Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El emotivo interés del Papa por Díaz Merchán: “¿Cómo está? ¿Sigue fumando tanto?”

El Santo Padre recordó ante el prelado asturiano Jesús Sanz Montes al obispo emérito y rememoró su estancia hace años en Asturias

El Papa Francisco, en el centro, con Sanz Montes a su lado, a la derecha, y el resto de obispos españoles que participaron en la “visita ad limina”.

“Hemos llevado a Asturias en el corazón y la mirada, poniendo ante el papa, sucesor de Pedro, nuestra tierra, nuestra gente, nuestra Iglesia diocesana”. Así resume el Arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, el encuentro de varios obispos españoles con el Papa Francisco con motivo de la “visita ad limina”, que los prelados han desarrollado estos días en Roma. En el encuentro de dos horas y media con el Papa, hubo momentos para las anécdotas y recuerdos asturianos del Santo Padre.

“Fue hermoso cuando le di los saludos del arzobispo emérito, don Gabino”, señala el arzobispo de Oviedo en la carta pastoral de esta semana. Allí relata la anécdota del Papa Francisco al referirse el prelado asturiano a Gabino Díaz Merchán, a quien el Santo Padre reconoció de inmediato. “Al preguntarme por sus apellidos, rápidamente lo identificó y me dijo que se acordaba de cuando había sido Presidente de la Conferencia Episcopal Española”, señala Sanz Montes. “¿Cómo está? ¿Cuántos años tiene? ¿Sigue fumando tanto?”, preguntó directamente el Papa Francisco.

Lo cierto es que Díaz Merchán fumaba en sus años jóvenes, pero dejó de hacerlo posteriormente, según recuerdan los sacerdotes asturianos. “Era curioso el detalle de preguntarme por su salud, pensando que una persona mayor tras haber fumado mucho podría estar delicado. Y con afecto me dijo que le llevara su bendición”, explica el Arzobispo de Oviedo en su misiva a la Iglesia asturiana.

El Papa Francisco conoce Asturias y ha referido en varias ocasiones la anécdota de cuando era un joven sacerdote conocido como Jorge Mario Bergoglio. Iniciaba el camino para entrar en la Compañía de Jesús y visitó Asturias acompañado de quien entonces era arzobispo de Burgos, Segundo García y Méndez-Casariego, natural de Coaña. “Le referí que en Asturias estuvo él en sus años mozos de joven jesuita. Y me contó alguna anécdota simpática sobre nuestra gastronomía, que pudo degustar en casa de unos parientes lejanos emparentados con su familia”, señala Sanz Montes.

El Arzobispo de Oviedo reflexionó en la cita sobre el papel de una Europa que pierde su conexión con sus raíces cristianas. “En la medida que pierde su identidad se hace insolidaria y se sume en una tristeza que suscita nuestra preocupación, cuando vemos a demasiada gente tocada y hundida por todo lo que está pasando”. El Papa Francisco conversó “con una enorme franqueza, confianza y poniendo sobre el tapete las cosas que realmente nos preocupan en nuestra vida pastoral como obispos”.

Compartir el artículo

stats