Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La UE aprueba la PAC más verde

La nueva política impulsada por el Parlamento Europeo destina un 25% de las ayudas directas para el sector agrario y ganadero a prácticas beneficiosas para el medio ambiente

Vacas en un campo nevado. | Miki López

El Parlamento Europeo ha dado el visto bueno a una de las reformas de la Política Agraria Común (PAC) más profundas de su historia que se aplicará a partir de enero de 2023. La nueva PAC da mayor importancia a las medidas medioambientales y crea un modelo de gestión basado en los planes estratégicos nacionales. Por eso, las asociaciones de ganaderos y agricultores asturianos hacen hincapié en que lo importante ahora es ver qué plan elabora el Gobierno de España, para lo que tiene de plazo hasta el 31 de diciembre.

Este nuevo plan tendrá una vigencia de cuatro años y en números supone una inversión para toda la Unión Europea de 386.000 millones de euros, de los cuales 47.724 euros irán a parar a España. La PAC afectará a diez millones de empresas agrícolas de la UE y beneficiará a 695.000 españoles. Una de las principales novedades que presenta son los “ecoesquemas”, unos pagos que supondrán el 25% de las ayudas directas y que serán otorgados a prácticas beneficiosas para el medio ambiente. Estos pagos pretenden compensar a los agricultores y ganaderos que lleven a cabo prácticas beneficiosas para el medio ambiente que vayan más allá de los requisitos obligatorios.

“Nos parece que no va a ir a favor nuestro”

Mercedes Cruzado - COAG Asturias

decoration

El pacto alcanzado también busca que los fondos estén mejor repartidos. Para ello se establece que al menos un 10% de los pagos directos tendrán que estar destinados a pequeñas y medianas explotaciones. El mecanismo para llevarlo a cabo es dotar a los estados de la posibilidad de crear un pago extraordinario o reducir progresivamente los pagos a partir de los 60.000 euros por explotación y limitarlo a 100.000 euros.

Alejandro Blanco, consejero de Medio Rural, es muy positivo –frente a las organizaciones agrarias– con la aprobación de la PAC, que considera “una de las políticas europeas más transcendentales”. Para Calvo “supone ratificar el marco en el que se ha estado trabajando en la elaboración del nuevo Plan estratégico de España” y pone como ejemplo a Asturias: “Ya nos habíamos adelantado al cumplimento de las medidas del Pacto Verde que están vinculadas a esta nueva PAC, por lo que nuestra región está alineada con los retos comunitarios en materia de clima y medio ambiente”.

También considera muy positivo que el modelo agroganadero de la cornisa cantábrica, “familiar y sostenible”, “se ve reforzado precisamente porque está en consonancia con dicha estrategia verde”. Calvo pone como ejemplo de la orientación al cumplimiento de los compromisos con la protección del medio ambiente que “casi el 50% del total de ayudas del fondo Feader se orientan a compromisos medioambientales”.

Mercedes Cruzado, secretaria general de COAG Asturias, lamenta que toda la información que les ha llegado sobre la PAC la hayan obtenido al margen de la consejería de Medio Rural y Cohesión Territorial. “El Consejero (Alejandro Blanco) no se ha dignado a convocarnos”, lamenta Cruzado, que añade que ahora “lo importante es conocer cómo va a ser el Plan Estratégico Nacional porque ahí es donde se va a saber cómo queda todo esto”.

“Lo importante es el Plan Estratégico Nacional”

Ramón Artime - Presidente de ASAJA

decoration

En un principio, Cruzado es escéptica: “Nos parece que no va a ir a favor nuestro, que la situación no va a mejorar y que no se va a eliminar lo malo”. Se teme la secretaria general de COAG Asturias que los “ecoesquemas” van a suponer “más inversión” y que, en general, va a haber “más exigencias medioambientales para cobrar menos”. Unas inversiones “que no vamos a ser capaces de hacer”, añade. Cruzado lamenta que la PAC no se oriente “a la gente que está en activo y que produce” y sí “a gente que está apartada del sector, que no produce nada”.

El presidente de ASAJA, Ramón Artime, por su parte, dice que la aprobación de la PAC “no tiene mayor importancia”, puesto que lo realmente determinante viene a partir de este momento: “Ahora es cuando empieza lo importante, el Plan Estratégico Nacional, ahí es donde se va a ver en qué queda”. Una vez que se apruebe ese plan, algo que tendrá que suceder antes de final de año, llegará otro periodo de seis meses, hasta junio de 2022, en el que la Comisión Europea tendrá que dar el visto bueno a los planes que elaboren los países.

Más allá de todo este proceso, Artime se teme que esta nueva PAC sea “más de lo mismo”. “Las intenciones van por ahí, por lo sostenible”, dice el presidente de ASAJA, que se pregunta “qué hay más sostenible que una explotación que lleva funcionando 100 años”. También se teme que esta nueva política “verde” vaya a traer “más burocracia”. Artime asegura que “el sector está dispuesto a asumir retos, pero no cosas imposibles; eso es lo que hay que debatir”. De no ser así, advierte el presidente de la asociación, “esto va a quedar como un erial”.

Un ejemplo de la situación por la que atraviesan lo pone Artime en que “todos los años cierran 100 explotaciones de leche en Asturias”. Y pide contestar a las preguntas importantes: “¿Por qué tipo de alimentación va apostar la Unión Europea? ¿Somos capaces de producir toda la alimentación que necesitamos con agricultura ecológica? No. ¿Van a imponer estas restricciones a los productos que vengan de otras partes del mundo? No”.

Las cifras


  1. Un presupuesto de 386.000 euros. La inversión para la UE es de 386.000 euros, de los que 47.724 irán a España.
  2. Los ecoesquemas. El 25% de las ayudas irán a parar a prácticas beneficiosas con el medio ambiente.
  3. Los Gobiernos ganan peso. Los fondos se gestionarán a través de los planes estratégicos nacionales.

Compartir el artículo

stats