Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Principado, ante la reapertura del tramo de Soto de la Barca: “Se trabaja sin descanso”

Abierto un carril del corredor del Narcea en Pilotuerto, pero el argayo de Casazorrina provoca el corte temporal de parte del “bypass” habilitado

Coches circulando ayer por el carril reabierto en Pilotuerto. | Medio Rural

Las obras que se están ejecutando en el desprendimiento de Soto de la Barca, donde el pasado sábado falleció la allandesa María Luscinda Mon al caer unas rocas de gran tonelaje sobre el vehículo en el que circulaba, son “una prioridad” para la Consejería Medio Rural y Cohesión Territorial que dirige Alejandro Calvo: “Se va a trabajar sin descanso durante todo el puente festivo, es una prioridad y se está trabajando en ello con toda la intensidad y medios disponibles”, aseguraban desde esta Consejería.

Pero este no es el único frente que tiene abierto ahora mismo el Principado en el corredor del Narcea (AS-15). Uno de ellos sí que se pudo solucionar ayer, ya que se logró restablecer parcialmente el tráfico a la altura de Pilotuerto (Tineo), otro de los puntos conflictivos, donde quedó habilitado un carril de circulación.

La parte negativa es la apertura de un nuevo capítulo de la calamitosa situación en la que se encuentran buena parte de las carreteras del Suroccidente. Se trata del conocido argayo de Casazorrina (Salas), donde ante el riesgo de que varios árboles se vinieran abajo por el avance del terreno desprendido en la ladera, lo que podía provocar daños en el bypass habilitado en la nacional 634, se tuvo que cortar uno de los carriles de la vía provisional para favorecer la tala de los citados árboles por precaución.

Este corte ocasionó retenciones en el tráfico. La versión de la Delegación de Gobierno es que el corte fue de “unos minutos”, si bien, los vecinos afectados explican que se dilató durante más tiempo. Sergio Hidalgo, alcalde de Salas, aseguró a LA NUEVA ESPAÑA que el operativo se ejecutó “con rapidez” y calcula que no se extendió durante más de dos horas: “Ya está todo correcto”, sentencia.

Zona del carril de “bypass” de Casazorrina, con el terreno desprendido a la izquierda. | Sara Arias

De nuevo en el corredor del Narcea, la circulación en Pilotuerto se restableció de manera provisional a primera hora de la mañana. En concreto, según informó José Víctor Rodríguez, el alcalde de Cangas, se recuperó el tráfico a las nueve de la mañana. Se habilitó primero el carril, con cortes intermitentes regulados por dos semáforos, y horas después el carril se quedó abierto de manera permanente, aunque Medio Rural no ha concretado cuándo quedarán abiertos los dos carriles. Esta apertura de un carril se realizó tras terminar su trabajo en la zona la retroexcavadora de brazo extensible que se había movilizado el día anterior para retirar las rocas en riesgo de caída.

El Principado, en esta zona, ha empleado un robot teledirigido elevado gracias a una grúa de gran tonelaje. En cambio, para actuar en el corte de Soto de la Barca el procedimiento es diferente. La causa es que la zona de terreno inestable no se encuentra a pie de carretera sino a gran altura, a 250 metros sobre el nivel del corredor del Narcea. Por esa razón ha sido necesario habilitar una pista de 6 kilómetros para acceder al punto del desprendimiento.

La Consejería de Alejandro Calvo explica que los especialistas desplazados a la zona “ya han realizado los primeros derribos tras acceder al lugar, reabriendo una pista de unos 6 kilómetros y colocando una línea de vida que garantiza su seguridad”. La Consejería insiste en que su trabajo continuará durante todo el puente festivo “de forma ininterrumpida hasta conseguir asegurar la zona”. En ese momento será “cuando se producirá la reapertura al tráfico de la vía”. Si no hay cambios, la semana que viene se podría abrir un paso provisional. La situación de las principales vías de comunicación entre el Suroccidente y el centro de la región tiene en pie de guerra a los vecinos de la zona, molestos con una situación que se repite, dicen, “cada invierno”.

Compartir el artículo

stats