Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Inundaciones y argayos se suceden en el Oriente e incomunican varios pueblos

El aislamiento de una localidad de Amieva dificultó las tareas tras la muerte de un trabajador por infarto

Las impresionantes imágenes aéreas de las inundaciones en Arriondas SEPA

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Las impresionantes imágenes aéreas de las inundaciones en Arriondas M. VILLORIA

Las inundaciones y argayos se sucedieron ayer en el Oriente hasta el punto de dejar localidades aisladas, como la de San Román, en Amieva. Allí, el corte de los accesos a la zona por dos derrumbamientos provocó que las autoridades tuviesen enormes dificultades para acudir a certificar el fallecimiento por infarto de un trabajador de la central de Camporriondi. El parragués T. P., quien estaba cerca de su jubilación, se sintió indispuesto cuando estaba junto a un compañero. Murió en el acto, pero el temporal dificultó seriamente el procedimiento que deben realizar las autoridades cuando alguien fallece en su entorno laboral.

Si con las lluvias de junio fueron los municipios costeros del Oriente los peor parados, con el temporal actual está siendo la zona interior la que registra más daños. En Corao (Cangas de Onís), varias calles de la localidad se convirtieron en ríos, así como la AS-114 en las inmediaciones del cruce de Isongu. La carretera de San Juan de Beleño (Ponga) también se vio cortada, dejando aislada a la localidad. El reventón de la balsa de Ñoceda inundó varias casas así como el garaje y la casa de Cultura. La carretera PO-1 quedó cortada por un árbol y se produjo un argayo en la AS-261. A última hora de la tarde se temía por el desbordamiento del río Ponga a su paso por Sellaño.

En Llanes, la situación más complicada se registró entre las localidades de Posada La Vieja y San Martín, donde el agua obligó a cortar la carretera. La ría de Ribadesella fue adquiriendo dimensiones espectaculares a medida que pasaba el día, con temor a la pleamar de las 19 horas. El Ayuntamiento cerró a primera hora de la mañana el acceso entre Barréu y la playa de Vega.

Las impresionantes imágenes que deja el temporal de lluvia tras su paso por Asturias Agencia ATLAS

En Panes, varias zona de vega fueron anegadas por el agua del Deva y del Cares. Un argayo de grandes dimensiones cortó el paso en la carretera AS-114 entre Panes y Arenas de Cabrales. Por la tarde se cortó la N-621 en Unquera y la vía de Puertas de Vidiago a Panes, con lo que se bloquearon 3 de los 4 accesos al concejo. En Onís quedó anegada por el agua la conexión entre Villar y Sirviella. Fueron varias las localidades que padecieron daños en Cabrales. El río Casaño, a su paso por Arenas, bajaba con un caudal potente y muy oscuro provocado por la riega que desciende de El Cuera. En Poo de Cabrales el agua pasó por encima del puente de la localidad. Inguanzo, Puertas, Arangas y Berodia también sufrieron complicaciones.

El río Güeña se desbordó en varios puntos en su recorrido desde Onís hasta Cangas de Onís. El puente para acceder a la localidad de Celorio (Cangas de Onís) permaneció cerrado por precaución. En la Venta, varios terrenos se llenaron de agua a ambos lados de la AS-114. En La Estrada, el Güeña llegó a tapar la carretera y era difícil circular. El mismo río también pasó por encima de la pasarela frente al acceso a Nieda. En muchos puntos hubo que evacuar al ganado. La vía de acceso desde Triongo a Olicio, también en el concejo de Cangas de Onís, quedó cortada a media mañana. El nivel del agua subió considerablemente en el puente “romano” llegando a cubrir los arcos.

Compartir el artículo

stats