Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Asturias encara la Navidad con una de las normativas anticovid más laxas del país

Las autoridades anuncian “dos o tres semanas” de más ingresos, pero confían en que la vacuna frene la saturación hospitalaria

El camarero Héctor Peláez, ayer, con un medidor de CO2 en el restaurante La Corte de Pelayo (Oviedo). | Irma Collín

Ni “pasaporte covid” ni supresión del ocio nocturno ni restricciones a los encuentros sociales y familiares. Asturias afronta el puente de la Constitución, el mes de diciembre y, probablemente, la Navidad, con una de las normativas anticovid más laxas de toda España. Como contraste, siete comunidades autónomas han iniciado estos días festivos con la obligación de presentar el certificado de vacunación para acceder a espacios como la hostelería, el ocio nocturno o las visitas a centros sanitarios, aunque las exigencias son dispares según los territorios.

Pese al aumento de contagios y de ingresos hospitalarios en la presente sexta ola de la pandemia de coronavirus, la Consejería de Salud del Principado ha decidido apostar por la responsabilidad individual y empresarial. O sea, por reducir al mínimo la nueva normativa.

¿Qué cambiará en los próximos días? En esencia, que se publicará una norma que hará obligatoria la instalación de medidores de dióxido de carbono en locales de hostelería, gimnasios y espacios en los que no sea posible llevar todo el tiempo la mascarilla y se concentren más de 500 personas. Estos aparatos ya eran preceptivos desde el pasado mes de octubre si no resultaba posible garantizar una distancia de 1,5 metros entre distintos grupos de convivencia estable. En la práctica, no parece que esta norma se cumpliera ni se vigilara mucho. Como complemento, Salud reforzará las tareas de inspección, con finalidades formativas, informativas y también sancionadoras.

Todo lo dicho poco tiene que ver con la estrategia “dura” y de “adelantarse a las circunstancias” seguida por Gobierno autonómico en las olas anteriores. “La ventilación es el pasaporte covid en Asturias”, resumió el director general de Salud Pública, Rafael Cofiño. Un segundo lema: “No pensamos en limitar accesos, sino en que los espacios sean más seguros”.

Estas medidas del Principado entrarán en vigor, previsiblemente, la próxima semana. A partir de ahí, la Consejería dejará que pasen 15 días para evaluar su eficacia. “Si no hay mejoría, entonces se plantearía otro escenario de medidas en todos los sectores”, precisó Cofiño, quien compareció en rueda de prensa junto a la gerente del Servicio de Salud del Principado (Sespa), Concepción Saavedra, y el jefe de Alertas y Emergencias Sanitarias Covid-19, Miguel Prieto. Se esperaban novedades en forma de limitaciones y formatos restrictivos, pero la realidad fue por otros derroteros.

¿Habrá restricciones en Asturias en Navidad por el aumento de los casos de covid? Amor Domínguez

Yendo a lo nuclear: los dirigentes sanitarios trabajan con una de esas premisas que nadie se atreve a proclamar en público, pero que impregna la nueva estrategia. Se resume así: “La cifra de hospitalizados no debería aumentar mucho más”. Desde luego, entienden que no se llegará, ni de lejos, a las cifras de ingresados de las olas precedentes.

En efecto, Salud confía en que la vacunación evite un gran aumento de los casos graves y de los ingresos. Ayer había en los hospitales de la región 123 pacientes con sospecha o confirmación de covid: 104 en planta y 19 en unidades de cuidados intensivos (UCI). La cifra de ingresados aumenta sin cesar, pero en los últimos días de manera más ralentizada. Así y todo, ayer mismo, la UCI del Hospital de Cabueñes (Gijón) recibió al primer infectado que le llega en esta sexta onda.

La patronal de los hosteleros, Otea, no quiso ayer valorar la nueva situación. “Queremos esperar a que se publique la normativa”, argumentaron sus dirigentes. De puertas adentro, el alivio en el colectivo era mayúsculo.

Loading...

Los no vacunados no ceden: solo 1.700 primeras dosis en noviembre

Además del control de interiores, los responsables sanitarios insistieron en que se vacunen los que hasta ahora se han negado a hacerlo. Para ello, se convocará todos los viernes una jornada de vacunación sin cita en diferentes puntos de la región. Además, se ha habilitado un correo electrónico para que todos los que no han recibido el suero puedan pedir cita: incidenciacitacionautomatica@sespa.es.

¿Cuál es la realidad de los no vacunados en Asturias? Como es bien sabido, son pocos, pero no parecen muy sensibles a los llamamientos. Entre noviembre y lo que va de diciembre, en la región se han aplicado 1.698 primeras dosis. Globalmente, el Principado está aplicando un promedio de 10.000 vacunas al día.

En estos momentos, hay 75 rastreadores trabajando en la región para la detección precoz del virus. Además, cualquier persona puede pedir una PCR a través de un formulario en internet. Anteayer, se realizaron más de 4.000 test de este tipo en Asturias. En la tarde de ayer era considerable la cola en el autocovid instalado en el campus gijonés de Viesques.

El mayor volumen de contagios se está dando actualmente entre personas de 40 a 69 años, asociados a comidas o cenas de carácter social en el ámbito privado o público. Sin embargo, en los últimos días han aumentado los contagios de menores de doce años que no están vacunados y que son infectados por sus padres u otros adultos de su familia.

De cara a las fiestas navideñas, y en previsión del incremento de reuniones sociales en interiores de establecimientos y domicilios privados, la gerente del Sespa pidió a los asturianos que sean “lo más familiares posible” en sus reuniones, con encuentros de grupos “cercanos y pequeños” para evitar mayores riesgos.

Siete regiones establecen el pasaporte de vacunación

Millones de españoles han empezado el largo puente de la Constitución y la Inmaculada en un clima incertidumbre y preocupación por el aumento de los contagios y con la obligación del pasaporte covid cada vez más extendida por las diferentes comunidades. En buena parte del país –siete comunidades– ya rige la obligación de presentar el “pasaporte covid” para acceder a servicios como la hostelería, el ocio nocturno o las visitas a centros sanitarios, aunque las exigencias son dispares según los territorios. Por el momento no será necesario tenerlo en la Comunidad de Madrid, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Extremadura, La Rioja y Asturias. Andalucía quería implantarlo para acceder a centros sanitarios y residencias pero no ha obtenido el aval del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía porque no incluía en la petición el horizonte temporal. Sin embargo, el Gobierno regional formulará una nueva solicitud especificando que estará en vigor hasta Reyes. El resto de autonomías sí lo exigirán para algunos servicios. Las autoridades consideran que la medida impulsa la vacunación; como contrapartida, algunos expertos entienden que genera una “falsa confianza” entre los vacunados.

Compartir el artículo

stats