Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El duro invierno de los virus que se confunden

El covid sigue subiendo: más de 100 casos el viernes | Los médicos prevén meses difíciles en los centros de salud por la similitud entre coronavirus, gripe y otros patógenos

Una trabajadora de la UCI del HUCA, durante la pandemia. | Irma Collín

Asturias registró anteayer, viernes, más de 100 casos nuevos de covid. Se trata de la cifra diaria más alta contabilizada en la región desde mediados del pasado agosto. Este incremento sostenido viene a ratificar una idea anticipada por este periódico días atrás: que el Principado está inmerso en la sexta ola de coronavirus. Sentada esta premisa, e instalados de nuevo en un escenario de incertidumbre, ¿qué puede suceder en las próximas semanas?

Predicciones para el invierno.

Según los expertos consultados por este periódico, las predicciones mejor asentadas en el momento actual son las siguientes: la similitud –identidad, puede decirse– de síntomas entre el covid, la gripe y otras infecciones respiratorias generarán una notable confusión entre los ciudadanos e incluso los sanitarios que los atienden. Por otra parte, la presión sobre los centros de salud será muy intensa en lo que resta de otoño y en los tres meses de invierno. Tercer pronóstico: la hospitalización de infectados por coronavirus no debería ser muy numerosa debido al efecto protector de la vacuna. Y cuarto vaticinio de los expertos: las restricciones de movimientos para contener la pandemia podrían centrarse en las personas que no están vacunadas, en forma de prohibiciones para acceder a determinados espacios cerrados.

¿Qué está pasando con la pandemia?

Lo que resulta evidente es un aumento de incidencia del covid muy notable en diversos países europeos, en los que las bajas tasa de vacunación provocan que también crezca la cifra de hospitalizados. En España, la subida de la ola es menor. Y Asturias ofrece uno de los incrementos más lentos de toda España (en este momento, el Principado registra la segunda tasa más baja de España). Una comparativa: la tasa de Asturias de anteayer, viernes, era de 58 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos catorce días; la de España, de 112; la de la Bélgica, de 1.309; la de Austria, de 1.712.

El efecto de la vacuna.

Tanto a nivel nacional como regional, está quedando patente el efecto de las altas tasas de vacunación frente al coronavirus. Según el director general de Salud Pública del Principado, Rafael Cofiño, “una persona no vacunada tiene tres veces más riesgo de desarrollar una enfermedad grave y de hospitalización, y siete veces más de riesgo de ingreso en una UCI”.

Vacunados y hospitalizados.

Este pasado viernes, estaban hospitalizadas en Asturias por coronavirus 29 personas en planta y 7 en cuidados intensivos (UCI), todas ellas en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). Según desveló ayer este periódico, de estos 36 enfermos, el 85 por ciento están vacunados frente al covid. De los 7 que permanecen en la UCI, 5 están vacunados y 2 no vacunados. Y un dato más: de los últimos 5 enfermos que han sido hospitalizados, 3 estaban sin vacunar. Una apreciación más: no hay ningún asturiano que haya recibido la tercera dosis y haya sido hospitalizado. Habrá que ver la evolución en los próximos días de este epígrafe tan controvertido e invocado con frecuencia por los enemigos de la vacunación.

Argumentos en favor de la vacuna. La gran pregunta: ¿La vacuna protege o no? Según las autoridades sanitarias, rotundamente sí. Entonces, ¿por qué hay tantas personas vacunadas entre los ingresados en planta o en UCI? En primer lugar, porque la mayor parte de la población asturiana –concretamente, el 85,4 por ciento– está vacunada. Si nos centramos en la población mayor de 60 años –franja que ingresa con más frecuencia– la tasa se aproxima al 98 por ciento. O sea, la práctica totalidad de la población más vulnerable frente al covid-19 está vacunada. Pero, claro, la eficacia de estos sueros es del 90 por ciento. Luego no cabía pensar que la vacunación iba a suprimir totalmente los casos graves.

Mucho mejor que hace un año.

La eficacia de la vacuna se aprecia principalmente comparando esta ola del covid con las anteriores. Hace hoy un año, en plena segunda onda epidémica, el 21 de noviembre de 2020, había en Asturias 824 enfermos en planta, 140 en las UCI y 143 en centros no sanitarios (hospital de campaña de la feria de Muestras de Gijón, Credine de Langreo...). En total, 1.107, frente a los 36 de este momento. Ese preciso día se registraron 322 casos nuevos y 23 muertos. Nada que ver con el panorama actual.

Más reuniones en espacios cerrados.

Otra pregunta frecuente: ¿Por qué aumenta ahora la incidencia del covid? “El coronavirus es un virus estacional”, explica un experimentado médico de atención primaria. Se trata de un patógeno que, para transmitirse de una persona a otra, se aprovecha de los espacios cerrados y mal ventilados. En las últimas semanas, con la bajada de las temperaturas, muchas reuniones de personas han pasado de los espacios exteriores a los interiores. Hasta la fecha, no han aparecido en Asturias brotes numerosos, sino de pequeñas cifras surgidos en comidas, cenas y reuniones de diversa índole, con personas de todas las edades.

¿Qué sucederá en las próximas semanas?

“Lo previsible es que haya un incremento de los casos, pero que la mortalidad siga siendo relativamente baja gracias a la vacunación”, agrega el doctor antes citado. Los gestores y los médicos prevén un fuerte aumento de la presión sobre los centros de salud, que ya está empezando a verificarse.

El desafío de la atención primaria.

“Va a ser un invierno muy fastidiado”, indicó ayer una médica de primaria. El otoño e inviernos pasados hubo prácticamente un único tipo de infección respiratoria: el covid. Este año están interactuando el covid y los patógenos habituales. Consecuencia: confusión. O sea, dificultad para discernir entre covid, gripe y otras infecciones respiratorias. “En realidad, son indistinguibles clínicamente. Siempre lo fueron, pero ahora es más probable que coexistan todos ellos. No hay criterios clínicos que permitan diferenciarlos en la consulta, salvo que hagas PCR o un test de antígenos”, señala otro médico con larga trayectoria. Sobre el papel, en los centros de salud tienen la posibilidad de realizar test de antígenos a las personas que ofrezcan síntomas. De otra parte, la situación actual de los centros de salud no parece la ideal. “Ya ahora mismo estamos al límite con las plantillas disponibles”, indica un facultativo del centro de Asturias.

Comunidades y Ministerio estudian medidas para los no vacunados

decoration

La gestión de los casos sospechosos.

¿Y qué pasará en los hospitales? Los sanitarios y gestores no prevén grandes cifras de ingresados por covid, pero la confusión de síntomas antes citada está llamada a complicar la gestión de los casos sospechosos. Se trata de un colectivo que debe ser hospitalizado en régimen individual –por el riesgo de contagiar a otros– hasta que se aclare si están o no infectados. Aun dando negativo, pueden seguir registrando síntomas y no dar positivo hasta la tercera o la cuarta PCR.

Restricciones.

Ante este panorama, ¿qué se hará con las restricciones de movimientos para atajar el aumento de los contagios? Ayer mismo, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, declaró en Las Palmas de Gran Canaria: “Confiamos en la vacunación y en la mascarilla”. Estas palabras parecen descartar medidas restrictivas como exigir un certificado de estar vacunado para acceder a determinados espacios cerrados. En particular, a comidas y cenas en establecimientos públicos, en los que no se usa la mascarilla. Se trata de eventos muy vinculados al mes de diciembre y a las Navidades. Sin embargo, no sería extraño que los técnicos, directores generales y consejeros de las comunidades autónomas, junto al Ministerio de Sanidad, abordaran esta posibilidad en los próximos días.

Pasa a la página siguiente

Compartir el artículo

stats