Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La vacunación de refuerzo del grupo de 30 a 39 años empezará la próxima semana

El 87% de los asturianos mayores de 50 años ya han recibido el tercer pinchazo, que actualmente se aplica al tramo de 40 a 49 años

Vacunación

La vacunación de refuerzo anticovid de los asturianos de 30 a 39 años comenzará, muy probablemente, esta próxima semana. Está previsto que el Consejo Interterritorial de Salud, en el que están representados el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas, apruebe la continuidad de la estrategia de vacunación en grupos de edades descendentes. Según fuentes sanitarias consultadas por este periódico, los equipos del Principado están en condiciones de abordar de forma casi inmediata esa nueva franja de edad.

En estos últimos días, están siendo llamados a pincharse los asturianos de cuarenta y pocos años. Según los datos de la Consejería de Salud, hasta este pasado viernes había recibido la dosis de refuerzo el 73,5 por ciento de la población de 50 a 59 años; y algo más del 40 por ciento de los integrantes del tramo de 40 a 49 años. El 87 por ciento de los asturianos mayores de 50 años ya ha recibido el tercer pinchazo.

La Consejería de Salud continúa con su estrategia de no frenarse. Si hay personas con las que no logra contactar, continúa hacia abajo y después va recuperando paulatinamente a los rezagados. Lo que se intenta es que no queden huecos libres en los puntos de vacunación.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, subrayó ayer que la inmunización ha supuesto un “punto de inflexión” en la lucha contra la pandemia y subrayó que las personas de 60 a 79 años no vacunadas tienen 20 veces más probabilidades de fallecer por covid-19 que las inmunizadas. Según los datos que maneja el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), dependiente del Ministerio de Sanidad, en la citada franja de edad los no vacunados tienen 16 veces más de probabilidades de ingresar en un hospital y las personas vacunadas 30 veces menos de posibilidades de entrar en una UCI.

“Los datos son contundentes”, enfatizó Darias, al tiempo que defendió las decisiones adoptadas por su departamento sobre las cuarentenas en las aulas en la reanudación de las clases, que son “fruto del asesoramiento de los expertos” y que –añadió– “han ido flexibilizándose en función de la situación de la pandemia y del conocimiento de la nueva variante ómicron”.

Con el mismo argumento –que la decisión ha sido adoptada a propuesta de los expertos–, la ministra Darias defendió la medida de que las personas que hayan pasado el covid-19 reciban la dosis de refuerzo cuatro semanas después del diagnóstico. Esta medida ha sido cuestionada por numerosos especialistas. Desde Asturias, Pedro Arcos, profesor de Epidemiología en la Universidad de Oviedo, cree que el criterio adoptado por el Ministerio de Sanidad “no tiene ni pies ni cabeza”. ¿Por qué? Porque la infección natural, la que genera el pasar la enfermedad, “inmuniza mas que la vacuna porque te expone al virus completo, y no solo a un fragmento del mismo”.

El profesor Arcos admite que “no se conocen con detalle las características de la inmunidad natural, pero sí se sabe que duran más que la que da la vacuna: o sea, al menos cuatro o cinco meses”, por lo que administrar el refuerzo cuatro semanas después de pasar la enfermedad “no tiene ningún sentido”.

Compartir el artículo

stats