Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Inquietud en Asturias al aumentar los ingresos en hospital, especialmente entre vacunados

El HUCA solicita a Salud que vuelva a abrir Cabueñes y el San Agustín para casos covid | Sanitarios y mayores de 60, llamados para otra dosis

Exteriores del HUCA. Miki López

Después de varias semanas de tranquilidad en Asturias, el covid-19 ha vuelto a sembrar inquietud. En solo dos días, en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) se han registrado 13 ingresos en planta y 3 en cuidados intensivos (UCI) de infectados por coronavirus. Según ha podido saber este periódico, la mayor parte de los nuevos hospitalizados están vacunados.

Desde el pasado mes de octubre, el complejo sanitario ovetense centraliza la atención al covid. Venía funcionando una sola planta, que ya está a punto de llenarse. En consecuencia, desde el HUCA se ha solicitado al Servicio de Salud (Sespa) que los hospitales de Cabueñes (Gijón) y San Agustín (Avilés) abran también un espacio para estos enfermos, con el objetivo de “repartir la carga”. Fuentes sanitarias indicaron ayer a este periódico que “esta situación ya se tenía prevista” y que “la cuestión es cuándo ponerla en marcha”.

Casos por semana en Asturias

Esta acumulación de ingresos llega en un momento de elevada actividad en los quirófanos del HUCA para aligerar las listas de espera. Un alto ritmo de operaciones implica una alta ocupación de las UCI. Por el momento, el HUCA ya ha tenido que aplazar algunas intervenciones quirúrgicas que estaban programadas.

Toda cifra debe ser situada en su contexto. Los números de ingresados por covid en el momento actual en Asturias se sitúan a años luz de los que se contabilizaban en las fases críticas de la pandemia. Anteayer, martes, en Asturias se registraron 44 casos nuevos. Los hospitalizados han aumentado a 34: 25 en planta y 9 en la UCI. La incidencia en España sigue subiendo, y en Asturias también. Con todo, la del Principado continúa siendo la más baja de España, con 48,9 casos nuevos por cada 100.000 habitantes en los últimos catorce días. Es decir, la mitad que la del conjunto de España, que se sitúa en 96,1 por 100.000.

Tercera dosis

Unos 90.000 asturianos serán llamados para recibir una tercera dosis de vacuna, según anunció ayer el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien confirmó que se aplicará un pinchazo extra a los mayores de 60 años (concretamente a quienes estén en la franja entre 60 y 69 años, ya que los mayores de 70 años ya están siendo vacunados con una tercera dosis) y al personal sanitario. Esta medida afecta en Asturias a unas 73.700 personas en esa franja de edad y a en torno a unos 20.000 sanitarios en la región (la cifra del personal del Servicio de Salud del Principado ronda los 15.200 euros). Como ya informó LA NUEVA ESPAÑA, los expertos ya anticipaban esta semana la necesidad de aplicar la tercera dosis entre los mayores de 60 años, dado que la capacidad de protección de la vacuna desciende con la edad y con el tiempo. Sánchez reconoció que existe un aumento de la incidencia que resulta especialmente llamativo en algunos países europeos a las puertas de las celebraciones navideñas.

Catedráticos asturianos ven inviable confinar a no vacunados: “Lo rechaza el Constitucional”

L. Á. Vega

Austria ha decidido confinar a los no vacunados para forzarlos a acudir a pincharse y que dejen de ser una amenaza de expansión del virus. Pero, ¿es posible algo así en España? La primera respuesta de los constitucionalistas asturianos no deja lugar a dudas. “Después de los últimos fallos del Constitucional, no es factible”, indica el catedrático de Derecho Constitucional Francisco Bastida. Lo que no quita que se esté aplicando una medida de confinamiento similar con motivo, por ejemplo, de la erupción de La Palma. El catedrático considera que, antes, se podía llevar a cabo ese tipo de confinamientos con la Ley de Medidas Especiales en Materia de Salud Pública. Pero las sentencias del Constitucional lo hacen inviable, algo que Bastida considera “un error garrafal”. En cualquier caso, una medida como la austríaca “no estará justificada ahora mismo por la situación epidemiológica, sería desproporcionado”, cree. Otra cosa es el pasaporte covid, que está recibiendo el visto bueno de los tribunales superiores. El también catedrático Miguel Ángel Presno considera dudoso que se pueda tomar esa medida solo con el paraguas de la ley de Medidas Especiales. “Sería una medida indiscriminada. Habría que analizar por qué motivo no estás vacunadas esas personas, puede haber motivos médicos, y también habría que ver si está justificado en la situación actual”. Para el magistrado del Tribunal Supremo Jorge Rodríguez-Zapata, el marco legal en España no establece la obligatoriedad de la vacunación, por lo que imponer un confinamiento a la austríaca quedaría descartado. “Violaría los derechos fundamentales”, afirma.

Compartir el artículo

stats