás no me importe, ni mi propia vida”, todos mensajes en los que Nieva muestra su dependencia y incapacidad de llegar a una solución.

Todo se precipita cuando Katia decide volver a pasar el verano en Llanes. “Katia insinúa la posibilidad de poder acercarse a Llanes a hacer un pago y él le llega a proponer que él ingrese el dinero en la cuenta”, dijo el agente de la UCO. En otro momento, llega a preguntarle por qué está conectada, lo que demuestra su obsesión por controlar en todo momento a su pareja. “A él le cuesta mucho admitir que Katia siga negando la infidelidad, quiere conoce con toda profundidad lo que ha ocurrido y ella se lo niega. Katia intenta quitarle hierro a lo sucedido y le manda mensajes diciéndole lo mucho que le quiere”, recordó. Sin embargo, no sirve de nada. Katia le envía a Pedro una foto de ellos dos enmarcados por un corazón y él le responde mandándole una foto de ella junto a Javier Ardines.

A partir de junio de 2018, cuando Katia manifiesta su intención de pasar las vacaciones en Llanes, el enfrentamiento vuelve a recrudecerse. Ella llega a decirle: “Me estás martirizando”. El agente de la UCO no pudo ser más explícito: “Katia se encuentra desbordada. Él le corta el acceso al dinero. No le da dinero para la consulta del dentista. Le dice: ‘Que te dé el número de cuenta y se lo ingreso yo’. Ella le dice que quiere dinero para comprar algo y él le dice que abra el armario. La castiga por la infidelidad, y que no tenga el mismo nivel de vida”. Los mensajes de la mujer son cada vez más terribles: “Déjame en paz, sigue con tu vida, soy una puta”. Nieva llega a hacer público la relación entre ella y Ardines, primero a la hermana de Nieva y al hermano de Katia, luego en Facebook, de forma que, al menos el entorno de su mujer, llega a conocer lo que ha ocurrido. Ella le echa en cara que, lo de no darle dinero, es porque se va a ir a Asturias, también que la infidelidad sea vox populi. “Yo como una imbécil, sin saber que lo sabía todo el mundo, ya has terminado de hundirme. Eso es lo que querías, que se enterara todo el mundo, yo he quedado como una gilipollas”, llega a decir ella.

El agente de la UCO resaltó sobre todo un mensaje muy importante. “Le echa en cara que se haya ido a Llanes después de lo que había pasado, estando él (Ardines) cerca”, resaltó. El mensaje habla por sí mismo: “Te piensas ir a Asturias sin mí y estar todo agosto, como si no hubiese pasado nada”. Los mensajes de Nieva se hacen cada vez más duros: “Destrozadme, os ha dado igual a los dos, solo os ha interesado pasároslo bien”. La situación alcanza su máxima tensión el 5 de agosto de 2018, cuando Katia viaja a Llanes para pasar el verano y él la sigue una hora después. “Te has ido a Llanes con tu amante”, le espeta él. Y más que molestarle que se haya ido, le enciende más aún que ella no le haya dicho que se quede en Llanes y le deje marchar. Durante la discusión deciden separarse. Más tarde, él le pregunta: “¿Se lo has dicho a tu familia?”. Y ella responde: “Primero hay que hablar con los críos”, pasando a discutir luego quién se va a quedar en el domicilio. Más tarde, Nieva recula y trata de reconciliarse. Ella le dice: “¿Cómo te iba decir que te quedases si llegaste echándome en casa todo? Te tuve miedo. Tenías una cara que parecía que querías matarme”. Nieva llega a reconocer que está desbarrando: “Esto es imposible, voy a terminar mal y lo sé, pero ya no me importa nada”. En un momento dado llega a decirle a su mujer: “Me habéis destrozado la vida entre los dos”.

Es ese mismo día, al llegar a Amorebieta, cuando envía a la mujer y la hija de Ardines la grabación que ha hecho a los amantes, desatando una tormenta. “Evidentemente es un acto de venganza”, aseguró el agente de la UCO. “Le quería hacer daño a él, no a ti, a ti siempre te he querido, y te había perdonado. Me sentía utilizado, despreciado, abandonado como un juguete roto”, llegó a mandar a su mujer. Ella termina echándole en cara que está obsesionado con Ardines, a lo que él contesta: “Será porque me ha robado al amor de mi vida”. En opinión de este agente, Nieva “tenía el temor de que pudiese producirse un nuevo encuentro entre Ardines y Katia”, que reanudasen el “veranazgo” que llevaban disfruntado desde hacía treinta años. Katia llega a echarle en cara el haber enviado la grabación a la mujer y la hija de Ardines. “Romper dos familias por una puta conversación, por hacer daño, por odio”. A lo que él respondió: “Solo te preocupa tu relación con Javier”. Nieva llega a reconocer en ese momento: “Mi vida está acabada, él me ha robado la vida que teníamos juntos”. Sobre el resto de las conversaciones, la fiscal y el agente de la UCO recordaron la frase del día del crimen, en la que Katia preguntó a su marido: “Pedro, ¿qué has hecho?”. Nieva estuvo durante este jueves más atento que nunca, tomando notas durante las casi cinco horas de sesión.

En la vista de este jueves, declararon otros dos agentes que realizaron la inspección ocular del crimen y que, a preguntas del letrado de la acusación particular, Antonio Pineda, admitieron que el lugar donde se produjo el asesinato era perfecto para una emboscada. También declaró dos agentes que participaron en el registro de la casa de Maamar Kelii, uno de los cuales también realizó el informe sobre el vehículo de Djillali Benatia, que fue visto en un peaje de la Variante Sur de Bilbao a las siete y media de la mañana del día del crimen. Este agente de la UCO aseguró que había 202 kilómetros desde el lugar del crimen y el citado peaje, y que el vehículo pudo realizar ese trayecto a una media de 133 kilómetros por hora. Los letrados de las defensas pusieron el acento sobre el hecho de que el vehículo no fue visto no en Cantabria ni en Asturias y que el cálculo de la Guardia Civil no responde a la realidad. “¿Cómo es posible que recorriesen a esa velocidad un tramo plagado de peajes, radares y limitaciones a 80 kilómetros por hora?”, se pregunto Adrián Fernández, abogado de Benatia.

Compartir el artículo

stats