Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La evolución de la pandemia de coronavirus

Los hospitales prevén tres semanas más de aumento de ocupación y agilizan altas

Gestores y sanitarios pronostican que la oleada de casos de la Navidad llegue a las UCI de la región a partir de esta próxima semana

Celadores en el HUCA. IRMA COLLÍN

La sexta ola del covid-19 continúa en pleno apogeo. Asturias registró anteayer, viernes, cerca de 2.500 casos nuevos. Desde el pasado 28 de diciembre, fecha en la que la incidencia dio un estirón de gran envergadura, la región ha rebasado en ocho ocasiones los 2.000 casos diarios de infección por coronavirus. ¿Cómo evolucionará la curva en las próximas semanas? Los expertos no se atreven a ser taxativos. Quizá el pronóstico que goza de mayor predicamento entre el equipo de la Consejería de Salud que gestiona la pandemia y entre los profesionales sanitarios sea este: la curva de infectados seguirá subiendo en las dos próximas semanas, y la ocupación de los hospitales otra semana más, es decir, hasta finales de enero.

Preocupación por las UCI

Según esta predicción, el peligro más inmediato consiste en un aumento de la ocupación de las unidades de cuidados intensivos (UCI). ¿Por qué? Porque es ahora, dos semanas después de los contagios, cuando se supone que debe impactar sobre las unidades de enfermos críticos ese abrupto incremento del número de casos iniciado el 28 de diciembre y que ya ha empezado a dejarse sentir en las plantas de los hospitales.

Ocupación inferior a la media

Peligro en las UCI pero, seguramente, peligro relativo. La ocupación actual por enfermos de covid de las áreas de cuidados intensivos en el Principado es del 18,5 por ciento (56 pacientes ingresados sobre un total de 303 camas disponibles si se desplegaran todos los recursos). La media de ocupación de toda España es del 22 por ciento. La situación más complicada se da en Cataluña, cuyos boxes de UCI están ocupados en un 41 por ciento por enfermos de coronavirus.

Acelerar las pruebas diagnósticas

En los hospitales de la región había en la mañana de este pasado viernes 321 pacientes en planta y 56 en UCI. En total, 377. A lo largo del viernes se dieron muchas altas, y ayer, sábado, una cifra inferior. Naturalmente, continúa habiendo un buen ritmo de ingresos. Desde el Servicio de Salud del Principado (Sespa) se ha dado a los hospitales una pauta estratégica: acelerar las pruebas diagnósticas de los pacientes ingresados –los covid y los no covid– para no alargar su estancia de manera innecesaria. Es bien conocido que, en circunstancias normales, un enfermo –sobre todo de los hospitales de mayor tamaño– puede ver prolongado su ingreso solo porque está pendiente de una exploración o prueba. Además de no aportar nada a su proceso de curación, esta espera es profundamente antieconómica. Lo que ahora quiere evitar el Sespa es que, en los actuales momentos de saturación de los hospitales, parte de la misma se deba a situaciones que pueden evitarse.

¿Nivel similar al de la segunda ola?

La gran duda se centra en hasta dónde puede llegar la ocupación de las plantas y UCI de los hospitales de la región en las próximas semanas. Nadie, o casi nadie, considera posible que se alcancen los niveles de la segunda onda, cuando el tope de hospitalizados por covid fue de 894 en planta (el 16 de noviembre de 2020), y de 150 en UCI (dos días más tarde). Tal vez esta sexta ola pueda asemejarse más, en lo relativo a presión sobre los hospitales, a la tercera ola, cuando Asturias alcanzó un máximo de ingresados por coronavirus de 606 en planta (el 7 de febrero de 2021) y de 132 en UCI (el 15 de febrero del mismo año). A día de hoy, no parece muy probable que se alcancen ni siquiera estos últimos niveles, pero nadie quiere hablar muy alto. Habrá que ver el comportamiento de la variante ómicron, a la que actualmente se atribuye una tasa de hospitalizados que oscila entre el 2 y el 4 por ciento de los infectados.

Compartir el artículo

stats