Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los centros de salud se ven colapsados y la espera para las pruebas PCR es de cuatro días

El sistema sanitario de la región sufre una presión máxima y surgen voces que proponen centrarse en los enfermos con síntomas

Prueba de PCR en un autocovid.

Colapso es la palabra del momento en la red sanitaria pública. La tensión que sufre el conjunto del sistema es muy notable. La región alcanzó ayer los 1.484 casos por cada 100.000 habitantes en catorce días. La del conjunto de España es notablemente superior: 1.775 por 100.000. El panorama es muy complejo, y requiere una explicación detallada.

Saturación de los centros de salud. La multiplicación de los casos positivos de covid-19 aumenta las necesidades de seguimiento de los contagiados desde la red de atención primaria. Los que presentan síntomas demandan atención médica o trámites administrativos. Especialmente compleja está siendo la gestión de las bajas médicas.

Nervios y prisas. El nerviosismo de los pacientes los lleva a citarse como “urgencia” en las agendas de los médicos de primaria aunque presenten sintomatología leve. Lo mismo sucede con algunos que, sin haber dado positivo, han sido contactos estrechos y empiezan a dar alguna señal de patología respiratoria, que puede estar originada por alguno de los muchos virus propios del otoño y el invierno (por ejemplo, el de la gripe).

Teléfonos sobrepasados. En consecuencia, muchas líneas telefónicas de los centros de salud se ven saturadas, lo que dificulta en gran medida la respuesta a las llamadas de los usuarios, ya estén motivadas por el coronavirus o por otras causas. Agravan la situación las grandes colas relacionadas con el “pasaporte covid”. Todo ello ha llevado a los centros de primaria de la región a declararse “colapsados”, en palabras de sus trabajadores, en particular de los médicos.

Plantillas escasas. Los centros de salud están magros de personal. A las numerosas vacantes habituales, se añaden las ausencias derivadas de las vacaciones navideñas, lo que origina una incremento muy reseñable de las cargas de trabajo.

Salud aconseja no llamar. El Servicio de Salud (Sespa) hizo público ayer un nuevo protocolo de actuación dirigido a los ciudadanos envueltos en un proceso de covid-19. A los que dan positivo les exhorta a que no llamen al centro de salud si están asintomáticos, si sus signos son leves o si necesitan tramitar su baja laboral. Se les pide que esperen “una llamada en 24 o 48 horas del equipo de rastreo y de su centro de salud”. Y se les concreta: “No debe llamar a su centro de salud, 112 o servicios de urgencias”.

Llamar en casos graves. Entonces, ¿en qué supuestos está previsto que el usuario tome la iniciativa y llame al centro de salud o al 112? Respuesta: “Ante la presencia de síntomas graves o empeoramiento manifiesto de su situación”. ¿Y hasta que le llamen los rastreadores o el personal de su centro de salud? Por una parte, “aislamiento inmediato”. Por otra, “recomendar a los contactos estrechos que mantengan medidas de protección”.

Cuatro días para una PCR. Por otra parte, las solicitudes de pruebas diagnósticas PCR acumulan en Asturias hasta cuatro días de espera: ayer jueves se daban citas para el lunes incluso a personas que habían dado positivo en test de antígenos. Las colas en los autocovid son muy considerables, lo que origina a su vez largas esperas.

Fatiga en los hospitales. Si los centros de salud están saturados, en los hospitales el personal sanitario declara algo parecido. “Aseguro que en Cabueñes la repercusión hospitalaria es inasumible. Cirugías y consultas anuladas para poder hacer frente y ayudar a los compañeros de medicina interna y neumología. Lo siento, pero estamos lejos del optimismo”, señalaba una jefa de servicio del hospital gijonés en una red social.

Cambio de rumbo. Ante esta coyuntura, se levantan voces que reclaman un cambio de rumbo drástico, a sabiendas que darlo no es fácil: “Con estas cifras de infectados, el sistema sanitario no puede dar respuesta al ciudadano por el mero hecho de que sea positivo. No nos queda más remedio que centrarnos en los enfermos, en particular en los más vulnerables”.

Compartir el artículo

stats