Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mazazo por el ingreso por covid de Barbón: crónica de un congreso gafado de la FSA que acaba suspendido

La aparición de casos sospechosos, entre ellos el alcalde de Siero, y la queja por la idoneidad del evento a las puertas de nuevas restricciones hacen rectificar a los socialistas, en medio de cierto desconcierto

Crónica de un congreso gafado de la FSA que acaba suspendido: protesta de delegados y mazazo del positivo de Barbón

El 33 congreso de la FSA estaba previsto desde hace meses como una clara muestra de la hegemonía de Adrián Barbón en el partido, una señal de la pacificación interna y un impás para abrir una nueva etapa, dejando atrás la pandemia y enfocando la idea de una Asturias que anhela su futuro. Pero por medio se mezcló una inesperada ola de contagios prenavideña, la alarma por la variante ómicron, unos días decisivos a las puertas de restricciones y, el colmo, que el propio secretario general diese positivo en las pruebas de antígenos obligatorias para todos los delegados asistentes y, posteriormente, ingresase en el HUCA, tal y como comunicó a través de su cuenta oficial de Twitter. "Al empeorar esta tarde y siguiendo el protocolo establecido, he sido atendido en el HUCA, quedando ingresado por prescripción médica. Mientras dure esta situación, asume la Presidencia del Principado de Asturias Juan Cofiño y la Secretaría General de la FSA, Gimena Llamedo."

Todo se precipitó en los últimos días: la escalada de contagios, las advertencias sanitarias de un invierno complicado y la cercanía de las fiestas navideñas empezaron a bascular casi en cuestión de horas la sensación interna en el PSOE.

“Ha habido mucha inquietud entre la militancia”, señala un dirigente socialista. “En la calle se señalaba la contradicción que suponía hacer recomendaciones de cautela y evitar reuniones y cenas de empresa y al mismo tiempo que nosotros tratásemos de organizar un congreso con casi 500 personas”, reconocen las mismas fuentes.

Hay argumentos que eran ciertos en la dirección socialista: no existe ahora ninguna prohibición para ese tipo de actos y se había desplegado un dispositivo inédito para ofrecer una sensación de seguridad. Pero el virus de la inquietud se extendió mucho más rápido entre los dirigentes locales.

En los grupos de WhatsApp circulaban mensajes de protesta por la celebración del congreso y algunos delegados fueron advirtiendo a la dirección regional del partido de que no acudirían: algunos lo hacían argumentando que habían sido considerados contactos estrechos de positivos, otros directamente mostraban su malestar.

El hecho de que el propio secretario general, Adrián Barbón, resultase positivo en unos de los primeros test de antígenos cayó como un jarro de agua fría en la organización. “Hubo alguno que no daba crédito y que negaba los rumores que ya circulaban minutos antes de que Barbón lo colgase en su Twitter”, relatan fuentes próximas a la organización.

A partir de ahí las dudas empezaron a circular en la dirección regional, más de uno echó cuenta de las reuniones preparatorias que se han estado celebrando los últimos días, de quién participaba y quién no. En ese estado, la suspensión parecía la única salida. Finalmente, la dirección regional adoptó una decisión difícil. Lo reconoció la propia Gimena Llamedo en su comparecencia para anunciar el aplazamiento sin fecha del cónclave: "Para mí misma no es fácil trasladar esta información, pero es la decisión más acertada", ha asegurado visiblemente emocionada.

A las 14:45, con ya unos cuantos positivos sobre la mesa (Gimena Llamedo ha reconocido al menos tres en la comparecencia en la que anunció la anulación del Congreso), pocas dudas había y se convocó a los medios para una rueda de prensa a las 16.00 horas. Se realizaron gestiones ante Ferraz y planeaba la peligrosa situación que supondría que el propio Pedro Sánchez asistiese a un congreso salpicado por casos positivos. Decenas de delegados ya pedían un aplazamiento que resultaba inevitable.

Las pruebas de antígenos organizadas por la FSA tienen una lectura interesante: han sido el único cribado aleatorio realizado últimamente. Por él han pasado personas de diversos puntos de Asturias. En las pruebas se detectaron tres positivos a falta de confirmación por prueba PCR, entre ellos el Alcalde de Siero, Ángel García “Cepi”, quien en la segunda prueba volvió a dar positivo. El regidor sierense permanece confinado en su casa a la espera de una PCR.

Compartir el artículo

stats