Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Inquietud en Trubia, Ribera de Arriba y Olloniego por el elevado caudal del río Nalón

“Si sigue lloviendo con fuerza puede haber una desgracia, porque los cauces están peor que en 2010”, dice los vecinos de los pueblos afectados

Efectivos de Bomberos y Protección Civil de Oviedo, vigilando el caudal del Nalón en Trubia anoche. | F. Rodríguez

“Si estos días vuelve a llover como en 2010 puede haber una desgracia porque los cauces están mucho peor”. El vecino de Bueño Belarmino Fernández reconoce estar preocupado tras ver como la tromba de agua caída este miércoles ha elevado de manera alarmante el caudal del río Nalón a su paso por Ribera de Arriba. Lo mismo ocurre en Trubia y Olloniego, donde hubo varios desbordamientos que obligaron a cortar caminos secundarios y sus habitantes admiten estar en vilo. “Estamos preocupados, pero de momento salvamos”, explica Marilí Díaz, del restaurante trubieco Casa Puyo.

Miembros del cuerpo municipal de Bomberos cortan el puente de acceso a la senda verde en Trubia. | Fernando Rodríguez

Efectivos de los bomberos y Protección Civil de Oviedo se desplegaron a lo largo de la tarde en zonas de Trubia y Olloniego para controlar el caudal del río. En la localidad trubieca, ambos cuerpos se encargaron de cortar el puente de acceso a la senda verde tras ver como el agua empezaba a pasar por encima del suelo de dicha infraestructura. También se cerró al tráfico el acceso a Pintoria por la carretera de Caces. “Hay problemas sobre todo en la zona de Piedrallasa”, indicaba desde la asociación de vecinos, Juan García. Aunque en el interior de Casa Puyo se mostraban tranquilos, a última hora de la jornada empezó a haber complicaciones. “Está habiendo algunos cortes puntuales en la carretera de Avilés –junto a la que se encuentra en restaurante– porque el agua empieza a salir”, admitían desde el colectivo vecinal, el cual lamentó la escasa información sobre el temporal por parte del Ayuntamiento.

En Olloniego, el Nalón también obligó a cerrar el principal acceso a la senda peatonal de Soto de Rey, en las inmediaciones del campo de fútbol. “Por suerte no hubo que lamentar graves daños, pero hay algunos cortes”, señalaban los vecinos.

Compartir el artículo

stats