Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Conmoción en el Occidente por el argayo mortal de Tineo: la allandesa fallecida volvía a casa con su familia en el momento del trágico accidente

El cuerpo de la mujer, de 59 años, tuvo que ser excarcelado, su marido resultó herido y sus hijas y hermana, ilesas | “Estamos todos muy afectados”, dicen en Allande tras el duro golpe a una familia que reside y tiene ganadería en Tarallé

El consejero Calvo y los alcaldes de Allande, Tineo y Cangas del Narcea, ayer en el lugar del trágico argayo. | Demelsa Álvarez

Un desprendimiento de rocas en el corredor del Narcea la noche del sábado causó la muerte de la vecina allandesa María Luscinda Mon Uviaño, de 59 años. En el accidente también resultó herido su marido, Alfonso Álvarez, que se encuentra ingresado en el hospital comarcal Carmen y Severo Ochoa de Cangas del Narcea por la fractura de dos vértebras y contusiones. Un argayo que además de causar el fatal desenlace para esta familia allandesa también supone que la principal vía de comunicación del Suroccidente (carretera AS-15, conocida como el corredor del Narcea) sufra un invierno más un corte a circulación de vehículos, que por ahora no tiene fecha de finalización. Lo que dificulta un poco más las conexiones de los concejos suroccidentales que ya están padeciendo el corte de la primera calzada de la futura autovía A-63 entre La Espina y Salas por la demolición del puente de La Barrosa.

El matrimonio regresaba a casa después de realizar gestiones en Oviedo e iban acompañados por sus dos hijas y una hermana de la fallecida, que resultaron ilesas. Acercándose al pueblo tinetense de Soto de la Barca, el desprendimiento de piedras les sorprendió sin que pudieran hacer nada para evitarlo. Según relatan sus allegados, justo cuando llegaron al punto kilométrico 35,5 de la carretera AS-15, en una recta anterior a la entrada de la localidad tinetense, vieron cómo caían ante ellos pequeñas piedras y en cuestión de unos segundos el coche recibió un fuerte impacto que resultaría mortal para la copiloto.

Sobre el techo cayó una piedra de dimensiones considerables que lo aplastó sobre los dos ocupantes delanteros. Además, sobre el capó del vehículo también aterrizó otra gran piedra, además de tierra. Acto seguido, detrás del vehículo se produjo el resto del desprendimiento, que mantiene cortada la vía, a una distancia suficiente que por suerte no llegó a causar daños en las ocupantes del asiente trasero, quienes pudieron salir por su propio pie del coche y prestar auxilio al conductor.

Él pudo salir también del vehículo y fue atendido en el lugar del accidente por el equipo de Atención Primaria de Tineo y evacuado en la ambulancia de soporte vital básico de la zona al Hospital Carmen y Severo Ochoa de Cangas del Narcea, donde permanece ingresado.

Sin embargo, el impacto de la piedra sobre el techo causó la muerte instantánea de su mujer, cuyos restos mortales tuvieron que ser excarcelados por los bomberos, que acudieron del parque de Tineo y de Cangas del Narcea junto con el jefe de zona suroccidental.

Finalizadas las labores de excarcelación, los efectivos de bomberos también realizaron una revisión del área para comprobar que no hubiese más vehículos implicados, llegando a observar el cauce del río Narcea, donde localizaron piedras de grandes dimensiones que llegaron a romper un muro de contención de hormigón situado en la margen del cauce.

El suceso ha conmocionado a los concejos del Suroccidente al completo, pero sobre todo al municipio de Allande, de donde es la familia, que además es especialmente conocida por el trabajo de cara al público que desarrolla Alfonso Álvarez, quien es socio del conocido restaurante Lozano, situado en el centro de Pola de Allande. No obstante, su residencia está en el pueblo allandés de Tarallé, donde también tenían ganadería, aunque María Luscinda Mon Uviaño ya estaba jubilada.

Precisamente, realizando las labores relacionadas con la ganadería, Alfonso Álvarez sufrió hace tan solo un par de meses un accidente con su tractor, en el que el vehículo quedó totalmente destrozado. Sus conocidos aseveran que en ese momento también tuvo mucha suerte de poder saltar del tractor antes de que este se convirtiera en un amasijo de hierro.

Los conocidos de la familia aseguran que este suceso “afectó mucho a todo el pueblo, somos pocos y nos conocemos todos, así que está todo el mundo preocupándose por la familia”. El alcalde, José Antonio Mesa, también recalca el impacto que ha tenido la mala noticia en el municipio: “Es una familia muy conocida”.

Personalmente reconoció que “es lamentable levantarse un domingo con la noticia del fallecimiento de un vecino y en estas circunstancias tan complicadas, cuando el infortunio hace que cuando pasa un vehículo se produzca el desprendimiento”. El alcalde también quiso mandar un mensaje de apoyo a la familia y la petición de que el vecino herido tenga una evolución favorable. “Son circunstancias en las que hay que transmitir todo el apoyo a los familiares; lo lamentamos mucho, de verdad”, añadió.

Intervención de los Bomberos de Asturias en el lugar del accidente. | Sepa

Rocas de hasta 2.000 kilos que cayeron desde 200 metros de altura

El argayo mortal del corredor del Narcea, en las proximidades de Soto de la Barca (Tineo), se desprendió a más de 200 metros sobre la carretera, según el cálculo realizado por los técnicos de la Consejería de Medio Rural y Cohesión Territorial. Desde esta altura se precipitaron a la carretera rocas de gran tamaño, algunas sobrevolando la propia calzada, y otras golpeando al vehículo de la familia allandesa y causando a la vez importantes destrozos en la calzada, donde se puede ver cómo se ha hundido el carril exterior. “En la zona hay actuaciones recientes de 2019 y 2020 para asegurar taludes. Pero esta rotura se produce fuera del dominio de la carretera y además con unas dimensiones que es imposible soportar con barreras de contención. Hemos visto rocas de 2.000 kilos”, expuso el consejero Alejandro Calvo en la visita realizada ayer al lugar del suceso. Aunque aún no había una estimación del volumen total del argayo, sobre la calzada se podían ver grandes piedras que cortaban el paso, así como en la margen del río Narcea. El derrumbe se produjo en una zona de roca de pizarra que, según explicó el Consejero, “se fractura cuando hay acumulación de agua y diferencia de temperatura”. Es un área donde los taludes junto a la carretera tienen mallas de contención, sin embargo el argayo se originó en un punto más elevado, a doscientos metros, por lo que las mallas fueron inútiles. Alejandro Calvo quiso enviar un mensaje de condolencia a la familia afectada. Un pésame al que también se sumaron los alcaldes de Allande, Tineo y de Cangas del Narcea, que visitaron el lugar del argayo junto el Consejero. “Es una desgracia que se ha llevado a una persona por delante. Pero se había trasladado que esto podía pasar”, apuntó el regidor tinetense, José Ramón Feito. Condolencias que también se plasmaron en redes sociales por parte de vecinos de la zona, que además mostraron su indignación por la situación de las comunicaciones del Suroccidente.


Compartir el artículo

stats