Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las mascotas son desde hoy uno más de la familia

Entra en vigor la norma que reconoce a los animales como “seres sintientes”, obliga a su cuidado y establece hacia ellos normas en caso de divorcio similares a las de los hijos

“Mateo” lame a Susana Alonso ante Carlos Fueyo. Marcos León

Prácticamente la mitad de las familias asturianas cuentan desde hoy con más miembros. La regulación que cambia el régimen jurídico de las mascotas entra este miércoles en vigor y eleva el estatus de los animales de compañía, dotándoles de derechos (en especial en las situaciones de ruptura de la convivencia entre parejas). La norma conforma obligaciones para los propietarios, con deberes de cuidado sobre él, asegurando su bienestar. Pero lo cierto es que la ley plasma una realidad en las familias que conviven con animales: ellos ya eran uno más.

Por ejemplo, “Groucho” y “Laica”. Conviven en Mieres con la pequeña Irene y con sus padres, Nacho Menéndez y Minerva Losa. Todos están de enhorabuena con la entrada en vigor de la nueva ley de mascotas que protegerá aún más a los dos perros de la familia. “Estamos encantados, es perfecto que se proteja todo lo posible a los animales”, dice Nacho. Él ha visto lo que puede llegar a sufrir un perro. “Groucho es un perro de caza que lleva diez años con nosotros pero cuando llegó tenía muchísimos traumas, cada vez que pasaba un coche o que oía un portazo se tiraba al suelo”, explica. Tanto Groucho como Laica son adoptados, proceden de un albergue de animales, así que su compañero humano celebra “que se acabe con el mercadeo de animales”. La nueva ley de mascotas prohíbe la venta de animales de compañía, incluso como forma de resolver el problema de quién se lo queda en un caso de divorcio. El juez podrá dictar normas específicas de manutención compartida o cuidados, de un modo análogo a como ocurre con los hijos.

La pequeña Irene Menéndez Losa y los perros "Groucho" y "Laica", con sus juguetes.

Esta familia mierense celebrará la llegada de los Reyes Magos con una nueva normativa que protege a sus compañeros de cuatro patas y seguro que Melchor, Gaspar y Baltasar les dejan algún juguete. Lo reconoce Nacho Menéndez, “sí que les damos algún capricho, como a la niña, que si ves algo que sabes que le puede gustar se lo compras”. Menéndez lo tiene claro, los perros “son uno más de la familia”.

“Estamos encantados, es perfecto que se les proteja”, dicen Nacho Martínez y Minerva Losa

decoration

Tampoco el cambio legal va a suponer alteración alguna para los gijoneses. Carlos Fueyo y Susana Alonso. “Mateo”, una mezcla de collie y mastín de año y medio, siempre ha sido un integrante de la familia de pleno derecho. “Lo que sí esperamos es que este cambio ayude a otros animales con peor suerte y que se puedan endurecer las penas por casos de maltrato”, explica la pareja, que entiende que la nueva normativa tal vez ayude también a promocionar los procesos de adopción. “Siempre hemos tenido mascota y siempre fueron adoptados. No creemos en la compra de animales”, defienden, y por eso se muestran también de acuerdo con el reciente anuncio de que se regularán las tiendas de mascotas, que limitarán su venta pública de animales solo a peces.

“Como un hijo más”

Valle Sánchez insistió en tener un perro desde que tuvo uso de razón. Hace un año con sus dos hermanos asentados en otras ciudades y tras golpe de la pandemia, consiguió convencer a su padre, Omar, quien aceptó a regañadientes incluir un Golden Retriever en la familia. Ahora, ninguno de ellos puede separarse de la mascota, de nombre Mayo, que se ha hecho indispensable en todos los planes: playa con los amigos, excursiones, celebraciones... “Es como un hijo más”, presumen ambos. Por eso estas navidades también recibe regalos y disfruta del tiempo de ocio siempre cerca de sus dueños. “Para Reyes hemos pedido unos juguetes para que muerda”, dice Valle. Ahora, no imaginan el día a día sin este nuevo integrante cuadrúpedo, según explica Omar: “Estamos locos con él, estamos siempre pendientes de lo que hace, creo que es el perro más fotografiado del mundo”.

Jimena Sánchez, “Mayo”, Valle Sánchez y Omar Sánchez.

Otra de las novedades será la implantación de un DNI obligatorio para todas las mascotas. La Dirección General de Derechos de los Animales ya ha dicho que la gestión de dicho documento recaerá en manos de las comunidades autónomas, si bien existirá una base de datos a nivel nacional en aras de facilitar el intercambio de la información entre las diferentes regiones. Tampoco está claro el formato, aunque una de las opciones que se baraja es que el DNI de las mascotas sea electrónico y que incorpore un código QR para que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado puedan consultar todo el historial del animal. Según las estadísticas, aproximadamente un tercio de las familias asturianas convive con un perro y casi una de cada cinco con al menos un gato.

Compartir el artículo

stats