Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asturias clama en la calle contra “las mil formas” de violencia contra las mujeres

Las veteranas dan el relevo a las jóvenes al frente de la manifestación del 25N, que pese al mal tiempo congrega a cientos de personas en Oviedo

111

Asturias muestra su rechazo a la violencia contra las mujeres: todas las protestas por concejos

Los actos organizados por toda Asturias en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres culminaron ayer por la tarde con una manifestación por el centro de Oviedo que, pese a la lluvia y el frío, logró congregar a cientos de personas –unas seiscientas según las primeras estimaciones de la Policía Nacional–. Las feministas veteranas cedieron protagonismo a las más jóvenes a la cabeza de la marcha y todas juntas, con muchos hombres también entre ellas, recorrieron Uría, la calle principal de la ciudad. Durante la hora y media que transcurrió desde la salida de la Estación del Norte hasta el final de la marcha, en el paseo de los Álamos, las manifestantes lanzaron consignas feministas y clamaron contra “las mil violencias contra las mujeres”.

25N: "Por las que no están y por las que están en peligro": Asturias clama contra la violencia machista VÍDEO: Amor Domínguez/ FOTO: Irma Collín

En esta convocatoria, el Movimiento Feminista de Asturias salió a la calle a reclamar el fin de todas y cada una de las distintas formas de violencia machista. En la performance con la que acabó la manifestación, varias participantes leyeron testimonios de víctimas de cada una de esas agresiones para ir señalándolas. Denunciaron la violencia física y sexual, la psicológica y también la racial, la simbólica, la ciberviolencia que se ejerce a través de las redes sociales, la que sufren las mujeres en el ámbito laboral, la económica y la patrimonial y la institucional y la jurídica. Al acabar desplegaron la bandera feminista, sostenida entre todas.

Durante todo el acto estuvo presente el recuerdo de las 39 mujeres asesinadas en lo que va de año en España; el de las 1.118 víctimas mortales contabilizadas desde 2003, cuando se empezaron a registrar sus muertes; y el de todas las que a lo largo del mundo y durante generaciones han caído a manos de la violencia machista. Esas son las cifras oficiales, aunque las feministas asturianas la elevan a 1.245 mujeres desde 2010.

Hubo gritos en apoyo a las compañeras de Latinoamérica y una mención de solidaridad a las mujeres afganas en el manifiesto que se leyó al final del acto. Hubo palabras de apoyo a Juana Rivas, la madre indultada por el secuestro de sus hijos –para evitar que regresaran con su padre, al que ella había denunciado por malos tratos–, y de condena a la brutal agresión a Noe, la menor que sufrió un brutal ataque sexual en la localidad barcelonesa de Igualada y que fue abandonada desnuda e inconsciente en un descampado.

Performance homenaje a las víctimas de violencia de género en Gijón C. M. Basteiro

La manifestación empezó puntual y su avance no se demoró mucho porque la lluvia arreciaba por momentos. A las siete y media de la tarde arrancó ante la Estación del Norte. Empezó el coro de consignas feministas y en contra de la violencia de género, también la batucada. Y las activistas que iban al frente, marcando el paso con sus megáfonos, destaparon sus botes de humo, llenando la atmósfera con una bruma violeta.

“La calle Uría también es mía”, “La noche y la calle también son nuestras”, “Basta ya de justicia patriarcal “, “No es no”, “Abajo el patriarcado que va a caer, arriba el feminismo que va a vencer”, “Escucha hermana, aquí está tu manada”, “Sola, borracha, quiero llegar a casa”. Las participantes en la marcha echaron mano de todo su repertorio coral feminista y, de vez en cuando, lo salpicaron con gritos mencionando alcalde de Oviedo, Alfredo Canteli, al que recriminaron por las trabas que el Ayuntamiento de la ciudad puso a los itinerarios de la manifestación propuestos por las organizadoras.

La primera pancarta, la del Movimiento Feminista de Asturias, con el lema de este año –“Poles nueses vides, xuntes y a la ofensiva”– iba sostenida por una mayoría de jóvenes militantes e, inmediatamente detrás de ellas, iba la del Sindicato de Estudiantes, en la que chicos y chicos compartían la carga. Entre ellas, en letras enormes, una palabra: “Fartes”.

25N, "Nos queremos vivas": así fue el emotivo conciento de Jorge Colsa y Gema Bravo en el Ayuntamiento de Oviedo VÍDEO: Amor Domínguez/ FOTO: Luisma Murias

Se alzaron entre la multitud un par de banderas multicolores, por el movimiento LGTB, de gais, lesbianas y transgénero. A ellos y a su especial vulnerabilidad se aludió en el manifiesto final, que era un compendio de las demandas de todos los colectivos reunidos en la marcha. A la convocatoria se adhirieron, con participantes, banderines y pancartas, los sindicatos UGT y CC OO, la oenegé Amnistía Internacional, la Plataforma asturiana por la defensa de las pensiones y las Mocedades Comunistas, entre otras organizaciones. Al fondo, como telón del acto final, los edificios de la Junta General del Principado y de Presidencia se iluminaban con los focos morados colocados por el 25N.

El manifiesto final fue leído en su primera parte en asturiano. Flor Tejo empezó denunciando “que millones de mujeres en todo el mundo siguen siendo víctimas de la violencia machista nada más que por el hecho de ser mujeres”. La violencia de género, continuó con la lectura, “constituye una de las más degradantes violaciones de los derechos humanos” y pidieron que sea tratada como “terrorismo machista”. También se clamó contra la explotación sexual y contra la prostitución. Hubo palabras de apoyo a las trabajadoras de ayuda a domicilio que tienen en marcha una reclamación laboral y se terminó con toda una declaración de intenciones del movimiento feminista: “Ni un paso atrás”.

Compartir el artículo

stats