Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mascarillas, vacuna, distancia y alguna protesta: así volvieron al cole tras la Navidad los niños en Asturias

“Dicen que somos nosotros los que más contagiamos, pero cumplimos todas las normas”, decía una alumna

23

Los escolares asturianos vuelven a las aulas tras las vacaciones de Navidad

Alguno con pocas ganas (pero no precisamente por la pandemia) y otro con la ilusión de volver a sus compañeros en una época en la que las interacciones sociales se cotizan poco. Así volvieron hoy al cole los niños asturianos en un curso marcado por las mascarillas y las vacunas y en el que el único enemigo va a seguir siendo el coronavirus.

En el colegio Gesta de Oviedo sin duda los más informados sobre las medidas covid son los alumnos, que preocupados por no coger el virus ni poner en peligro a los suyos llevan todas las navidades recopilando información a base de noticias.

“Dicen que somos nosotros los que más contagiamos, pero cumplimos todas las normas”, afirmaba Ana Fernández, alumna de uno de los cursos de quinto de primaria. Ayer fue el primer día del segundo trimestre y el sentimiento predominante fue la ilusión por volver a encontrarse. Según aseguraron, tanto estudiantes como personal docente, la repercusión de la nueva normativa no ha sido mucha, ya que la mayoría de restricciones se cumplían a rajatabla con anterioridad a las fiestas: mascarilla en todo momento, ventanas batientes, gel hidroalcohólico en cada puerta, clases confinadas…. Aunque hay algunas novedades con las que contaban ya hace un par de semanas y han acatado sin rechistar debido al aumento de incidencia. “Han vuelto a separarnos en el patio”, explicaba Leo Dunne uno de los portavoces del resto de las clases, ya que antes se permitía a los grupos pertenecientes al mismo curso pasar el recreo juntos a pesar de estar separados por clases. Una medida impulsada por este colegio pero no obligatoria por la consejería. “Tampoco podemos bajar juguetes, libros, balones… Nada que se pueda intercambiar o pasar de una mano a otra”, añadía Mateo Hidalgo, que está tan puesto en el día a día que incluso escribe un blog de actualidad con sus opiniones.

Tal como aseguraba la profesora Sandra Carranza todo estaba organizado de forma minuciosa y los más pequeños se adaptaban sin quejas a la situación, a pesar de la dificultad que lleva implícita: “En la cabeza de los adultos hay una constante preocupación por la pandemia y la manera en la que se gestiona en los colegios. Aquí es todo más sencillo, ellos están centrados en retomar el curso y reencontrarse. Saben que las cosas son diferentes, pero aprenden a integrarlo”. Algo que es verdad, ya que han vivido diferentes encierros por aulas y han sido capaces de continuar formándose; cada vez que entraban o salían de las instalaciones repartían gel entre los compañeros; han comido a modo zigzag en el comedor y se las ingeniaron para amenizar su tiempo de ocio sin necesidad de objetos. Todo ello, sin perder un ápice de alegría: “Lo importante es estar con nuestros amigos”.

“Lo importante es estar con nuestros amigos”, decían los niños

decoration

En Gijón no hubo miedo a volver al colegio. Si acaso pereza. Como Sergio Escudero. “Quería más vacaciones para seguir jugando”, comentó este alumno de sexto curso de Primaria del Colegio Jovellanos. “No teníamos a volver a clase, hay que tener precaución y cuidado, pero ya había ganas”, destacaron sus compañeras de mesa Mar Ribera y Lara Sánchez. Con cerca de 630 alumnos el Jovellanos, situado en el centro de la ciudad, retornó con absoluta normalidad tras el parón navideño. “No tuvimos ninguna baja entre los profesores y apenas se notó entre los alumnos, más allá de cinco o seis casos que nos llamaron para avisarnos que estaban confinados por algún contacto”, señaló Yolanda López, directora del centro. 

En sexto curso tocó poner a prueba los decimales en clase de matemáticas. La fórmula fue acercarlo al covid. “Utilizamos el termómetro para tomar la temperatura a todos”, explicó la profesora Esmeralda Peláez. “Era necesario volver a la rutina de la clase, hicimos una asamblea, en la que hablamos de las navidades, y muchos solo salieron a patinar o al cine”, indicó. 

La pandemia está presente. Con naturalidad. “No puede recaer todo sobre ellos. Tienen que hacer vida normal”, indicó Bibiana Álvarez, madre de Alma López, de seis años. “La precaución y preocupación es algo lógico, pero con tranquilidad”, subrayó Cristina Fuentes, madre de María y Rusell García, de 9 y 6 años.  

El Colegio Jovellanos, como lleva haciendo desde el inicio de curso, mantiene abiertas cinco puertas para repartir las entradas y salidas de la forma más fluida posible, sin aglomeraciones. El único inconveniente es que algún padre tiene que estar ágil para recoger a sus hijos si salen por distintas calles. “Es un mal menor, todo sea porque estén contentos y vivan”, reconocieron los padres de los alumnos. “Estoy super contento de haber visto otra vez a mis compañeros”, afirmó Hugo Benítez, de cinco años, mientras tira del brazo de su madre, Laura Sánchez, para ir de nuevo a casa. 

En definitiva, vacunación y mascarillas. Esos fueron esta mañana (y serán el resto del curso) los pilares para evitar contagios en la vuelta al cole en Asturias. Así lo afirmó hace unos días la consejera de Educación, Lydia Espina, tras participar en la reunión extraordinaria de la Conferencia Sectorial de Educación convocada para dibujar en plan de actuación similar para todas las autonomías. Los más destacado del esbozo resultante es que todas harán lo que esté en sus manos para garantizar la presencialidad y que la intención es cumplir el actual calendario escolar. Esto se suma a la última recomendación del Ministerio, de no confinar las aulas si no se contagia un 20% de los escolares "Los centros escolares han demostrado ser espacios seguros", ha destacado Espina.

Por el momento, no habrá cambios significativos en la forma de funcionar en los colegios. "Se tratará de reforzar las medidas actuales y no bajar la guardia", explicó Espina. La principal novedad hoy fue el regreso de la mascarilla, que los escolares deberán llevar siempre puesta: tanto en exteriores e interiores. Esta medida viene obligada por el real decreto del Gobierno Central del pasado 24 de octubre.

Lo que no regresará, aunque tal y como ha confesado la propia Consejera se había especulado con ello, es la división de patios por cursos. "Nos parece que la sectorización aporta menos de lo que aporta que los niños puedan interaccionar entre sí y socializar de manera libre. Van a estar jugando con mascarilla en el exterior", zanjó la titular de Educación, al tiempo que aseguró que esta decisión cuenta con el visto bueno de Salud. "Valoramos muy mucho esta posibilidad de juego, de disfrute y de relacionarse entre ellos", reincidió.

Además, Espina insistió en la importancia de la presencialidad durante el curso. "Es fundamental tener claro el derecho universal a la educación. Lo último que debería cerrar son los centros educativos, y son también lo primero que se debería abrir", defendió la Consejera, quien también ensalzó que son lugares seguros: "Podríamos decir que los centros educativos importan los casos. La tasa de transmisividad es muy baja. Son un ejemplo", explicó sobre los positivos en centros educativos. Esta semana Sanidad también ha recomendado a las autonomías que no se confinen aulas hasta que no haya un 20% de los escolares contagiados.

Presencialidad también garantizada en la Universidad

Además de en los colegios, Espina también ha asegurado que la presencialidad está garantizada en la Universidad de Oviedo. "Para ellos también es fundamental", destacó Espina sobre las necesidades de la institución, que se encuentra en un momento clave de su calendario, con los exámenes y el inicio del segundo cuatrimestre a la vuelta de la esquina.

ANPE pide la contratación de más docentes

El sindicato independiente de Enseñanza ANPE Asturias exigió medidas sanitarias y organizativas para una enseñanza presencial y segura en las aulas tras conocer el acuerdo por "unanimidad" entre el Gobierno y las comunidades autónomas para que la vuelta al cole tras las vacaciones de Navidad se produzca en las fechas previstas, mañana, y que sea totalmente presencial.

ANPE reclama bajada de ratios, desdobles de aulas, cobertura inmediata de las bajas del profesorado, dotación adecuada de material sanitario e inoculación de la tercera dosis al profesorado para hacer frente a la alta incidencia de casos por la variante ómicron, entre otras medidas.

Compartir el artículo

stats