Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La granja asturiana en la que viven medio millar de pitas apadrinadas para producir huevos ecológicos

Emma Álvarez y Sari González cuidan de 574 gallinas en Riosa en una empresa que además realiza donaciones a la Cocina Económica: "Notamos el interés por todo lo ecológico"

Apadrinar una "ecopita" y recibir en casa treinta huevos frescos al mes: el proyecto que triunfa en Morcín Amor Domínguez

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Apadrinar una "ecopita" y recibir en casa treinta huevos frescos al mes: el proyecto que triunfa en Morcín R. García

Hace poco más de seis años Emma Álvarez supo convertir un problema en una oportunidad. Gracias a un curso del paro organizado en Valnalón esta topógrafo que acababa de perder su puesto de trabajo tuvo una idea de la que aún a día de hoy sigue viviendo y que no deja de crecer. Ayudada por Sari González, González puso en marcha Ecopitas Producción Ecológica, la empresa que ya ha permitido a casi 200 asturianos apadrinar una gallina y disfrutar de 30 huevos ecológicos al mes a la puerta de su casa.

Lo primero que hicieron esta dos emprendedoras fue buscar la finca en la que actualmente trabajan y en la que viven las 574 gallinas que suponen su sustento. "Para que sea una granja de producción ecológica cada gallina tiene que tener cuatro metros de superficie y por eso no podemos crecer más en esta finca, en caso de ampliar tendremos que buscar otros espacios", cuenta Álvarez. Sus gallinas solo comen piensos ecológicos y viven todo el día en libertad. Generan unos huevos que sirven tanto a los padrinos (que pagan 12 euros al mes de cuota y reciben a cambio 30 huevos ecológicos en su casa cada mes), como a restaurantes y tiendas de todo el Principado. Mientras Emma Álvarez reparte por toda Asturias Sari González recoge los huevos.

Para considerar que la producción es ecológica cada gallina tiene que tener, como mínimo, cuatro metros de terreno

decoration

La moda de la agricultura y la ganadería más sostenible les ha venido muy bien a estas emprendedoras. "Nuestra idea es que todo se trabaje de una forma ecológica" sentencia. Que su idea iba a ser éxito lo sabían casi desde el principio. Antes incluso de que empezaran a trabajar ya tenían padrinos. "Miré por internet como trabajaban en granjas de gallinas de otras partes como Zaragoza se me ocurrió una idea que también tiene vertiente solidaria. "Donamos tanto a la Cocina Económica de Gijón como a la de Oviedo y al asociación Micos de Mieres", cuenta.

Sari González con dos huevos Amor Domínguez

Y es que el hecho de que consigan padrinos nuevos para su causa también hace que se donen huevos frescos. Media docena al mes por cada nuevo cliente va a fines solidarios. Y la demanda no deja de crecer. "Cuando empezamos no se hablaba tanto de producción ecológica pero ahora llevamos un par de meses que todos los días nos llama alguien. La gente se comunica con nosotros cada poco. Notamos el interés", enfatiza. El Mercado Ecológico y Artesano de Gijón también le sirve como altavoz porque estas asturianas acuden a él cada vez que se celebra en la Plaza Mayor de Gijón. "Cada vez que nos ven nos preguntan, se genera interés y al final eso es bueno", cuenta.

Tanto González como Álvarez son conscientes de que la agricultura ecológica puede suponer una buena vía de ingresos para el campo asturiano. Si se garantizan las comunicaciones y que se da facilidades a quienes, como ellas, se han atrevido a emprender, Asturias tiene futuro.

Sí, para ver si un huevo está bueno hay que meterlo en agua

¿Qué fecha de caducidad se le pone a un huevo? Desde Ecopitas explican que por ley tienen que ponerle 28 días después de la puesta. Pero claro, todo tiene matices. Estas productoras están convencidas, de hecho, de que el huevo se puede consumir incluso semanas después de la fecha marcada en el envase pero hay que tener "mucho cuidado". "Es cierto que para ver si un huevo está bueno lo puedes meter agua. Si flota está bueno y si cae para abajo no. Pero para que un huevo esté malo tiene que haber sufrido varios cambios de temperatura muy fuertes en muy poco tiempo", relatan.

Compartir el artículo

stats