Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Adriana Lastra Vicesecretaria general del PSOE

“La inversión en Arcelor es la mejor noticia, pero Asturias es mucho más”

“El impulso a la variante de Pajares evidencia el compromiso con el Principado; estará en funcionamiento a finales de 2022”

Adriana Lastra, durante la entrevista. | Juan Plaza

–¿Cuáles son, a su juicio, los hitos del Gobierno central con Asturias en esta legislatura?

–El esfuerzo y compromiso del Gobierno de España son evidentes en estos tres años de presidencia de Pedro Sánchez. No solo con medidas relativas a la industria, sino también acciones transversales, como la subida del salario mínimo, la mejora de las pensiones, la ampliación de las becas, las ayudas al alquiler centradas en la emancipación de los jóvenes...

–Concrete.

–Cuando nosotros llegamos al Gobierno, el PP destinaba 6 millones de euros a compensaciones por emisiones de dióxido de carbono. El primer año de Pedro Sánchez esa partida aumentó a 89 millones; ahora estamos en 179 millones. La variante de Pajares está en pruebas; el impulso a esa infraestructura evidencia el compromiso con Asturias. Se han destinado más de 100 millones al rescate de Duro Felguera, se ha impulsado el convenio con Santa Bárbara, se han repartido muchas ayudas con distintas empresas para sostener la industria en Asturias. Pero quiero resaltar el anuncio de inversiones en Arcelor. Esa ha sido una de las mejores noticias que podíamos recibir en esta comunidad. Arcelor es el corazón industrial de Asturias y ese respaldo implica la viabilidad de la empresa en el Principado a corto y medio plazo; es la sostenibilidad de un empleo de mucha calidad y deja a las claras el compromiso.

–En la investidura de Pedro Sánchez en 2020, usted intervino en Congreso para decir que “no hay decadencia en Asturias”.

–La “decadencia” de esta comunidad la representan el PP y las derechas con su discurso catastrofista. Tenemos buenos datos de empleo, los anuncios de las grandes empresas también son positivos; tras años de discusión sobre la Variante está el compromiso de abrirla pronto precisamente porque el gobierno de Pedro Sánchez se ha empeñado en que sea así tras años de debate del PP sobre trazados, pasajeros o mercancías, anchos de vía.. Los presupuestos del Estado, en comparación con los de Rajoy, aumentan para Asturias un 25 por ciento. Está claro que a Asturias le va bien si gobierna el PSOE.

–La tasa de paro juvenil es de las peores de España; crece el empleo, pero nuestra relación entre población activa y dependientes se acrecienta; sufrimos un grave problema demográfico…

–Por supuesto que hay retos que afrontar. Pero le he dado datos objetivos, y no hemos hablado de los proyectos de futuro, sino de planes que se están realizando y contribuyen a mejorar ese futuro. Claro que hay retos, y en esos estamos.

–Ya que cita la variante de Pajares: ustedes dijeron que estaría en funcionamiento en los primeros meses de 2021. Ahora el Gobierno asturiano confía en que esté en servicio antes de finales de 2022. ¿Tendrán la tentación de retrasarlo por motivos electorales?

–Es una buena noticia que hace semanas la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana viniese a Asturias a ese primer viaje de pruebas en la Variante. Es una realidad que esa conexión estará en servicio próximamente. Es cierto que ha habido retrasos por el paréntesis de la pandemia; si todos nos confinamos las obras se resienten. Pero estará en funcionamiento a finales de 2022.

–¿Avala esa fecha?

–Sí.

–La industria asturiana sigue reclamando compensaciones por sus costes eléctricos. ¿Se incrementarán las ayudas más allá de lo que fija el Presupuesto?

–Es en lo que estamos. Le repito que cuando el PP gobernaba no había ninguna política industrial. Asturias estaba abandonada en este sentido. Ahora tomamos medidas para abaratar el coste de la electricidad. No se descarta nada. Pero ese esfuerzo que se ha hecho es relevante y quiero ponerlo en valor.

–El presidente regional, Adrián Barbón, dijo de usted que “era la mejor garantía de que Asturias esté en la agenda del Consejo de Ministros”. Pero algunas decisiones no se han interpretado como positivas: la protección del lobo, la política de descarbonización, los efectos de la electricidad en la competitividad de la industria regional...

–La agenda de Asturias siempre está en el consejo porque el Presidente Sánchez así lo quiere. Y no solo por mí misma, sino también por Adrián Barbón, que es un presidente tenaz a la hora de pelear por los retos de Asturias y ponerlos sobre la mesa. Es una labor coordinada.

–Por entrar en un asunto polémico: la gestión del lobo.

–El plan de gestión de Asturias es un ejemplo para el Gobierno de España, y así se ha dicho y lo defendemos. Esa es la línea en la que tenemos que trabajar.

–Pues el Gobierno de Asturias se suma a las comunidades que combaten esa decisión.

–Porque ahora estamos en el proceso previo de la elaboración de la estrategia de protección de la especie, y yo espero que sobre eso se llegue a un acuerdo que garantice la protección de nuestras cabañas ganaderas y la convivencia con la especie, algo que en Asturias se había asegurado. Es un asunto en el que confluyen muchas cuestiones y se regula para el conjunto del Estado, para territorios con situaciones bien diferentes. Eso puede generar algunas dificultades, pero el modelo de Asturias es adecuado.

–Dice que Barbón es un presidente tenaz, pero a veces le cuelgan el sambenito de que protesta poco.

–Adrián es una persona de acción. Hay una diferencia entre reivindicar y protestar. Barbón reivindica todos los días. Vamos, soy buena conocedora de eso, al igual que todo el Consejo de Ministros, se lo aseguro. (Se ríe). Pero como reivindica de una manera justa y sosegada, con argumentos técnicos y políticos, termina consiguiendo lo que desea para mejorar Asturias.

–Usted citó anteriormente la apuesta por el horno eléctrico de Arcelor y su transformación hacia el hidrógeno. ¿Con eso se colman las necesidades de la región?

–Es una extraordinaria noticia para Asturias, que asegura el futuro de la empresa en nuestra comunidad y los miles de empleos que genera, que son de calidad; pero Asturias es más, muchas más cosas. Para eso están esos fondos europeos que llegarán en función de los proyectos que se presenten, además de las ayudas para las empresas asturianas. Por ejemplo, querría citar el convenio con Santa Bárbara: la cadena de producción del 8x8 se iniciará este mes. Con el rescate de Duro Felguera hemos ayudado a salvar una empresa puntera, con futuro e historia en Asturias. Y la derecha lo criticó. Hasta en eso nos hemos quedado solos.

–¿Se atreve a estimar cuánto recibirá Asturias de fondos europeos de recuperación?

–No. Pero espero que sean los necesarios para avanzar en esa reindustrialización. En eso trabaja día y noche el presidente Barbón. Estoy segura de que tendremos buenas noticias.

–Asturias parece estar a punto de superar su reiterada demanda de mejores infraestructuras, pero ahora el problema parece estar en la intermodalidad y la eficiencia: horarios de vuelos que obligan a largas esperas en aeropuertos, ausencia de vuelos internaciones, un cuestionado servicio de cercanías...

–El Gobierno de Asturias ya trabaja en modificar el modelo del Aeropuerto de Asturias, porque en la época poscovid eso es necesario. Respecto a las cercanías y la movilidad interurbana en tren, Adif ha aumentado un 37% sus inversiones, con más de 90 millones. Es importante, porque una vez acabada la Variante, las cercanías se convierten en uno de los principales retos.

–El Gobierno quiere aplicar el pago por uso en las autovías. ¿Será sí o sí?

–Quiero recalcar que fue ya una propuesta del PP en su época de gobierno. Por parte nuestra hemos planteado abrir una reflexión entre los partidos, los territorios y el sector del Transporte. Lo que se haga será consensuado, así que no hay una fórmula cerrada.

–Sé que me dirá que la culpa de que el peaje del Huerna siga vigente es del PP; pero ¿se plantean su desaparición antes de que expire el plazo actual?

–Tenemos que partir de esa realidad: a causa del PP pagaremos hasta el 2050 por la autovía del Huerna. Lo real es que solo los gobiernos socialistas de Zapatero y Sánchez han bonificado ese peaje; hasta con 9 millones el próximo año. Quédese con que cuando gobernamos acabamos con las injusticias del PP y cuando el PP gobernó, pues pasan cosas como esta: que los asturianos pagan más por esa autovía.

–Cambiemos de tercio. ¿Cómo afronta la FSA su inminente congreso regional?

–Con ilusión y ganas renovadas, y con la expectativa de que de cada congreso han salido propuestas que terminan en el Boletín Oficial del Principado. Estamos en el proceso de elaboración de enmiendas; aún ayer me llamaba alguna compañera sobre ese asunto. Veo a la militancia volcada, con esa seguridad de que lo que se plantea en el partido termina convirtiéndose en realidad en la Junta General. Barbón tiene un liderazgo sólido e incuestionable; cuenta con el apoyo no solo de toda la militancia, sino de gran parte de los asturianos.

–¿Está cerrada la herida con el “javierismo”? Con el paso del tiempo, ¿cree que las tensiones que vivió el partido en Asturias hace apenas cinco años un escenario inevitable?

–Las heridas en el PSOE se cierran cuando se clausura un congreso o se abren las urnas. Recuerdo mucho aquella etapa, porque me implica personalmente. Y a Javier Fernández siempre le he tenido mucho cariño; pasé muchos años a su lado. Es cierto que fue un momento duro para toda la organización. También para mí, personalmente; pero al final la militancia habló. A Javier Fernández hay que reconocerle toda su labor durante años al frente de esta organización y del gobierno del Principado. Fue un buen secretario general y un buen presidente.

–¿Agitar el debate de la cooficialidad del asturiano ahora es meterse en un jardín? ¿Urge una reforma estatutaria?

–El respaldo a la cooficialidad se aprobó en el anterior congreso de la FSA y el PSOE asturiano está inmerso en las negociaciones para modificar una norma que cumple ya 40 años. Es al ejecutivo autonómico a quien compete marcar tiempos y debates. Tiene todo mi apoyo y confianza.

–Vuelve a estar sobre la mesa la reforma de la financiación autonómica. ¿No gustó en Ferraz que Asturias formase parte de una alianza con comunidades del PP?

–Los encuentros entre presidentes de comunidades de distinto signo político se han dado siempre de forma natural, y en especial para hablar de la financiación autonómica. Cuando yo estaba en esta federación, Javier Fernández ya se reunía con el presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijóo y otros presidentes para hablar de este asunto. El modelo de financiación está caduco desde hace años y hay que revisarlo. Claro que apoyamos esas reuniones. Lo que no nos gustó fue la utilización que Feijóo hizo de aquella cita; pero no nos gustó ni a nosotros ni a los presidentes autonómicos del PSOE invitados, que fueron los que recordaron que el encuentro era para tratar temas comunes y no para confrontar. Tenemos que ir a un modelo de financiación que respete criterios de igualdad, equidad y suficiencia financiera, y que todas las comunidades estén conforme. Es cierto que es difícil y complicado, porque hay presidentes con posiciones muy distintas, pero nada es imposible. La política es conciliar posturas diferentes. Nos comprometimos a trabajar en este asunto y en eso estamos.

–Asturias y otras comunidades de la “España vaciada” forman una alianza. Y hay movimientos políticos para impulsar coaliciones electorales que defiendan el supuesto abandono de estos territorios. ¿El PSOE sigue siendo referente para quienes viven en esa España que se siente menos atendida?

–Estamos centrados en la gestión y en transformar nuestra economía, en salir todos a la vez de la crisis económica, y créame que considero que lo estamos consiguiendo. Pero quedan por delante dos años y mucho por hacer. Cuando se convoquen las elecciones veremos qué sucede. Pero sí creemos que somos el partido que representa a la mayoría social de este país, y seguimos representando a quienes viven en esas comunidades. Aprobamos leyes y medidas para combatir el reto demográfico y dotar de recursos a esas provincias que sufren despoblación. Le destaco, por ejemplo, la descentralización de organismos, que es algo que ya apuntó Rodríguez Zapatero en su legislatura. Es una buena medida, porque el Estado somos todos. Los proyectos que impulsa la vicepresidenta Teresa Ribera tienen en cuenta los territorios que sufren la despoblación desde hace muchos años. Recuerde que somos el primer gobierno que afronta el reto demográfico, con una vicepresidenta tercera dedicada a ello y gran representación en los Presupuestos. Hace poco hemos presentado más de cien medidas para combatirlo.

–¿Es posible abordar la reforma de la financiación si no hay homogeneidad tributaria? Madrid suprime impuestos; en otros territorios suben.

–Siempre hemos defendido la armonización fiscal y nos gustaría llegar a ella desde el diálogo y el consenso.

–¿Está convencida de que Asturias no saldrá perdiendo en ese nuevo reparto?

–Estoy convencida.

Compartir el artículo

stats