Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El radar móvil del tramo en obras de la "Y" funciona ya "en momentos puntuales"

Las víctimas de la carretera se reducen a once en Asturias en lo que va de 2021, pero Tráfico alerta de que han aumentado de uno a ocho los muertos en vías urbanas

Obras del tercer carril de la "Y"

La siniestralidad en las carreteras asturianas en lo que va de 2021 constata una mejoría –van once muertes, dos menos que en el 2020 de la movilidad reducida por la pandemia, veinte menos que 2019– y una severa inquietud. “Estamos viendo que se incrementan los fallecidos en vías urbanas”, van ocho en este ejercicio contra sólo uno del pasado y la mayoría son personas mayores de setenta años en atropellos. Esa inflación y sus circunstancias concentran la atención y encienden las alertas en la jefatura provincial de Tráfico. Su máxima responsable, Raquel Casado, admite que la reducción de la velocidad en este tipo de arterias “se está empezando a notar”, también que “tenemos que ir aprendiendo a compartir el espacio y entendiendo que hay peatones, bicicletas, y que la población es cada día más mayor…”

Después de guardar un minuto de silencio por los fallecidos de la carretera, dentro de los actos conmemorativos del “Día mundial en recuerdo de las víctimas de accidentes de tráfico”, Casado leyó un manifiesto que subraya que el de este año “pone el foco en la velocidad” y que la efemérides nació para “llamar la atención sobre la respuesta legal, generalmente insuficiente, a las muertes y lesiones culposas en la carretera”, además de para “abogar por un mejor apoyo a las víctimas y a sus familias y promover acciones basadas en la evidencia para prevenir, y eventualmente detener, las muertes y lesiones en accidentes de tráfico”. Hablando de las personas mayores, esta vez al volante, y mientras la Dirección General de Tráfico (DGT) valora revisar a la baja la vigencia de los conductores de más de 65 años, la jefa provincial recordó su trabajo conjunto con la Consejería de Salud para “adaptar” los permisos a las situaciones de las personas que “puedan haber perdido o tengan reducidas las condiciones psicofísicas”. Cuando eso se detecta, bien a través de las familias, de un centro médico o de las fuerzas de seguridad, “se envía la información a través del HUCA para que trabajen con ellos y vean si pueden o no conducir”, apunta Casado.

Minuto de silencio en recuerdo de las víctimas en accidentes de tráfico, esta mañana ante la sede de la Delegación del Gobierno Luisma Murias

La jefa provincial confirmó además que el radar móvil anunciado para controlar la velocidad en el tramo en obras del tercer carril de la autopista “Y” “está funcionando ya” y “se irá poniendo en momentos puntuales”. Ha vuelto a recordar que “gran parte de los atascos” en la zona se generan, “más allá de las obras”, por retenciones originadas en accidentes, “y se ha visto que una de causas de esos accidentes son los excesos de velocidad”. “Las obras son complejas y cualquiera de ellas genera un problema para los conductores para llegar a una situación beneficiosa en la que habrá un tercer carril que permitirá una conducción más fluida”, ha añadido Casado. Ha matizado que “Carreteras lo está intentando hacer de la mejor manera posible” y que en estas condiciones los conductores “deben acostumbrarse a mantener más los reflejos y las distancias de seguridad, a cumplir normas de velocidad para intentar reducir las consecuencias nefastas de esas obras que se hacen buscando una mejora a largo plazo”.

Compartir el artículo

stats